Público
Público

Barcina defendía que todo imputado debía ser dado de baja de UPN

Los foralistas siguen sin anunciar la salida del partido del expresidente navarro Miguel Sanz y del alcalde de Pamplona a pesar de su implicación en el caso de los cobros de Caja Navarra y de su citación para declarar ante el juez.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Todo imputado por un caso de corrupción debe ser dado de baja inmediatamente del partido político y cesado en cualquier caso de responsabilidad que tenga en el partido político'. Con esa contundencia se manifestaba la hoy presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, en abril de 2010, durante el discurso que pronunció (ver el texto íntegro) ante la Asamblea General que su partido, UPN, celebraba justo un año después de ser designada sucesora del entonces jefe del Ejecutivo navarro, Miguel Sanz. 

Hoy mismo el propio Sanz, el actual alcalde de Pamplona, Enrique Maya y el exconsejero de Economía y Hacienda del Gobierno foral Álvaro Miranda, han sido imputados en el marco de la investigación abierta por el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital navarra por el cobro de dietas en Caja Navarra, un caso en el que también está involucrada Barcina, si bien esta no ha sido aún citada a declarar ante el juez en calidad de imputada.

Los tres tendrán que pasar por el juzgado a partir del próximo día 12 pero a pesar de ello, UPN, el partido del que Barcina es presidenta, no ha comunicado la baja de ninguna de esas tres figuras de la formación conservadora. Y eso que la hoy jefa del Ejecutivo autonómico recalcó en 2010, durante su discurso ante la Asamblea General de su partido, que el cese debía ser fulminante. 'Si está imputado por corrupción esto debe ser automático', señalaba.

Igual de contundente se manifestaba la propia presidenta navarra en julio de 2011, cuando el entonces president de la Generalitat valenciana Francisco Camps anunció su dimisión tras la decisión del juez del caso Gürtel de abrir juicio oral contra él. 'En UPN ya lo hubiésemos hecho antes, siempre lo hemos dicho, en todos estos casos, y lo hemos hecho', aseguró entonces.

La única reacción de los foralistas ha constituido un comunicado (ver PDF) enviado esta misma mañana a los medios de comunicación, en el que evitan citar expresamente los nombres de los hoy imputados. Las valoraciones de UPN están lejos de exigir su baja del partido, y ni siquiera la dimisión de Maya de la Alcaldía de Pamplona. En el texto al que se han remitido fuentes del partido también por la tarde, se limitan a trasladar su 'máximo apoyo' a los tres imputados 'en la seguridad de que su actuación se ha desarrollado siempre de manera honrada y en el marco de respeto y cumplimiento a la legalidad'.

Tampoco los socialistas navarros se atreven, por el momento, a exigir dimisiones por el caso destapado en marzo y que desveló que, por ejemplo, entre 2010 y 2011 Barcina llegó a cobrar 3.434 euros de la caja pública navarra por asistir a una reunión de dos horas de la Junta de Entidades Fundadoras de Caja Navarra de la que formaba parte, cantidad que ascendía hasta los 5.360 euros en el caso de Miguel Sanz. 'Desde el primer día hemos abogado por esperar y así vamos a continuar' ha resumido a Público el secretario de Organización del PSN, Santos Cerdán. 

Para la portavoz parlamentaria de Bildu Barkartxo Ruiz, las tres imputaciones conocidas son 'muy graves' y ha destacado que 'Barcina no está imputada por ser aforada'. Por ello, ha defendido que 'la petición de dimisión y la moción de censura' que va a presentar su grupo junto a Aralar-NaBai 'es más necesaria que nunca', informa Europa Press. Y Desde Aralar-NaBai, Asun Fernández de Garaialde ha criticado que 'estamos ante una situación muy grave y totalmente inadmisible'. Por ello, ha abogado por 'tomar medidas para que esto se solucione y llegue hasta el final'.