Público
Público

Bárcenas: "No tiene sentido pagar sobresueldos en B cuando el PP nadaba en la abundancia"

El extesorero sostuvo ante el fiscal que la contabilidad manuscrita que se le atribuye es una "chapuza" fruto de una conspiración en la que mezcla a Baltasar Garzón. Según datos del sumario, sólo declaró al

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El extesorero del PP Luis Bárcenas afirmó que los manuscritos que se le atribuyen sobre una supuesta contabilidad B son 'una chapuza' parecida a 'un libro de tenderos, un colmado del siglo pasado' y fruto de una 'conspiración' por parte de 'muchas personas', entre ellas el exjuez Baltasar Garzón, con acceso a la contabilidad de la formación.

En la transcripción de la declaración que prestó el pasado 6 de febrero en la Fiscalía Anticorrupción, contenida en el sumario del caso Bárcenas, el extesorero niega rotundamente que los manuscritos sean suyos y su existencia: 'No tiene ningún sentido llevar una cuentecita ni una libretita con anotaciones de cargos'.

Para Bárcenas, quien declaró durante más de tres horas ante el fiscal Antonio Romeral, no 'cabe en la cabeza' que se pagaran sobresueldos en B a los miembros del PP cuando 'el partido nadaba en la abundancia', y hacerlo habría sido una 'torpeza'.

Califica los papeles de 'chapuza' que 'no hay quien se la crea'; afirma que él 'habría llevado eso de una manera más seria si eso fuera cierto' y los atribuye a una 'conspiración' en la que 'están participando muchas personas', entre ellas el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

'Está absolutamente manipulado, no procede de mi mano y yo digo que esto ha contado con la colaboración de alguien que ha tenido acceso a la contabilidad del partido, así de claro', añade al respecto.

Bárcenas insiste en que en el PP 'nunca ha habido una contabilidad B', y que los donativos 'siempre se han ingresado cumpliendo la normativa electoral que exigía una cuenta corriente específica' y en cantidades permitidas por la ley, de un máximo de 60.000 euros al año por donante.

Durante su única declaración en relación a los papeles -más tarde se negó a contestar al juez Pablo Ruz-, indica que no ha habido sobresueldos, sino en todo caso 'complementos de sueldos absolutamente oficiales cumpliendo con todos los requisitos legales, pagando su IRPF a la Hacienda Pública'.

Según Bárcenas, 'no había ninguna necesidad de llevar una contabilidad al margen', aunque con 'los donativos se pudiera hacer la trampa, que no estoy diciendo que eso se hiciese, con fraccionarlos e ingresarlos en varios ingresos'.

Respecto a si tuvo conocimiento de que alguna de las donaciones se pudo hacer a cambio de contraprestaciones de obras públicas, contesta que 'ninguna absolutamente' y que, de hecho, escuchó, siendo gerente, alguna conversación del predecesor como tesorero Álvaro Lapuerta aceptando donativos pero avisando que 'a cambio de nada'.

Cazado claramente en una más de sus mentiras --como la de que no tenía cuentas en Suiza hasta que el citado país confirmó que sí las poseía-- Bárcenas tachó aquel 6 de febrero de 'invenciones de la prensa' que hubiera acudido a un notario, si bien posteriormente se demostró que sí lo hizo el 14 de diciembre.

Además, explica que hay algo que le 'sorprende' de los manuscritos, y es que ni él ni Lapuerta figuren como perceptores de sobresueldos cuando 'se pagan complementos a todo el mundo'. 'O sea, que nos encanta pagar a Hacienda, contribuir a Hacienda y pagar los impuestos religiosamente', agrega.

Su declaración acaba con una pregunta del fiscal sobre si sabe quién pudo entregar los papeles a diario El País, que los publicó el 31 de enero, a lo que responde, según la transcripción literal: 'Tengo un argumento que creo que es potente, mis cuentas en el extranjero, caso Gürtel, dos, pero me voy a echar más mierda encima, más porquería encima con este tema siendo el gran perjudicado y el más sacrificado'. Se refiere en este párrafo a la investigación, dentro del caso Gürtel, de los 38 millones que, según indicó él mismo al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, acumuló en cuentas en Suiza.

Por su parte, el exdiputado del PP Jorge Trías, como testigo, manifestó ante la Fiscalía Anticorrupción que el extesorero del partido Luis Bárcenas le enseñó unas fotocopias con una 'contabilidad paralela a la del partido' en la que se consignaban entregas en efectivo a miembros de esta formación como 'complementos o gratificaciones'.

Trías aseguró que Bárcenas le mostró hace dos años los papeles que luego publicó El País, según la transcripción de su declaración ante la Fiscalía el pasado 6 de febrero, aunque ese mismo día el extesorero aseguró al fiscal que no le había enseñado ningún documento.

'Ni le he exhibido ningún papel ni he tenido ninguna conversación con él en ese sentido', manifestó Bárcenas antes de achacar las declaraciones de Trías a 'un resentimiento' porque el PP no le pagó una factura que intentó cobrar, al considerar que había ayudado a 'desimputar' a la mujer del extesorero en un primer momento en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Según relató Trías ante la Fiscalía, Bárcenas, al que considera amigo y con el que ha compartido expediciones de montaña, le enseñó los papeles en un momento en que se sentía 'perseguido', 'agobiadísimo y muy angustiado': 'Jorge, es que tengo esto'.

