Público
Público

Cataluña Postureo de banderas en la manifestación unionista de Barcelona

Centenares de miles de personas marchan en la capital catalana contra el referéndum de independencia.

Publicidad
Media: 1.91
Votos: 11
Comentarios:

Vista de la cabecera de la manifestación convocada por Societat Civil Catalana en Barcelona. EFE/Alberto Estévez

Masivo despliegue unionista en las calles de Barcelona. La manifestación de este domingo, con salida prevista entre la Plaza Urquinaona y llegada en la estación de França, ha desbordado el recorrido inicial y miles de personas han reclamado la unidad de España también por las calles adyacentes. Los cánticos bailaban entre el mayoritario “Puigdemont a prisión” y el “yo soy catalán, catalán y español”, además de los ‘vivas’ a la Policía y la Guardia Civil o los cánticos contra TV3. La convocante Societat Civil Catalana cifra en más de un millón el número de asistentes, número rebajado a 350.000 por la Guardia Urbana.

“Esta bandera no nos representa” proclamaban los unionistas contra las esteladas que se veían en los balcones de algunas casas. Y es que la posición de los participantes en la multitudinaria manifestación era una cuestión de banderas. La enseña mayoritaria ha sido la bandera española constitucional, seguida de cerca por la senyera. En un tercer y lejano lugar quedaba la europea con 12 estrellas amarillas sobre fondo azul. Un pequeño grupo de carlistas apareció ataviado con su boina y dos banderas: la de España con el Sagrado Corazón de Jesús y la de Cruz de Borgoña. Esta vez no se ha visto ninguna bandera franquista, aunque ello no significa que no hubiese, ya que el sábado, en la otra concentración convocada por la Fundación ultra Denaes en Madrid sí pudieron verse numerosas enseñas franquistas.

SCC había fletado un centenar de autobuses desde todo el país para acudir a la protesta unionista de Barcelona

Aunque la organizadora SCC había fletado un centenar de autobuses desde todo el país para acudir a la protesta unionista de Barcelona, casi todos los entrevistados por Público eran personas catalanoparlantes o residentes en Catalunya. Eso podría explicar la elevada presencia de senyeras. Además, no todas eran de origen español: muchos, bandera española al cuello, eran ciudadanos latinoamericanos de nacimiento. Las edades también eran diversas: gran presencia de jóvenes, de familias con hijos y de personas mayores.

Las razones que los participantes esgrimían para acudir a la manifestación se centraban en la unidad de España. “Estoy aquí para reivindicar el derecho que tenemos los que no somos independentistas a seguir estando en España”, explica José Antonio, de 57 años, residente en la comarca barcelonesa del Baix Llobregat. “Por la unidad de España, porque no quiero la independencia y para que pare esto de una vez”, subrayaba una barcelonesa que ha venido junto con su familia.

El objetivo de la convocatoria era conseguir dar una imagen de que no todos los ciudadanos catalanes están a favor de la independencia. “Que haya una visión de que no todos somos independentistas en Catalunya”, anhela José Antonio. “Que se vea que somos mucha gente las que opinamos lo contrario, que hasta ahora hemos estado muy callados pero que ha llegado un punto en que ya no podemos quedarnos en casa”, explica otra barcelonesa.

“Vengo para dar apoyo al pueblo catalán”, aseguraba un hombre, junto a un grupo de amigos de Madrid, Sevilla y Barcelona. “Esperamos que se nos oiga, que no somos una minoría silenciosa”, apostillaba una de las barcelonesas del grupo. “Que se sepa que hay muchos que no se sienten no españoles”, aclaraba otro. Preguntados por su posición ideológica, todos niegan tener alguna: son “españoles”, “ciudadanos”, “diversos”…

“El procés está basado en una serie de mentiras”

Magda es profesora y ha venido acompañada de su familia desde el municipio barcelonés de Vilanova i la Geltrú para reivindicar que es “catalana de pura cepa, con más de ocho apellidos catalanes”. Tan catalana, que respondió en un primer momento a las preguntas hechas en castellano en catalán hasta que se dio cuenta que su interlocutor no era catalán. Magda asegura que no quiere "dejar de ser española ni participar de este juego de la independencia que se inventó el señor Mas”. Nos recomienda informarnos para ver que “el procés está basado en una serie de mentiras”. Pero también alababa la prosperidad catalana “donde tenemos casi todo menos Renfe”. Un familiar la interrumpe para aclarar que el Govern “nos lleva a una dictadura estalinistas”.

Miguel Ángel es un camionero de 50 años de Barcelona, ha venido para “dar la cara” y cree que hay una clara mayoría a favor de permanecer en España, aunque está a favor del derecho a decidir “de forma legal”. Espera que esta movilización consiga “acallar un poquito a los independentistas”, mientras otro hombre aprovecha la presencia de Público para pedir la cárcel para Puigdemont y que las instituciones eviten que los colegios adoctrinen a los niños en la independencia.

Un grupo de tres amigas veinteañeras de Barcelona venía con las banderas españolas y la catalana. Una de ellas explica que se sienten “españolas y catalanas” y espera que este domingo se vea que la mayoría no quiere la independencia. Ideológicamente se considera “de izquierdas”, aunque su voto “depende”. “Vengo a manifestarme porque quiero mi Catalunya y me quiero quedar en Catalunya”, aclara otra de las jóvenes.

Esta es la primera manifestación en los 21 años de vida de Álvaro, pero se ha decidido finalmente porque “lleva tantísimo tiempo callado escuchando a los otros”. Con él ha venido su amigo Marc, de 22 años, ambos son del barrio de Sant Andreu. “Era ahora o nunca”, aclara.

Un grupo de manifestantes ha lanzado improperios a los Mossos d’Esquadra, tachándoles de “traidores”, “vendidos”

El ambiente ha sido mayoritariamente festivo, con banderas españolas gigantes que recorrían la manifestación. Al llegar al Parque de la Ciudadela, un grupo de manifestantes ha lanzado improperios a los Mossos d’Esquadra, tachándoles de “traidores”, “vendidos” y pidiéndoles “que besen la bandera [española]” o preguntándoles “¿dónde estabais el 1 de octubre?”. Los vehículos policiales se han resguardado frente al Parlament de Catalunya, que estaba protegido con vallas, resultando golpeada por varios ultras una de las furgonetas de la Brigada Móvil, según informa Nació Digital. U, que también publica una información con la agresión a un fotógrafo. Los agentes de seguridad se han colocado los cascos y se han producido momentos de tensión.

Entre los manifestantes que se han situado frente al Parlament había un pequeño grupo de carlistas. Uno de ellos es Antoni Gas, profesor de instituto de secundaria en Villena, en Alicante. “Hemos venido para defender algo que está incluso por encima de lo que quiera la mayoría”... Y lo dice enarbolando otra bandera, la carlista de fondo blanco y con la cruz roja de borgoña. Ha sido un día de posar con las banderas en Barcelona.