Publicado: 16.10.2015 21:57 |Actualizado: 16.10.2015 22:05

Barcelona en Comú aprueba concurrir a las elecciones generales

El movimiento de Ada Colau apuesta por una candidatura que “no sea una simple suma de siglas” y refleje “el deseo de cambio social”. Entre las condiciones para cerrar un acuerdo con ICV-EUiA y Podem destaca que sea “proyecto político soberano” y que la campaña se dirija “con criterios propios de soberanía catalana”

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 8
Comentarios:
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante una mesa redonda en el CCCB. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante una mesa redonda en el CCCB. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

Barcelona en Comú participará en las elecciones generales del 20 de diciembre y más que probablemente lo hará dentro de una candidatura de confluencia de las distintas fuerzas de izquierda que apuestan por el cambio político. La formación de Ada Colau ha tomado la decisión tras un plenario de más de tres horas en el que, finalmente, el 81% de los asistentes (263 personas) han votado a favor de concurrir a los comicios estatales, mientras que 46 personas (14,2%) lo han hecho en contra y ha habido 13 abstenciones.

En un comunicado, Barcelona en Comú expone sus condiciones para la constitución de esta candidatura, que dejan claro que apuesta por un modelo muy distinto al de Catalunya Sí Que es Pot, la lista de confluencia entre Podem, ICV, EUiA y Equo para las recientes elecciones catalanas. El movimiento de la alcaldesa de Barcelona quiere que la candidatura “no sea una simple suma de siglas” y debe reflejar “el deseo de cambio social que la ciudadanía experimenta por encima de la suma de fuerzas políticas”. Aboga también porque la candidatura actúe como un “proyecto político soberano” que se fija como objetivo conseguir un grupo parlamentario propio en el Congreso.

Como pasó con su propia candidatura para las elecciones municipales del 24 de mayo, quiere que la lista tenga una “naturaleza eminentemente ciudadanista”, con la integración de distintas sensibilidades políticas y que constituya el reflejo de las “luchas sociales y ciudadanas contra la crisis política y económica”. Además, la campaña electoral estará dirigida con “criterios propios de soberanía catalana”, en lo que supone un claro mensaje a Podemos, que dirigió la campaña de Catalunya Sí Que es Pot con criterios claramente estatales y sin obtener los resultados esperados.



Finalmente, Barcelona en Comú plantea un programa construido alrededor de dos puntos principales: radicalización democrática mediante el derecho a decidir, lo que implica la “exigencia de un referéndum vinculante sobre el futuro político de Catalunya”; y defensa del municipalismo ciudadana que “ya está demostrando que se puede gobernar de otra manera”, lo que incorpora un plan de rescate ciudadano contra la crisis y las políticas de austeridad, entre otras cuestiones. La propuesta se presentará el próximo domingo 25 de octubre en un acto abierto a la ciudadanía en la Estació del Nord de la ciudad.

ICV-EUiA también quiere una lista de “obediencia catalana”

Tras el fiasco de Catalunya Sí que es Pot el 27-S, la presencia de Barcelona en Comú en la candidatura de confluencia de la izquierda para las generales se ha convertido en prioritaria tanto para Podemos como para ICV-EUiA. Ambos partidos han hecho gestos para facilitar un acuerdo con la formación de Ada Colau, como avalar que el cabeza de lista para el 20-D sea una persona independiente. Esta misma semana, el secretario político de Podemos, Iñigo Errejón, y el secretario de organización, Sergio Pascual, se han reunido en Barcelona con dirigentes de la formación de Colau para acercar el probable acuerdo.

Y este viernes al mediodía, los coordinadores generales de ICV, Joan Herrera y Dolors Camats, y el coordinador general d'EUiA, Joan Josep Nuet, han manifestado que “contamos con Podemos y con Barcelona en Comú para forjar una candidatura fuerte y plural, de obediencia catalana y encabezada por una persona independiente”. Las palabras de los ecosocialistas significan que asumen que Herrera no liderará la candidatura, aunque todavía no se descarta su presencia en la lista, y además suponen un claro toque de atención a la cúpula estatal de Podemos, tras su masivo desembarco en la campaña para el 27-S y el cuestionable impacto positivo que tuvo en el resultado de Catalunya Sí Que es Pot.

Lo que seguro que no será un escollo es la petición que la candidatura de confluencia tenga un grupo propio en el Congreso y no se integre en Podemos. Y es que este punto ya estaba incorporado en el preacuerdo que cerraron en julio Podem, ICV y EUiA. En cambio, todavía no está claro cuál será el nombre de la candidatura, aunque las opciones básicamente se reducirían a dos: Catalunya en Comú y Podem en Comú.

Como informó Público, ahora mismo hay dos concejales de Barcelona en Comú que podrían integrarse en la lista de confluencia para las generales. Se da por segura la presencia de Raimundo Viejo, responsable de Educación y Universidades del Ayuntamiento de Barcelona y regidor del distrito de Gràcia, mientras también existe la posibilidad que en la papeleta figure Jaume Asens, tercer teniente de alcalde y concejal de Sants-Montjuïc.