Publicado: 19.11.2015 18:12 |Actualizado: 19.11.2015 19:11

Piden retirar los restos de Franco del Valle de los Caídos 40 años después de su muerte

Colectivos de la Memoria Histórica convocan una concentración el sábado frente al Valle de Cuelgamuros para reivindicar la retirada de los restos del dictador.  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Valle de los caídos

Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. EFE

MADRID.- El Foro Social de la Sierra de Guadarrama ha organizado junto a otros colectivos una concentración para reivindicar la retirada de los restos de Francisco Franco y los "símbolos fascistas", cuando se cumplen 40 años de la muerte del dictador.

Como en otras ocasiones, los diferentes colectivos que luchan por la Memoria Histórica y los derechos humanos se concentrarán en fente del Valle de Cuelgamuros, en el municipio de San Lorenzo de El Escorial, entre las 12 horas y la una del mediodía de este sábado con los lemas "Fuera la tumba del dictador" y "Fuera fascistas de nuestra sierra".



En esta propuesta, autorizada por la delegación del Gobierno, los colectivos exigen también la retirada de la gran cruz que preside el monumento, en donde, además de Franco, está enterrado José Antonio Primo de Rivera, fundador de la falange. Asimismo, quieren que el lugar se convierta en un centro para la Memoria Histórica."Por el compromiso político con las víctimas del franquismo. Homenaje a los fusilados y fusiladas. ¡Basta de impunidad antifascista!", afirman en el cartel de la convocatoria.

Baltasar Garzón, asimismo, pide al Gobierno la reconversión del Valle de los Caídos en un "Espacio de Memoria", el traslado de los restos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera y que el Estado pida perdón a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura. El ex juez ha entregado el escrito este jueves ante Consejo de Ministros.

La solicitud, presentada en virtud del Derecho de Petición y firmada por Garzón junto a los abogados Manuel Ollé y Eduardo Ranz, coincide mañana con el 40 aniversario de la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975, inhumado desde entonces en el Valle de los Caídos junto al fundador de la Falange.

Garzón reclama también al Ejecutivo la supresión de la simbología franquista y de los actos conmemorativos que se practican en el propio Valle de los Caídos y que, a su juicio, "pueden incitar al odio".

Solicita también la exhumación e identificación de los restos de las víctimas enterrados en la Basílica y la convocatoria de un acto público en sede parlamentaria, para que la autoridad competente del Estado "pida perdón a las víctimas del franquismo y a sus familiares como manifestación del pleno reconocimiento y reparación moral".

El escrito propone la anulación y derogación de las normas de creación de la Basílica y de La Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, que datan de 1940 y 1957 respectivamente, ya que contradicen la Constitución española y la Ley de Memoria Histórica.

El monumento se erigió con el "trabajo esclavo de miles de presos"

Para los firmantes, la afirmación de que el monumento es una "ofrenda a todos los caídos", no responde a la realidad porque allí se encuentra la tumba del propio dictador y del fundador de la Falange y se erigió con el "trabajo esclavo de miles de presos" en una "exaltación de la dictadura y del propio dictador".

Además, la inhumación en la Basílica de víctimas del franquismo se realizó sin conocimiento ni autorización de las mismas "lo que implicó una nueva revictimización para éstas".

Transformación del Valle de los Caídos

Sobre la simbología de exaltación de la Guerra Civil y la dictadura, el escrito detalla dos escudos preconstitucionales, un escudo de Francisco Franco sobre la puerta de acceso a la sacristía y un mosaico que representa a un Cristo sedente al que se dirigen cuatro procesiones de mártires que portan estandartes de Falange y de requetés. "Todo ello en manifiesto incumplimiento de la denominada Ley de Memoria Histórica", señala.

Piden los juristas la transformación del Valle de los Caídos en un Espacio de Memoria, donde las víctimas de la dictadura y sus familiares puedan ejercer su derecho a la verdad y a la reparación y también un lugar de identificación y homenaje de quienes se encuentran inhumados, con la publicación oficial de sus nombres.

Para ello, se solicita al Gobierno la aprobación de la dotación económica suficiente a cargo del Estado para la exhumación e identificación de los restos de las víctimas enterradas en el Valle de los Caídos.

Durante la legislatura que ahora acaba han sido varias las iniciativas parlamentarias para reconvertir la Basílica.

El PSOE llevó al Congreso una proposición de ley que reclamaba al Gobierno la "reconversión y resignificación" del Valle de los Caídos por ser, a su juicio, un mausoleo contrario a la "cultura de la convivencia" y un "desprecio" a las víctimas de la dictadura.