Público
Público

Bárcenas hizo públicos sus papeles para favorecer a Rajoy, según su ‘amigo’ Jorge Trías

El exdiputado confirma al juez Ruz que el extesorero le confesó que en el PP había contabilidad B, que se pagaban sobresueldos en metálico, y que fraccionaba los donativos para eludir la ley

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diputado del PP Jorge Trías Sagnier ofreció este miércoles al juez Pablo Ruz una enigmática explicación sobre la puesta en circulación de los papeles de Bárcenas. El abogado destacó que ya en 2010, el extesorero se reunió con el subdirector de El País José Manuel Romero y con él mismo en el hotel Santo Mauro, de Madrid, y les mostró los documentos para apoyar así a Mariano Rajoy en la lucha interna que estaba desatada dentro del partido, y perjudicar de paso a María Dolores de Cospedal.

El testigo, que compareció en la pieza separada que se investiga en la Audiencia Nacional por los denominados papeles de Bárcenas, no profundizó en este supuesto conflicto interno, y destacó que el contacto con El País se produjo porque Bárcenas se consideraba perjudicado por las informaciones del caso Gúrtel en el periódico. También señaló que Bárcenas mostró los documentos a otros periodistas.

En su comparecencia, que se prolongó cerca de dos horas, Trias confirmó que el extesorero le volvió a mostrar los papeles de Bárcenas en la primavera de 2011, en su condición de amigo suyo, y que se los entregó físicamente en el despacho del abogado. El exdiputado los examinó a solas durante dos horas, y a continuación se los devolvió al extesorero, a quien dijo que constituían un ‘escándalo político' pero no delitos, por lo que le aconsejó que tuviera cuidado.

Según Trias, Bárcenas le confesó que en el PP se llevaba una contabilidad B, se pagaban sobresueldos en metálico a dirigentes y se fraccionaban los donativos recibidos para eludir el tope legal anual de 60.000 euros (posteriormente elevado a 100.000).

El exdiputado y amigo de Bárcenas se ratificó en lo escrito en los artículos publicados en El País en enero de este año -aunque no confirmó que los sobresueldos llegaron hasta los 10.000 euros, ya que obvió dar cantidades--, y en lo declarado ante la Fiscalía Anticorrupción en febrero. A su salida de la declaración, explicó que sólo había querido 'decir la verdad' y que los testimonios que se están recogiendo en la causa lo están demostrando.

Trias negó haber filtrado los papeles de Bárcenas, aunque los tuvo durante dos horas en su poder en su despacho, y destacó que en el PP todo el mundo conocía esas prácticas y que varios periodistas conocían su existencia. Lo que vió fueron fotocopias de los documentos, y Bárcenas le dijo que los originales los tenía Alvaro Lapuerta, predecesor del anterior como tesorero del PP.

Bárcenas, con el que ya no mantiene contactio, le negó a Trias, tras revelarle la existencia de la contabilidad B del PP a Trias, haber cobrado sobresueldos o dinero en negro, y destacó para demostrarlo que por ello tenía un sueldo en A tan elevado del partido. El exdiputado se sorprendió más tarde al conocer que el extesorero había reunido una fortuna de 38 millones de euros en Suiza.

Trias también reconoció las firmas de Bárcenas y Lapuerta en los márgenes de los papeles que le mostró el extesorero, y destacó que otra razón por la que Bárcenas acudió a él en este caso es por la buena relación que mantenía con el segundo juez instrutor del caso, Antonio María Pedreira, de modo que podía intentar 'que no se influyese en su independencia judicial', señaló el exdiputado de forma eufemística. Además, Trias testificó que Bárcenas le dijo que se llevó nueve o diez cajas de documentos de la tesorería del PP.

Por su parte, los policías expertos en documentoscopia que realizaron el informe caligráfico de los papeles de Bárcenas confirmaron al juez este miércoles que el autor de los documentos es una sola persona y que se trata de Luis Bárcenas, con las reservas propias de que se trata de fotocopias y no originales. Los abogados de Bárcenas les preguntaron si los papeles pudieron ser manipulados mediante un programa informático, a lo que contestaron que sí, pero que en su examen no han detectado que lo hayan sido.

En las primeras declaraciones testificales, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, y el diputado Eugenio Nasarre reconocieron que cobraron sobresueldos, mientras que el expresidente de Baleares Jaume Matas aseguró que pactó con el entonces secretario general del PP, Javier Arenas, un sueldo neto de 21.000 euros cuando dejó de ser ministro.

Además, el exdiputado Jaime Ignacio del Burgo señaló que en 1991 pactó con el entonces presidente del PP, José María Aznar, pagos de 600.000 pesetas (3.600 euros) para el exconsejero de Salud del Gobierno de Navarra Calixto Ayesa después de que fuera elegido para ocupar este cargo y se viera obligado a cerrar su clínica dermatológica.