Público
Público

Aznar le tira los tejos a Rivera

El expresidente invitó al líder de C's a clausurar un máster en el que no participó ningún cargo de la actual cúpula del PP. Luego, su hombre de confianza en el Instituto Atlántico y en FAES elogió a quien considera una alternativa de Gobierno

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:

José María Aznar y Albert Rivera, en Madrid. / EFE


El Instituto Atlántico de Gobierno (IADG), un centro de enseñanza universitaria superior fundado por José María Aznar, ha elogiado la figura del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien fue invitado por el expresidente español para clausurar hoy un máster de gobernanza. Aunque ambos apenas intercambiaron unas palabras, Gabriel Elorriaga dejó claro que la alternativa del partido naranja le parece "enormemente interesante", al tiempo que evidencia que la renovación también “puede venir de alternativas moderadas, centristas y liberales".


Aunque Aznar no haya abierto la boca, el guiño del exdiputado popular no deja de ser la mueca de Aznar, pues además de dar clases en el IADG, Elorriaga es miembro del patronato de FAES, el think tank conservador presidido por el antecesor de Mariano Rajoy. Atrás han quedado los tiempos en los que le organizaba la campaña electoral al político de Pontevedra, después de ejercer como secretario de Estado de Organización Territorial en el segundo Gobierno de Aznar.


Es más, Elorriaga calificó a Ciudadanos como el partido líder de la oposición en Catalunya —en las elecciones regionales de 2015, pasó de nueve a veinticinco parlamentarios— y como la "cabeza visible de la defensa de la unidad de España", lo que equivale a criticar la supuesta tibieza de Rajoy al frente del Ejecutivo. Aznar ya lo había criticado tras la cita con las urnas del 27-S, en la que el PP se despeñó hasta los once escaños al perder ocho actas respecto a los comicios de 2012. Huelga decir que Aznar invitó a Rivera para cerrar unas jornadas en las que no participó ningún cargo de la actual cúpula del PP.


Elorriaga, que fue secretario de Comunicación del PP durante la travesía en el desierto, se distanció de Rajoy tras la derrota en las generales de 2008, cuya campaña él mismo había dirigido. Entonces, criticó al cabeza de cartel y apostó un liderazgo "renovado, sólido e integrador". Al dos veces derrotado por el candidato socialista ni se le pasaría por la cabeza en aquel momento que Albert Rivera encarnaría esa renovación, aunque dos años antes ya había innovado al desnudarse para colarse en el Parlament.


Ahora, el hombre de Aznar le baila el agua a Rivera, quien ha correspondido. "El futuro pasa por nuevas políticas y nuevos políticos", afirmó el líder de Ciudadanos, quien consideró necesario "regenerar la vida pública [...] limpiando la corrupción”. Y, lo más importante —al menos para el expresidente del PP—, por "recuperar un proyecto común español, patriótico, civil y de valores constitucionales". Para ello, concluyó Rivera, su misión es "volver a ilusionar" a los catalanes para que se suban al carro.