Publicado: 12.05.2015 21:42 |Actualizado: 12.05.2015 22:39

Aznar aparece en campaña señalando a Rajoy "los goles en propia meta"

El expresidente del Gobierno da su primer mitin en Zaragoza con su "amiga" Rudi en medio de una gran expectación y el temor del PP a sus habituales reproches a su sucesor, a quien no citó ni una vez.

Publicidad
Media: 2
Votos: 5
Comentarios:
aznar zaragoza 24m efe

El expresidente del Gobierno, José María Aznar (d), a su llegada a un acto de campaña en Zaragoza junto a la candidata del PP a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (i). EFE/Javier Belver

El expresidente del Gobierno ha aparecido el quinto día de la campaña electoral del PP en Zaragoza para acompañar a su "amiga" Luisa Fernanda Rudi, presidenta de Aragón y candidata al ídem. José María Aznar, como es habitual en sus escasas apariciones en actos del PP, no defraudó a los 1.300 asistentes que, según la organización, abarrotaron la Sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza hasta media hora antes de la llegada del presidente de FAES.

Con un discurso breve pero muy contundente, Aznar tuvo palabras para todos, también para Mariano Rajoy, aunque no lo citó ni una sola vez. Fue precisamente esa clamorosa elipsis la que dio más que hablar cuando el expresidente reconoció que "gobernar es difícil y a veces, alguno lo pone más difícil. Son esos 'goles en propia meta' de los que habla el ministro Soria, que es mi amigo".



"¿Quién puede ocupar la centralidad en España si no es el PP? Nadie", zanjó Aznar en Zaragoza

Aznar dejó muy claro, pues, quiénes son sus amigos en el PP (Rudi y el ministro de Industria, José Manuel Soria, por ejemplo) y, aunque no habló tan directamente como en otras ocasiones de su incomodidad con la gestión del Gobierno de Rajoy, sí dejó caer algunas advertencias por si el PP logra mantenerse en autonomías, ayuntamientos o La Moncloa.

El presidente de Honor del Partido Popular reconoció el alejamiento de un sector de sus votantes y lo identificó, en primer lugar, con el desencanto de las clases medias, por lo que pidió al PP un "nuevo compromiso claro y sin reservas con las clases medias que este partido representó por millones y como nadie". Pero fue más allá al asegurar que "algunos que antes se sentaban en estas primeras filas ahora se sientan más atrás, porque no se encuentran cómodos", argumentó, mientras "otros nos miran sin entrar, desde la calle".

Aznar pidió al PP un "nuevo compromiso claro y sin reservas con las clases medias que este partido representó por millones y como nadie"

Aznar dijo respetar "los motivos de todos", aunque "a los que se han ido más lejos", les pidió "que se acerquen, que entren" y que tengan "confianza". Porque el mensaje del expresidente del Gobierno, sobre todo, ha confirmado hoy que está volcado en cumplir la función que un PP muy tocado por las encuestas y la corrupción le ha confiado en esta campaña electoral y para la que ha firmado una tregua con Rajoy, después de su distanciamiento irreversible: movilizar a los abstencionistas, indecisos y desencantados y disuadirles de votar a Ciudadanos.

Aznar está volcado en cumplir la función que un PP muy tocado por las encuestas y la corrupción le ha confiado: movilizar a los desencantados y disuadirles de votar a Ciudadanos

En este sentido, Aznar -siempre sin citar a la formación de Albert Rivera- fue también claro: "¿Quién puede ocupar la centralidad en España si no es el PP? Nadie", advirtió. Y aseguró que hay ciudadanos decepcionados para los que, aunque el PP "sigue siendo su partido", "pueden creer que votando a otros, votan al PP". "No es así -les trasladó- y les pido que reflexionen sobre ello", pues el voto podría ir a "parar a otras manos" a las que "sólo les une el deseo de acabar con el PP".

El exjefe del Ejecutivo alertó contra "los populistas de la mentira, el chavismo , los separatistas, los aprendices de brujo, los que hablan y no callan pero les tiemblan las piernas a la hora de tomar decisiones o a los que buscan la bronca". Si los quitamos a todos, se preguntó Aznar, "¿qué nos queda? El PP", concluyó haciendo suya la idea de "O el PP o el caos", sobre todo, cuando recordó que por "dos veces", el Partido Popular "ha salvado el Estado del bienestar después de que gobernara el PSOE". Eso, dijo, "hay que decírselo bien alto a los revolucionarios de salón y vendedores de humo".