Publicado: 12.12.2014 23:30 |Actualizado: 12.12.2014 23:30

Baldoví: "Corromperse es fácil si tienes predisposición a ello"

El único diputado de la coalición Compromís-Equo cree que ha llegado el fin de los políticos corruptos y de la hegemonía bipartidista. Está dispuesto a pactar, también con Podemos, para que el PP no siga go

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llegó al Congreso hace poco más de tres años, pero ya se ha convertido en uno de los diputados más llamativos. Sus intervenciones no pasan desapercibidas, especialmente, si le da por desnudarse en su escaño para protestar contra los desahucios o convertirse en uno de los azotes anticorrupción mostrándole a Rajoy cuatro sobres durante el Debate del Estado de la Nación. Pero a Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 1958) le gusta presentarse como un hombre relativamente tímido, humilde, al que gusta contar anécdotas para entretener a su interlocutor o, como profesor que es, poner ejemplos para todo.

De sus compañeros de Compromís aprendió a luchar para que el mensaje del único representante que tienen en las Cortes se oiga entre el bullicio mayoritario. De quienes le rodean en la Cámara baja, a coger lo mejor de cada uno para seguir creciendo. Del Ayuntamiento de su pueblo, donde estuvo más de 15 años, a entender la política como un servicio al ciudadano, a la gente "con cara y ojos".

Lleva años en lo público, pero asegura tener el chándal preparado para cuando vuelva a su puesto en el colegio como profesor de Educación Física, a disfrutar de sus hijas y de los "buenos partidos", mejor si son de baloncesto o pelota valenciana que de fútbol. Mientras, en su entrevista con Público, se muestra optimista respecto a las próximas elecciones de 2015: el PP caerá después de 20 años en su comunidad, aunque no sólo. Para él, ha llegado el fin del bipartidismo.

P: Su comunidad, Valencia, se conoce por muchas cosas buenas, pero, en términos políticos, se asocia mucho a la corrupción. La entrada en la cárcel de Carlos Fabra, ¿simboliza el fin de los políticos corruptos?

Los valencianos y el país en general están despertando de un sueño en el que, a pesar de que muchas cosas se sabían, se tenía una tolerancia muy generosa respecto a este tema. Los valencianos están despertando y, ahora mismo, como demuestran las encuestas, la gente percibe la corrupción como un problema. Yo creo que no es un problema, es un cáncer que, o lo extirpamos o la gente dejará de creer en la política, en las instituciones, en la capacidad de transformación que puede tener la política y eso deja espacios que no me gustan mucho...

P: ¿Como cuáles?

Deja espacios para políticos populistas, sobre todo, de derechas. Y eso lo estamos viendo en Europa, con el ascenso de la ultraderecha. Y observo actitudes muy intolerantes de alguna gente que conozco: quieren meter a todo el mundo en el mismo saco. A mí a veces me resulta ofensivo, difícil, complicado y hasta triste decir que soy político.

P: ¿Le avergüenza?

No, no me avergüenzo de ser político. Yo creo que cuando he sido político en mi pueblo he conseguido transformar pequeñas cosas, ayudar a alguna gente a que viva un poco mejor.

P: ¿De qué se siente más orgulloso de aquella etapa?

Me siento orgulloso de haber ayudado a personas con caras y ojos. Yo vengo de la política municipal y la política municipal tiene caras y ojos, sobre todo, en pueblos no muy grandes. Me siento especialmente orgulloso de algunas pequeñas cosas como haber ayudado a una madre soltera con dos hijos que lo tenía muy complicado para poder quedarse en su casa sin ayuda; o a un señor de extrema derecha que se presentó contra mí en las elecciones municipales por España 2000 y le ayudé, en su momento, cuando él y su mujer pasaron momentos complicados.

P: Después de eso, le duele que le metan en el saco de los ladrones, de los que entran en política para usar las puertas giratorias, etc., ¿no?

Te voy a contar una anécdota: a mi despacho como alcalde entró un día un constructor y me dijo: 'Lo que quieras para ti y para tu partido'. Así de simple.

P: Oyendo eso parece que corromperse es fácil...

"Corromperse es fácil si tienes predisposición a ello"

Si tú tienes una predisposición, sí. Yo estoy en una formación en la que llevo toda mi vida, sin cambiar de chaqueta, en una formación que ha jugado en regional preferente, en Tercera División y ahora por fin estamos como un equipo modesto aquí en Primera División. Quiero decir, yo estoy aquí por convicciones. Yo tenía el chándal comprado para volverme a la escuela. Y no pasa nada, lo tengo preparado por si tengo que volver.

