Publicado: 27.11.2013 16:39 |Actualizado: 27.11.2013 16:39

Barcina: "Estoy contenta, se ha hecho justicia"

Para el Gobierno de Navarra la sentencia demuestra que los tartazos "fueron un hecho delictivo, no un acto de protesta"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, se mostró este miércoles "totalmente satisfecha" por la condena a penas de hasta dos años de cárcel dictada por la Audiencia Nacional contra los cuatro acusados de agredirle con tres "tartazos" en 2011 en Toulouse (Francia).

"Estoy contenta porque se ha hecho justicia", dijo Barcina a la salida del Congreso Estatal del Voluntariado en el que participó junto a la princesa Letizia. Barcina mostró su "satisfacción" ya que entiende que en la sentencia la Audiencia Nacional "reconoce que ahí hubo una agresión a la presidenta del Gobierno de Navarra, y que eso no era ni una broma ni una protesta".

La sentencia impone una multa de 900 euros y condena a dos años de cárcel a Gorka Ovejero Bengoa, teniente de alcalde de Arruazu (Navarra) en el momento de los hechos, Ibon García Garrido y Julio Martín Villanueva, y a un año de prisión —porque no participó en el lanzamiento de las tartas- a Mikel Álvarez Forcada, hermano del exdirigente de Batasuna Joseba Álvarez.

Preguntada por si considera "suficiente" la condena, ya que la Fiscalía pedía 5 años de cárcel y 2.700 euros de multa, y ella misma seis, Barcina reiteró: "Me parece que la justicia ha actuado como procedía. Yo, personalmente, nunca elevé plazos de tiempo. Lo que quería es que se hiciese justicia ante una agresión a la presidenta del Gobierno de Navarra, y hoy eso se ha dado. Con lo cual, gran satisfacción".

En todo caso, Barcina señaló que "siempre" se muestra satisfecha con "todas" las resoluciones judiciales.

El Gobierno de Navarra también consideró "justa y proporcionada" la sentencia de la Audiencia Nacional. La sentencia, según indicó el Ejecutivo navarro en una declaración, demuestra que la agresión recibida por Yolanda Barcina"fue un hecho delictivo, no un acto de protesta".