Publicado: 16.01.2014 17:37 |Actualizado: 16.01.2014 17:37

Báñez defiende la "coherencia" de congelar el salario mínimo

La ministra de Empleo asegura que tiene que ver con la tímida inflación del último año. También responde a las críticas de la CEOE por la introducción de nuevas cotizaciones amparándose en el aplaz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La congelación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2014 en 645,30 euros es "perfectamente coherente" en opinión de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Báñez ha asegurado en su comparecencia en el Congreso de los Diputados que esta congelación es acorde tanto a la reciente evolución de los salarios españoles como a la limitada inflación con la que ha cerrado el 2013, del 0,3%. Además ha explicado que el Gobierno ha tomado en consideración para "mantener" el salario mínimo varios factores y aquí ha citado el Índice del Precios de Consumo (IPC), la productividad media nacional, el aumento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

La ministra ha dicho que con la congelación del SMI el Gobierno quiere contribuir a la recuperación económica, la mejora de la competitividad y la creación de empleo.

Por su parte, en el turno de portavoces, la diputada socialista María del Pilar Lucio ha considerado que el Gobierno congela el SMI "con nocturnidad y alevosía" y ha lamentado que el Ejecutivo cada vez que dice que "hace las cosas con el beneplácito de los agentes sociales, no es verdad".

En opinión de la diputada socialista, con esta medida "sólo se va a conseguir mayor desigualdad" pero, además, España "se aleja del objeto de la carta social europea de llegar al 60% del salario medio del país".

Por otra parte, Bánez ha respondido a las críticas que los empresarios han hecho a la introducción de nuevos conceptos por los que las empresas han de cotizar a la Seguridad Social. Según la ministra, si las empresas quieren poner en marcha políticas sociales propias, deben hacerlo desde sus propios beneficios y no a costa del sistema público.

La ministra hacía estas afirmaciones en referencia al real decreto del pasado 21 de diciembre, que obligaba a las empresas a cotizar a la Seguridad Social por los cheques de comida, planes de pensiones o seguros de salud de empresa. Son las llamadas retribuciones es especie que los empleados reciben de sus compañías y que hasta diciembre estaban exentos de cotización.Una medida con la que espera recaudar 900 millones de euros.

La Seguridad Social aplazó en 2013 el pago de cuotas de empresas y autónomos por valor de 2.200 millones

La CEOE pidió el miércoles la retirada del real decreto que obliga a las empresas a cotizar a la Seguridad Social por conceptos hasta ahora exentos, como aportaciones a planes de pensiones, cheques de comida o seguros de salud, por considerar que ponía en riesgo la tímida recuperación de la economía española.

Báñez, recordó el jueves que la Seguridad Social concedió el año pasado aplazamientos de cuotas a empresas y autónomos por un importe total de 2.200 millones de euros, en respuesta a las críticas realizadas desde la patronal a cambios en la normativa sobre retribuciones en especie.

Además, la titular de Empleo ha defendido esta medida, criticada por patronal y también por sindicatos, subrayando que asegura la equidad del sistema y protege a los trabajadores, señalando que las empresas debían hacer política social con cargo a sus beneficios, y no a costa del sistema público.

"No quiero dejar de recordar los esfuerzos que la Seguridad Social hace cada mes, cada día, por las empresas y por los empleadores de este país. La Tesorería de la Seguridad Social ha potenciado en dos años el aplazamiento de pago como vía de regularización de la deuda cuando empresario o autónomo atraviesa dificultades económicas", declaró.

Báñez subrayó que las cifras de 116.383 aplazamientos de pagos de cuotas a empresas o autónomos el año pasado superaban en un 11,5% los de 2012.

El Gobierno acaba de aprobar una nueva reforma de las pensiones para tratar de garantizar la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social ante unos retos económicos y demográficos que han disparado su déficit, que podría situarse al cierre de 2013 en unos 18.000 millones de euros, o el 1,8% del PIB.

La ministra tuvo que escuchar sin embargo las críticas de la oposición por haber aprobado sin consensuarlos con los agentes sociales o el resto de los grupos parlamentarios los cambios en las cotizaciones, con los que espera recaudar unos 900 millones de euros anuales.

La ministra dijo sin embargo que la medida había "estado siempre presente en el Pacto de Toledo" y que la exclusión de cotización de determinados cómputos retributivos variables había perjudicado a los trabajadores que cotizaban por bases más bajas, por generar prestaciones inferiores a las que les corresponderían por su salario real.

Empresas de emisores de vales de comida han advertido de que el sistema supone alrededor del 17,5% ciento de la facturación de la hostelería, por lo que había miles de empleos en juego en el sector.

Por otra parte, durante su comparecencia, Báñez realizó un análisis optimista sobre las perspectivas del mercado laboral para 2014, y dijo que éste se había estabilizado y se había frenado el proceso de destrucción de empleo.

"Esperamos ver muy pronto, en las próximas semanas, tasas interanuales de afiliación positivas por primera vez en toda la crisis", declaró, recordando que 2013 había terminado con casi 150.000 parados menos.