Entiendo que a alguna gente le pueda ser fácil corromperse. En mi caso fue instantáneo: le dije 'No vuelvas por aquí'. También un empresario de mi pueblo que había estado mucho tiempo en EEUU, me dijo, a tres meses de que empezara la campaña electoral: 'Me caes bien. ¿Qué quieres para tu campaña?'

P: ¿Y qué le respondió, que qué quería a cambio?

Interiormente sí que pensé "nada es gratis en esta vida" y le dije que mis vicios me los pagaba yo.

P: ¿Y los viajes también?

También (Risas). En cualquier caso, en nuestra campaña no sacamos a los jubilados a merendar, ni organizamos verbenas, pero nuestra campaña la hicimos con nuestro dinero.

P: ¿Prohibiría entonces las donaciones a los partidos? ¿La nueva ley de transparencia es suficiente para frenar posibles abusos?

No es suficiente. Deberíamos saber si un ministro se reúne, por ejemplo, con los de Repsol. Eso tendría que ser absolutamente claro, deberíamos saberlo los ciudadanos. Porque luego hay actuaciones de ministros que dices...¿y eso a qué responde? Por ejemplo, acabamos de entregar el Registro Civil a notarios y registradores... hum... ¿Se han reunido los notarios y registradores con el anterior ministro de Justicia? [Alberto Ruiz-Gallardón] Y en el caso de los partidos tendría que haber absoluta tranparencia a la hora de hacer las donaciones.

P: Pero la transparencia también depende de uno mismo...

"La transparencia es una cuestión de voluntad"

Yo publiqué mis viajes a los tres días [del caso Monago]. Pedí los viajes aquí [en el Congreso], no me los dieron y le dije a mi colaborador que mirara mi agenda, echara hacia atrás y recopilara todos los viajes. Los repartí para que no hubiera ningún asomo de duda. Es una cuestión de voluntad. Yo creo que la gente también exige más ahora y eso es bueno. Mi experiencia, cuando tienes un pedacito de poder, es que si no te sientes exigido, te relajas.

P: Antes hablaba de la tolerancia de la gente. El caso valenciano es buen ejemplo, ¿no? Francisco Camps obtuvo mayoría cuando ya había sido salpicado por el caso Gürtel...

Eso es justamente lo que muchos no entendíamos. Yo ese día estaba contento porque Compromís había entrado en el Parlament, en el Ayuntamiento de Valencia, es decir, se había avanzado y el PP había retrocedido. Pero aun así, no entiendo cómo Camps en plena crisis sacó el 54% de los votos en Valencia. Fue, la verdad, un mazazo.

"No entiendo cómo Camps, en plena crisis (judicial) sacó el 54% de los votos en Valencia. Fue un mazazo"

Otra anécdota: yo dirigía la escuela de adultos de Sueca. Y había un chaval, muy formal, de muy buen corazón, muy pepero y muy de derechas. Se fue a la Legión, al final no se sacó el graduado y se quedó pronto sin trabajo. Votó al PP, claro, y al cabo de dos años, él ya llevaba tres en paro, un día le vi y le dije: '¿Y dónde está ahora tu partido y el señor Rajoy que os iba a dar empleo a todos?' Y me dijo algo que me hizo mucha gracia: 'Hombre, es que la prima de riesgo ha bajado'. Eso explica que muchas veces en el PP hayan tenido forofos que incluso en la auténtica desgracia fueran capaces aún de justificar muchas cosas. Yo le dije: '¡Sí, claro, tú con la prima de riesgo comes todos los días!'. Pero es sólo una anécdota...

P: ¿Ahora el escenario es diferente?

Sí, ahora sí. La gente se ha cansado.

P: ¿Desde el Congreso, cómo se lucha contra la mayoría absoluta? ¿Su estrategia es llamar la atención en los plenos?

Yo no miento: claro que trato de llamar la atención, pero para que se escuche mi mensaje, para reforzarlo. Yo el día del striptease, lo hice con toda la vergüenza del mundo, pero con un buen fin. Lo pasé muy mal, me había levantado a las 5.45 para ensayar a desvestirme y al final se me enganchó la corbata, las gafas, oía muchas voces de gente del PP llamándome cosas... Pero yo reforcé aquel mensaje por una causa justísima: una iniciativa de millón y medio de personas contra los desahucios. Y era mi única pregunta a Rajoy en tres años. No sé si tendré más oportunidad, porque además nos castigaron al meternos a Amaiur en el Grupo Mixto, que podía tener grupo propio, y tenemos muy limitadas las intervenciones.

