Público
Público

Barones del PSOE advierten a Sánchez de que el rival es el PP, no Podemos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No gustó en las filas del PSOE el duro discurso inicial que hizo en el Comité Federal el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, contra Podemos. A las puertas de unas elecciones municipales y autonómicas, no fueron pocos los dirigentes regionales que vieron poco acertado tanto las constantes acusaciones de populismo a la formación de Pablo Iglesias, como el hecho de que el líder socialista le dedicara tanto tiempo en su discurso ante el máximo órgano del partido.

El primero que se lo hizo saber fue el presidente de Asturias, Javier Fernández, quien en su intervención en la reunión socialista advirtió de que el PSOE no puede equivocarse. 'Nuestro principal adversario es el PP', afirmó. La estela la continuó el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, quien indicó que no consideraba a Podemos como 'populismo'-en contra de lo que había dicho Pedro Sánchez- y que le parecía una formación política que merecía todo el respeto.

Más prudente, pero en la misma actitud, estaba el secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; o el de Valencia, Ximo Puig. No censuraron a Sánchez, pero recordaron que Podemos 'se está comiendo a IU' y puede ser imprescindible para desbancar al PP de los gobiernos regionales. Quien dijo lo mismo dentro y fuera de la reunión del PSOE fue el líder de Izquierda Socialista. José Antonio Pérez Tapias indicó que no se puede 'demonizar' a Podemos, aunque sea sólo por respecto a sus votantes, y que aunque no negó que tiene algunas propuestas 'populistas' recordó que es una formación de izquierda que, además, 'ha comido mucho espacio al PSOE', dijo.

De la misma opinión fue otro miembro de esta corriente, Juan Antonio Barrios, quien indicó que el PSOE no puede cerrarse puertas a futuras coaliciones con formaciones de izquierda, y no dudó en asegurar que no compartía el discurso de Sánchez sobre las acusaciones a este partido. Sin embargo, Sánchez no cejó en su posición. En la réplica final del Comité Federal a las 19 intervenciones que hubo, el líder del PSOE insistió en que no va a pactar con los extremos (Podemos y el PP) y mantuvo su estrategia política de que el PSOE se debe colocar en el centro de ambas posiciones. Su número dos en el partido, César Luena, lo ratificó: 'La política de pactos la marca la dirección, y se ha dicho que no'.

Por otra parte, con el voto en contra de Izquierda Socialista, el PSOE aprobó el Reglamento de Primarias en los mismos términos fijados antes de la reunión. Se mantiene que en los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes no habrá en ningún caso primarias abiertas; tampoco se modifican los porcentajes de avales para ser candidato (el 20% en los municipios y el 10% en las autonomías) y cada federación tendrá libertad de decidir si las primarias se hacen entre militantes o entre los ciudadanos que quieran participar. Asimismo, se ratificó el calendario, que fija las primarias a la Presidencia del Gobierno para el 26 de julio, donde sólo se necesitará un 5% de avales para concurrir al proceso.

La aprobación del proceso la aprovechó Emiliano García-Page para anunciar que él concurrirá por Castilla-La Mancha y que sus primerias serán abiertas a todos los ciudadanos. Todo lo contrario que hará Tomás Gómez, que ratificó un proceso sólo para los escasos militantes que tiene el PSOE en la Comunidad de Madrid.

El otro asunto que ocupó buena parte de la reunión fue la situación de Cataluña, y quien más claro habló fue Miguel Iceta, el nuevo primer secretario general del PSC. El dirigente catalán afirmó con toda rotundidad que 'si Rajoy no abre una perspectiva de acuerdo, estará poniendo en riesgo la unidad de España por un puñado de votos'. La intervención de Iceta gustó en el Comité Federal, y hasta el propio Pedro Sánchez le elogió en su discurso inicial por su sentido de 'la centralidad' que, aseguró, acabará por imponerse en Catalunya.

Sánchez también pidió a Rajoy que, tras la Diada, reaccionara de alguna manera y dejara de estar ausente ante un problema de tanta trascendencia. Finalmente, el líder del PSOE también aprovechó la reunión para anunciar que el PSOE no votará a favor de los comisarios que ha propuesto Junker, y que está valorando su posición entre la abstención o el voto negativo. El Comité Federal acabó al filo de las dos y media, uno de los más breves de los últimos años, pese a que en la sala había más dirigentes del PSOE que nunca. Eso sí, histórico como Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José Bono o José María Benegas, ya no están.

 


http://www.quoners.es/q/elecciones-europeas-2015