Público
Público

Guerra por la presidencia del PP Aznar reprocha a Rajoy que le ignorase y dice no saber si paga la cuota del PP

El expresidente del Gobierno evita señalar a su favorito para liderar el PP, y se muestra duro con la gestión de Mariano Rajoy y la aspirante a la Presidencia del partido, Soraya Sáenz de Santamaría, por su gestión de la situación en Catalunya cuando gobernaban. Critica la situación en RTVE, aunque dice no recordar que él colocó a un diputado de su partido al frente del ente. Por supuesto, evita también la autocrítica por Gürtel o por otros casos de corrupción que florecieron durante su mandato, y afirma que "cree" que su partido se ha financiado legalmente.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aznar levantando el dedo a Mariano Rajoy en una foto de archivo

Cada intervención de José María Aznar se anticipa cargada de reproches, y el expresidente del Gobierno no decepciona. Aznar ha criticado este martes a su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy, por haberle ignorado cuando estaba al frente del Ejecutivo, por no haber tomado "la iniciativa" para conversar con él. "Cuando se es presidente del Gobierno, la iniciativa para tener las relaciones corresponde a un presidente", afirmaba el exlíder del PP, hoy al frente de FAES.

"Estoy al margen porque creo que mi posición como expresidente del Gobierno y del PP es estar al margen de este proceso"

Fiel a su estilo habitual, Aznar se ha puesto a sí mismo como ejemplo para afear la forma de proceder de Rajoy. "La primera persona que yo recibí en Moncloa, le invité a cenar, se llamaba Manuel Fraga [su antecesor en el cargo]". "Yo no le olvido",  transmitió a Fraga, a diferencia de cómo ha procedido Rajoy, el mismo al que Aznar designó para sucederle.

De hecho, ha evitado aclarar qué condiciones de Rajoy le hicieron decidirse por él para designarlo su sucesor, mientras recordaba que Rodrigo Rato rechazó quedarse con este puesto: "Parece que no estaba interesado". También ha criticado a quienes desde el PP intentan "enterrar" su etapa al frente del partido, hacer "desmemoria".

El presidente de FAES ha realizado estas declaraciones este martes, en una entrevista con Onda Cero. Hasta la fecha, el exlíder del PP había evitado pronunciarse sobre el proceso congresual en el que fue su partido.

La sentencia de Gürtel, según Aznar, sólo establece "que pasó una cosa en el Ayuntamiento de Boadilla" y "pasó una cosa en el Ayuntamiento de Pozuelo"

Hoy, Aznar ha reconocido que ni siquiera sabe si está al día del pago de las cuotas como militante -aunque mantiene el carnet del partido-, y que no se ha inscrito para votar al sucesor de Rajoy. "Estoy al margen porque creo que mi posición como expresidente del Gobierno y del PP es estar al margen de este proceso", ha manifestado.

En su última comparecencia pública, el 6 de junio -el día en que Mariano Rajoy anunció que dejaba la Presidencia de los conservadores-, Aznar afirmó no sentirse representado por el PP, se lavó las manos con respecto a la corrupción que floreció bajo su mandato, y se ofreció para reconstruir "el centro derecha". Este martes, Aznar volvió a repetir que, si el PP no se refunda, "dejará de ser una opción de gobierno". 

La incógnita sobre Pablo Casado

El lunes, dos de los precandidatos a la Presidencia del PP, María Dolores de Cospedal y José Manuel García-Margallo, señalaban a un tercero, Pablo Casado, como el candidato respaldado por Aznar. Este martes, el expresidente del Gobierno ha evitado aclarar si Casado es efectivamente su candidato, y ha insistido en que las "lejanías y cercanías" de los aspirantes con respecto a él las marcan precisamente los primeros, porque él no ha "cambiado de posición".

Sí ha querido recordar que la también aspirante, Soraya Sáenz de Santamaría, y la propia Cospedal, formaron parte de su Gobierno. "El único que no estuvo fue Pablo Casado", incidió. 

Los activos robados por Ciudadanos

"Creo que en mi etapa el PP se financiaba con medios legales"

La otra crítica a Santamaría y, de nuevo, a Rajoy, llegaba con su repaso a la situación en Catalunya. "¿Quiénes son los responsables de la operación diálogo? ¿Dónde están?", cuestionaba, recordando la "paliza formidable" que Cs dio al PP en las últimas elecciones (los naranjas lograron 37 escaños en el Parlament, frente a los 4 del Partido Popular).

De hecho, según Aznar la refundación del PP es urgente para recuperar "los activos" que hoy tiene Ciudadanos, que podría convertirse en la fuerza más importante del centro derecha si no logran rearmarse a tiempo.

Su amnesia sobre RTVE

La renovación de la cúpula de RTVE es uno de los temas centrales de la actualidad -y del Congreso de los Diputados-, pero Aznar ha criticado hoy que se esté prestando a esta cuestión mucho más interés que al "golpe de Estado" en Catalunya.

Sin embargo, y tras algunos balbuceos al responder a esta cuestión, el presidente del Gobierno decía no recordar que, durante su etapa en el Gobierno, él mismo nombró director general de RTVE a Fernando López-Amor, diputado del PP. "Yo no he dicho que [entonces] RTVE fuera neutral". 

Sin autocrítica por la corrupción: "Mi función no es controlar lo que hacen las personas"

"Es posible que se hayan cometido errores, es posible que hayan fallado algunos controles". Esto es lo más parecido a la autocrítica por parte de Aznar en lo que respecta a la corrupción. La Gürtel, por la que el PP ha sido condenado como partícipe a título lucrativo, floreció durante su etapa al frente del partido, pero el expresidente insiste en hablar de "responsabilidades individuales", y en desvincularse de esta cuestión: "Mi función [como presidente del PP] no es controlar lo que hacen las personas"; "Supongo que usted conoce a muchas personas y no sabe qué van a hacer media hora más tarde, o cinco años más tarde", esgrimía.

De hecho, Aznar se han empeñado por suavizar al máximo la sentencia que, según su explicación, sólo establece "que pasó una cosa en el Ayuntamiento de Boadilla" y "pasó una cosa en el Ayuntamiento de Pozuelo". Por negar, negaba incluso que los votantes del PP hayan apostado por Ciudadanos como señal de repulsa ante la corrupción. Sin embargo, a la hora de hablar de la financiación de su partido, cuya caja B está acreditada según la Audiencia Nacional, Aznar se mostraba mucho más cauto: "Creo que en mi etapa el PP se financiaba con medios legales".