"El día del 'striptease' ensayé desde las 5.45 de la mañana y al final se me enganchó la corbata"El día de los sobres, si yo no saco los sobres, la pregunta habría sido: ¿quién ganó el debate, Rajoy o Rubalcaba? Pero también se habló de Compromís, de mí, y del mensaje claro que quería lanzar: los sobres lo decían todo.

P: ¿Es política de partido? Porque a Mónica Oltra también la conocemos por sus camisetas reivindicativas...

No, no es algo pactado. Pero tengo una excelente relación con Mónica Oltra. Ella empezó antes que yo y yo, al llegar aquí, vi que era muy difícil que en un Grupo Mixto donde somos ocho, en una Cámara donde hay tantos grupos era muy difícil que se viera mi mensaje. Y aprendí de ella. También aprendo de otros diputados, como Emilio Olabarría (PNV), al que me gusta mucho escuchar. Creo que puedo hacer mejor mi trabajo si aprendo un poquito cada día de los demás.


P: ¿Cómo ve a Mónica Oltra de candidata de su coalición a la Generalitat valenciana?

Yo lo digo sin ningún tipo de cortapisa: Oltra es nuestro valor fuerte de cara al público, es una diputada con mucho carácter, que no pasa desapercibida y tenemos que jugar las pocas cartas que tenemos.

Aprendí de Mónica Oltra cómo hacer que mi mensaje se viera; ella es nuestro valor fuerte de cara al público

P: ¿El fin es que el mensaje llegue para captar más votantes?

Efectivamente. Y Mónica Oltra ha sido una excelente parlamentaria, es una persona muy preparada.

P: ¿Y cómo ve al resto de candidatos: Toni Cantó (UPyD), Ignacio Blanco (EU), Ximo Puig (PSOE)...? ¿Sería viable si el PP cae, crear un tripartit?

Yo no veo a Toni Cantó en Valencia. Y no sé si habrá tripartito, cuatripartito, pentapartito o lo que habrá, pero lo que sí que sé es que la gente no nos perdonaría que no hiciéramos un relevo en la Generalitat; que, por no entendernos, el PP siguiera gobernando. Después de 20 años, somos la comunidad autónoma más endeudada, la más endeudada per cápita... Es bueno que aparezca gente nueva, ideas nuevas, es bueno, en política, como en la vida general, refrescarse y renovarse.

P: Pero también hay gente que, aunque no quiera mayorías absolutas, teme que un Gobierno en el que haya que pactarlo todo sea ingobernable...

"La gente no nos perdonaría que, por no entendernos, permitiéramos que el PP siga gobernando"

Ese es el miedo que siempre nos quieren meter los dos partidos grandes a la hora de la gobernabilidad. Yo he gobernado como alcalde con dos partidos más (PSOE e Izquierda Unida —luego Iniciativa—) y te puedo decir que no estaba de acuerdo en todo, pero acabábamos pactando muchísimas cosas. No hice todo lo que quise y eso personalmente te puede doler y hacer pensar 'Cuánto me habría gustado tener una mayoría absoluta', pero al mismo tiempo eso te hace que tengas que escuchar, ver la opinión de otro, el punto de vista de otro, que es sano ceder.

Rajoy lo primero que me dijo cuando llegué al Congreso fue: 'Usted no ha ganado en su pueblo'. Yo le recordé que Rita Barberá, en el 91, tampoco ganó las elecciones y fue alcaldesa con un pacto. Hay quien sólo ve la paja en el ojo ajeno.

Pero en muchos sitios ha sido posible. En Alemania hay una cultura de coaliciones, por ejemplo.

P: ¿Pactarían, llegado el caso, con Podemos en Madrid y con Podem en Valencia?

Con Podemos va a haber muy buena sintonía. Mónica [Oltra] estuvo aquí en su Congreso invitada... No tendríamos ningún problema en pactar. De hecho muchas de las cosas que dice Podemos ya las hemos hecho en Compromís.

P: ¿Y no le da rabia que aparentemente no se haya sabido hasta que Pablo Iglesias lo ha dicho?

