Publicado: 08.05.2014 16:29 |Actualizado: 08.05.2014 16:29

Aznar evoca a Mayor Oreja y se define como un "militante cualificado" para hablar de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con mucha exaltación de la amistad. Así se han presentado hoy el expresidente del Gobierno José María Aznar y el candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, en el único acto de campaña al que acudirá el primero.

Aznar justificó su presencia en el acto con su "amistad" con Cañete y con su "compromiso político y biográfico" con el partido y, asumiendo el mote que le puso el diputado Rafael Hernando, se definió como un "militante cualificado". Recordó, no obstante, que él es "el presidente de honor del partido" y un "europeísta sincero, acreditado y con experiencia", por lo que —considera— tiene "algo que decir" sobre Europa. Con ello, no desaprovechó la oportunidad de lamentar entre dientes que sus compañeros de partido no le hubiesen invitado antes a formar parte de la campaña. Especialmente, cuando él considera que los resultados de las elecciones europeas anticipan "tendencias" de cara a las elecciones generales.

Aznar elogió la "inteligencia, simpatía y buen humor" de Cañete, así como su "valentía". Y, aunque le definió como un "extraordinario defensor de los intereses de España en Europa", también tuvo un recuerdo para su antecesor, Jaime Mayor Oreja, cuyo proyecto"sigue siendo indispensable para asegurar el bienestar de los europeos y de los españoles". Pese a todo, el expresidente elogió la labor del Gobierno actual y apuntó a que a España le conviene "continuar con las reformas que fortalezcan la recuperación que ya se empieza a sentir". "Miguel Arias es garantía de continuidad y solvencia", destacó.

Después de que Génova obviara invitar al presidente de honor de los conservadores a participar en los mítines y éste se quejara por ello, hoy varios miembros del Gobierno y del partido han acudido a arropar a ambos al foro de ABC. A la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, el de la Comunidad, Ignacio González, y la alcaldesa (y mujer de Aznar), Ana Botella se unieron también la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Justicia, Interior y Agricultura, Alberto Ruiz-Gallardón, Jorge Fernández Díaz e Isabel García Tejerina, respectivamente.  Esta última, recién estrenada en el cargo como sucesora de Cañete, volvió a reencontrarse, además, con su antiguo jefe en la empresa privada: Juan Miguel Villarmir, presidente del grupo Villarmir que engloba a Fertiberia, la empresa de fertilizantes para la que trabajó la actual ministra y que hoy patrocinaba, junto a Deloitte, el acto del PP. 

Además de la foto de familia, que intentó acallar los rumores sobre las evidentes diferencias entre Rajoy (y Génova) y Aznar, Cañete también contribuyó a la causa restando importancia a los titulares de los medios. Destacando su admiración por el expresidente , de quien colecciona conferencias y discursos —confesó—, tildó de "zarandajas" dichas sospechas. "El presidente será toda la vida presidente de honor del partido. Este partido no se entiende sin Aznar; todos los militantes le querremos y le apoyaremos y lo demás es ruido y solo ruido", zanjó.

En esta línea, Cañete se mostró sorprendido respecto a la expectación levantada entre la prensa (también entre los curiosos ciudadanos que se acercaron a la puerta del Casino de Madrid a saludar a los dirigentes conservadores) por este acto. No obstante, se ha mostrado satisfecho con el resultado: "Voy como los titiriteros de feria y feria predicando el mensaje europeo y nunca he visto tanto medio de comunicación. Si se traba de lanzar un mensaje europeísta, Aznar ha lanzado un mensaje europeísta y yo también. Eso es lo que teníamos que hacer, y lo demás son zarandajas".

De hecho, el número uno de la lista del PP para los próximos comicios del 25 de mayo aprovechó la ocasión para repasar todo el programa electoral de su partido, insistió en que los conservadores son los únicos que pueden garantizar la "consolidación de la recuperación económica", el Estado de bienestar y la unidad de España. Y tanto él como Aznar abogaron por fortalecer la unión política, monetaria, económica, fiscal y bancaria de la UE.

Asimismo, ambos alertaron de los "peligros" de "atomización" del Parlamento Europeo con la irrupción de partidos "difícilmente compatibles con los valores y principios de la UE", señaló Aznar, en referencia a los extremistas tanto de derechas como de izquierdas."Necesitamos recuperar nuestro liderazgo para hacer frente al populismo, combatir la ridícula voluntad de atomización del Parlamento y superar la ignorancia sobre la Historia de Europa que hay detrás de muchos europeístas", sentenció.

En la misma línea, Cañete abogó por luchar contra el "euroescepticismo" que comienza a imperar en Gran Bretaña, Italia, Suiza o Francia con formaciones "que sólo quieren sacar rédito de las dificultades económicas que atraviesa Europa". "Europa es una garantía de paz, de democracia, de libertad y de prosperidad, de colaboración, de consenso, que no debe admitir propuestas y mensajes basado en el engaño de quienes presentar a la UE como la culpable de todos los males", defendió. Preguntado sobre la ultraderecha española, Cañete zanjó convencido: "Aquí no ha surgido la ultraderecha gracias a que gente como Manuel Fraga y José María Aznar lograron atraer al PP a todo el arco parlamentario de centro-derecha", concluyó.