Publicado: 28.11.2013 18:55 |Actualizado: 28.11.2013 18:55

Aznar coincide con la alcaldesa pero pide otra reforma fiscal

"Estamos empezando a salir de la crisis y dejando de escarbar en el agujero", dice el marido de Ana Botella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno y presidente ejecutivo de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), José María Aznar, ha advertido esta tarde en Zaragoza de que de la actual crisis "no se puede salir con menos España y con menos Estado, sino con una confianza renovada en el país" y garantizando la cohesión territorial, social y económica.

Aznar ha protagonizado esta tarde un nuevo coloquio del Foro ADEA, en el que ha apostado por "fortalecer y renovar nuestro sistema democrático" y, al ser preguntado por el público sobre la situación de Cataluny, ha aseverado que "es muy importante que la legalidad se respete, que la deslealtad no se retribuya y que quien rompe el pacto sepa que no se rehacen los pactos en los mismos términos".

El expresidente ha considerado que se combate "el elevadísimo nivel de desempleo" con normas laborales "razonables y bien dirigidas", si bien ha abogado por poner en marcha "una reforma fiscal que supere cuanto antes un sistema tributario que no funciona, que es ineficiente y que penaliza a quien tenemos que cuidar mucho, que son las clases medias que son la base de la estabilidad del país".

José María Aznar ha defendido que "estamos empezando a salir" de la crisis, "ya no estamos escarbando en el agujero, ya no estamos en recesión y empiezan a darse datos que tienden a la esperanza", aunque aún será necesario "tiempo y esfuerzo".

Así lo ha afirmado durante su intervención en el Foro ADEA, organizado por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón en el Hotel Hiberus en Zaragoza y en el que ha hablado de su libro 'El compromiso del poder'.

Al acto han asistido las principales autoridades de la Comunidad autónoma, entre ellas la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, quien ha recordado que conoce a José María Aznar desde hace treinta años y ha destacado, de sus años de gobierno, su "patriotismo intentando colocar a España en el mejor lugar", labor que "fue dilapidada por quien le sucedió", y su lucha contra el paro.

Aznar ha remarcado que sus años como presidente son "la historia de una gran ambición por España, de hacer del país una de las mejores democracias del mundo y de sentar a España en la mesa de los que deciden", al mismo tiempo que se luchaba contra el "enorme nivel de desempleo, la gran brecha de renta per cápita en relación con los países más desarrollados de la Unión Europea y se hacía de España "miembro del euro".

La historia reciente de España "siempre ha estado unida a grandes aperturas al exterior" y, en su opinión, "se dejó un país influyente, ordenado y más próspero de toda la historia de España", pero los actuales problemas encuentran su origen en que "hemos olvidado los elementos fundamentales de la transición" y se ha puesto en riesgo "esos pilares de progreso histórico".

Así, ha aseverado que es necesario ser "enormemente disciplinado" a la hora de respetar la estabilidad presupuestaria, la contención del gasto, aunque los problemas de un país "no son sólo de raíz económica, también política".

Cuando los políticos "no viven sus mejores momentos", es necesario garantizar la estabilidad institucional, porque incide en la competitividad del país, y también tener en cuenta la revolución tecnológica.

Aznar ha reclamado "ser cuidadosos con los discursos y en el planteamiento de las cosas" y ha comentado que la política es ahora, cuando atraviesa "su peor momento, más importante que nunca y tener eso claro ayuda, porque los países cuando se complican de verdad es cuando falla la política".

El expresidente ha valorado que "es fundamental" tener en cuenta que la nación española "no se discute ni se pueden aceptar que se hagan discusiones sobre la soberanía española", porque si se aceptan "sólo se puede estar buscando problemas para el futuro".

Por ello, ha sostenido que "de esta crisis actual no se puede salir con menos España y con menos Estado, sino con una confianza renovada en el país y con un Estado bien ordenado, capaz de garantizar la cohesión territorial, social y económica, fortaleciendo y renovando "nuestro sistema democrático" y recuperando conceptos como el "respeto a la ley y a nuestro Estado de Derecho".

En su intervención en este foro, Aznar ha apostado por "fortalecer y renovar nuestro sistema democrático" y, al ser preguntado por el público sobre la situación de Catalunya, ha aseverado que "es muy importante que la legalidad se respete, que la deslealtad no sea retribuida y que quien rompe el pacto sepa que no se rehacen los pactos en los mismos términos".

En este mismo sentido, ha observado que "estoy tan preocupado como quien hace la pregunta, como millones de personas" y ha aseverado que "cuanto antes se despeje" esta cuestión, "mejor, pero para eso hace falta más política que nunca, con decisión y energía".

De hecho, ha manifestado que escuchar al presidente de un país, "como aquí, que no sabe si existe su nación y que es opinable, pues a partir de ahí es como si el Papa duda de que hay Divina Providencia, es complicado" y son "cosas muy peligrosas". En este contexto, ha insistido en que "es muy importante que la legalidad se respete y que la deslealtad no sea retribuida".

También ha emplazado a "estabilizar el estado de las autonomías" sobre la base de la igualdad de derechos, "de oportunidades y sobre la base de la solidaridad" y ha animado a ser ambiciosos con las reformas económicas y sociales" y a no flaquear "en la disciplina a la hora de cumplir la estabilidad", al mismo tiempo que ha solicitado "no poner trabas a las empresas".

"Salen más pronto de la crisis los países que toman decisiones y ponen su casa en orden con ambición de futuro", ha alegado, para sostener que "la hiperregulación es profundamente negativa para el desarrollo de la actividad económica" y ha comentado que la crisis no fue consecuencia "de la falta de regulación, sino de un déficit de supervisión".

Aznar ha llamado a recuperar la influencia de España en el mundo y, para ello, "nada mejor que tener las cosas en orden y hacerlas bien". Sus años de gobierno "fueron la historia de una gran ambición y los españoles fueron la historia de una gran integración", por lo que "las cosas se hacen integrando, sumando, así nacen las grandes naciones, las grandes empresas y así se superan todas las crisis económicas".

Por último, Aznar ha rechazado valorar la salida de presos etarras de las cárceles y los actos de homenaje organizados para recibirlos, aunque ha asegurado que "pienso lo mismo que millones de personas en España, hasta un poco más". Asimismo, ha descartado presentarse de nuevo a unas elecciones, al indicar que "he cerrado una etapa" al respecto.