"La ingobernabilidad es el miedo que siempre quieren meter los dos grandes partidos"Yo no he sido muy forofo de ningún equipo. Me gusta ver el fútbol cuando hay un buen partido. Quiero decir, yo veo que en Compromís hemos hecho cosas, como el Congreso transparente (pusimos mi escaño a disposición de lo que la gente quisiera decir); yo fui elegido por primarias; nosotros vamos a hacer primarias no al cabeza de lista, sino a toda la lista, no hacemos elecciones a todo y a nada, hacemos elecciones donde las minorías están representadas...Estamos haciendo cosas. Y a veces te jode, te importuna un poco que lleguen otros y que se oiga mucho más su mensaje que el nuestro. Pero, como no soy forofo, yo defiendo Compromís porque hay gente con una experiencia muy dilatada, pero los partidos, las coaliciones, son un instrumento. Y al final si hay otro instrumento que es más útlil para que determinados cambios se puedan producir, yo no tengo inconveniente. Para mí es más importante ver un buen partido, con un buen resultado, que ser forofo .

"Muchas de las cosas que dice Podemos ya las hemos hecho. A veces te jode que lleguen otros y se oiga más su mensaje que el nuestro"P: ¿Y cuales son esas cosas que ustedes quieren cambiar desde Compromís? ¿En qué consiste el republicanismo valenciano que defienden?

Valencia parte de una tradición republicana. Fuimos el último sitio donde estuvo el Gobierno de la República. Entonces, somos republicanos y valencianistas.

P: ¿Cómo definiría el sentimiento soberanista de los valencianos? ¿Se asemeja al catalán?

Valencia es una realidad distinta a la de otros sitios. Tiene sus tiempos y problemas. Somos valencianistas porque fíjate, nuestro himno dice: "para ofrendar nuevas glorias a España". Y el otro día Montoro reconoce que todos los años en la financiación nos dejan de pagar 2.000 millones, Zapatero reconoce que históricamente somos los peor financiados y, en definitiva, el propio presidente de la Comunidad le dice a su partido que no llega a fin de mes.

No estamos para ofrendar glorias a nadie. Nosotros somos valencianistas porque, como decía Joan Fuster, soy nacionalista en la medida en la que los demás nos obligan a serlo. Y yo soy valencianista también en la medida en que los demás me han obligado a serlo. Porque tanto la financiación como las inversiones medias por habitante son siempre inferiores.

"Soy valencianista en la medida en que los demás me han obligado a serlo"

P: ¿Al margen del problema económico, miran el independentismo de Catalunya como modelo?

Nuestro ámbito de actuación es otro. Habrá gente que sí que mire. Yo no. Yo miro que mi ámbito de actuación es Valencia y no niego que, evidentemente, compartimos la misma lengua y una cultura. No se puede negar la evidencia. Ahora bien, las realidades son distintas. Catalunya va por un sitio y los valencianos tenemos muchísimos otros problemas que resolver.

P:¿Entiendo que su valencianismo es luchar por mejorar financiación para la comunidad y defender lengua y cultura, pero no la independencia?

Sí, de mantener las cosas que hemos heredado de nuestros antepasados. El otro día salió un estudio de la Politécnica de Valencia que decía que en el 2050, apenas el 10% de la población hablaría valenciano. Yo creo que nuestra lengua, cualquier lengua, es un regalo que podemos hacer a los otros.

P: ¿Le gustaría implantar en la Comunidad Valenciana el sistema de inmersión lingüística catalán?

Claro. Primero, porque según los resultados, funciona. En Valencia tenemos algunas escuelas que son de inmersión, en zonas como Elche o Alicante, y no hay ningún peligro de que los niños, como dijo Toni Cantó desafortunadamente, dejen de hablar en castellano. Regalarles otra lengua a los niños es hacerles más hábiles. Yo hablo francés con fluidez porque es muy parecido. Cuando conoces dos idiomas latinos, el tercero es mucho más fácil. Te abre puertas. Y yo siempre presumo de que cuando era pequeño, sacaba matrícula en Lengua española.

P: Hablando de educación, ustedes proponen eliminar los ministerios de Educación y Sanidad. ¿No teme que se le echen encima, como le pasó a Pedro Sánchez cuando propuso eliminar el de Defensa?

Es que... si las competencias ya están asumidas, transferidas a las comunidades, ¿para qué necesitamos un ministerio de Educación y uno de Sanidad?

P:¿No ven necesarias leyes que unifiquen un poco el sistema?