Trías explica que intentó tranquilizarle -'Yo no veo aquí nada delictivo. Hombre, esto es un escándalo, pero punto'- y que le animó a hacerlo público y a aceptar una auditoría interna dado que ni él ni su predecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta, habían cobrado 'ni una peseta en B'. Pero Bárcenas rechazó su consejo 'por fidelidad con el partido', añadió.

Trías aseguró ante la Fiscalía que los papeles publicados por El País son los que le enseñó Bárcenas, quien le dijo que las firmas en los laterales eran la suya -entonces gerente del partido- y la de Lapuerta.

Según le explicó Bárcenas, Lapuerta también tenía en su poder esos documentos en los que se consignaban 'complementos o gratificaciones', aunque no le dijo si eran 'oficiales o no', si se pagaba 'a través de un talón o en metálico' o si se declaraba a Hacienda. Trías señaló a la Fiscalía que tenía noticia de la existencia de sobresueldos 'desde hace muchos años', pero 'certeza' sólo cuando Bárcenas le muestra los papeles.Los ingresos consignados en esos documentos eran donaciones destinadas a 'gastos del partido', incluidos los sobresueldos, según el exdiputado.

Lo que Bárcenas no le precisó es si todas las donaciones anónimas se habían comunicado al Tribunal de Cuentas y si habían cumplido la ley de financiación de partidos. Trías, que lamenta el 'linchamiento mediático' que a su juicio está sufriendo Bárcenas y confía en seguir siendo su amigo, calificó además de 'excelente' su relación con Lapuerta, 'un hombre bondadoso, con medios económicos suficientes', apuntó.

El extesorero del PP Luis Bárcenas llegó a declarar al Senado en su etapa como miembro de esta Cámara un máximo de 1,5 millones de euros en sus cuentas bancarias y en acciones, aseguró poseer cuadros por valor de 30.000 euros e informó de varios cambios de vehículos y de una moto de agua.

Así se desprende de las declaraciones de bienes que presentó Bárcenas al ocupar su escaño en marzo de 2004, cuando lo renovó cuatro años más tarde y al abandonar la Cámara Alta en abril de 2010. El Senado ha remitido esta información al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que la solicitó en el curso de la investigación del caso Bárcenas.

En sus declaraciones ante el Senado no hace referencia alguna a cantidades de dinero cercanas los 38 millones de euros que llegó a tener en cuentas en Suiza ni a grandes operaciones de ventas de cuadros en las que ha justificado ante el juez parte de sus ingresos. En la información que aportó a la Cámara Alta al inicio de la VIII legislatura, en marzo de 2004, Bárcenas dijo poseer tres inmuebles: un piso en la madrileña calle Príncipe de Vergara (donde vive en al actualidad) con un valor de 360.607 euros a efectos fiscales, una plaza de garaje (con un valor de 15.025 euros) y un apartamento en Sierra Nevada (52.054 euros).

En el apartado de cuentas bancarias, afirmó poseer una en el Banco Popular con 105.012 euros, otra en Cajamadrid con 32.961 y una tercera en el Banco Sabadell con 6.119.A ello sumó dos planes de pensiones en Cajamadrid y Banco Sabadell sin especificar cuantía, y una serie de acciones: 13.494 de Abertis, 11.227 de Telefónica Móviles, 9.248 de Telefónica, 9.000 de Red Eléctrica y 7.000 de Endesa.

Esa declaración la completó con sus vehículos: un BMW X5, una moto Honda Silver Wing y otra Honda 125 c/c campo, y una moto de agua Polaris.Cuatro años después, al iniciarse en marzo de 2008 la IX legislatura, no incluía ya el apartamento de Sierra Nevada ni la cuenta en el Banco Sabadell, y especificaba que en Cajamadrid poseía 20.068 euros, 40.690 en el Banco Popular y un depósito en esta misma entidad de 270.000 euros.

En cuanto a sus acciones, aportó en esta ocasión el valor total de su cartera: 1.205.364 euros.Una cantidad distribuida en 38.061 acciones de Telefónica, 16.399 de Abertis, 10.000 de Zardoya, 7.000 e BBVA y 7.000 del Banco Santander.Es decir, entre acciones y cuentas bancarias, declaraba en 2008 algo más de 1,5 millones de euros.

Por vez primera citó también poseer cuadros por valor de 30.000 euros y haber entregado a cuenta de inmuebles en construcción en Baqueira un total de 267.945 euros.

Otro dato del sumario es que la Tesorería General de la Seguridad Social ha certificado al juez Pablo Ruz  que el PP dio de baja al extesorero el pasado 31 de enero, el mismo día en el que se publicaron los llamados 'papeles de Bárcenas'.

Según el informe de vida laboral remitido al juez, el PP dio de alta a Luis Bárcenas el 16 de abril de 2010, tras cesar como senador, y mantuvo la cotización hasta el último día del pasado mes de enero, justamente cuando El País publicó 'los papeles secretos de Bárcenas' en los que, según el diario, se recogen pagos a las cúpulas del PP desde 1990 a 2009.

Previamente, las Cortes Españolas le dieron de alta el 2 de abril de 2004 y causó baja el 19 de abril de 2010, tras dejar su escaño de senador a causa de su imputación en el Gürtel. Según la documentación remitida por la Tesorería General de la Seguridad Social,  Bárcenas fue dado de alta por el PP tres días antes de que lo diera de baja el Senado. En ambos casos, siempre estuvo adscrito al grupo 1 de cotización.