Tiene que haber mínimos comunes denominadores, pero la misma Conferencia de Consejeros podría acordar unos contenidos mínimos. Yo no quiero renunciar a conocer la historia de Isabel La Católica o los reyes godos, pero cuando yo estudiaba conocía los afluentes del Duero, del Tajo, del Ebro y no sabía qué río pasaba a escasos kilómetros de mi casa (el Júcar). Y eso no puede ser.

Y en Sanidad, no entiendo que unos tengan que ir de un sitio a otro para obtener determinadas vacunas pero, luego, en función de las características de cada zona, son necesarias distintas cosas.

"La Administración, cuanto más cerca de los administrados, mejor"

P: Ya que hemos vuelto a la política nacional, ¿Qué reforma de la Constitución quiere Compromís?

La Constitución necesita una reforma porque hay una patata caliente que aquí no se resuelve y es el tema del encaje territorial. Eso es algo que sentándose en el sofá y fumándose un puro no se va a resolver por sí solo. Por la torpeza de Rajoy, la cosa se ha calentado, se ha enconado muchísimo más. El encaje territorial tiene que ser posible y tendríamos que hablar de cómo hacerlo.

P: ¿Pero apoyan, por ejemplo, el modelo federalista que propone el PSOE?

"Rajoy no va a resolver el encaje territorial sentándose en un sofá a fumarse un puro"

Seríamos partidarios de empezar a hablar a partir de modelos generales. A mí me gustaría un modelo confederal, pero podríamos empezar a hablar de modelos federalistas. Cediendo todos una parte, haciendo pedagogía y no encendiendo fuegos sin ton ni son de manera deliberada y no haciendo evocaciones a la españolidad, a la centralidad, entiendo que se podría hacer. A ver, Alemania es un país federal y no pasa nada, es uno de los países más sólidos del continente. Yo creo que hay que tender, no a recentralizar, sino a lo contrario. La Administración cuanto más cerca de los administrados, mejor. Yo lo entiendo así. Pero el PP ahora va justo en el camino contrario: recentralizar, decir que las autonomías no sirven para nada...Ese no es el camino.

P: ¿Cree que ha llegado el fin del bipartidismo?

Sí, rotundamente. Y sí, soy optimista, sí, sí, sí. Creo que ha llegado ya el final del bipartidismo y ya hacía falta. Pero una reforma ineludible, además de la de la Constitución, es la de la ley electoral.

P: ¿De ahí la propuesta que prepara, el referendum Baldoví, para cambiar la ley electoral?

Sí. Esta ley electoral estaba hecha a imagen y semejanza de PP y PSOE para que se perpetuaran. Incluso así hemos llegado a un punto en que la gente ha decidido que uno y otro se parecían demasiado y que era bueno dar oportunidades a otras formaciones. Estamos resistiendo bien, seguimos creciendo, y creo que tanto en Valencia como en las municipales, autonómicas, y aquí [en las generales] vamos a tener un buen resultado. Los dos partidos hasta ahora hegemónicos están en declive. Yo no conozco a ningún joven que vaya a votar al PSOE y eso no pasaba antes.

"La gente dará un bofetón al bipartidismo en las urnas" P: ¿Entonces, según su opinión, la gente ha abierto los ojos no sólo sobre la corrupción sino también sobre el bipartidismo?

Que en la útima encuesta del CIS la corrupción sea la segunda preocupación de los ciudadanos dice ya mucho de este país. Este país se ha cansado de oir lo mismo todos los días en televisión y de ver que nada se solucionaba. La gente ya ha dicho basta ya. Y a lo mejor no lo harán en la calle, por miedo a la ley mordaza, pero lo hará y dará un bofetón al bipartidismo en las urnas.

P: Alberto Fabra prometió librar a su partido de corruptos, pero las tarjetas black valencianas han salpicado a una de sus asesoras. ¿Cree que repetirá como candidato?

No sé si va a repetir o no, pero el peculiar y pintoresco presidente de la diputación de Valencia [Alfonso Rus] no le pone muy bien. Creo que es patético los esfuerzos que está haciendo para aparecer como candidato. Ni Cospedal, ni su partido en Madrid, ni su partido en Valencia le apoyan. Creo que no va a ser el candidato.

"Los esfuerzos de Fabra para ser candidato son patéticos"

P: Y si lo fuera, ¿cree que los ciudadanos le castigarán?

El PP va a perder sí o sí. Sólo hay que ver la cara de Rita [Barberá] para saberlo. Aunque quiera aparentar altanería, sabe que van a perder Comunidad, el Ayuntamiento de Valencia y los principales ayuntamientos de la comunidad.