Publicado: 19.01.2014 07:00 |Actualizado: 19.01.2014 07:00

Los barones del PSOE se resisten a abrir sus primarias a la ciudadanía

Los socialistas valencianos son los únicos que por el momento permitirán votar a los no militantes. Al Comité Federal no le hizo falta fijar un suelo demográfico mínimo para permitir a las federaciones abrir los proc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todo estaba pactado previamente y, por eso, la apertura del proceso de primarias para dar con el próximo candidato socialista a la Presidencia del Gobierno no deparó nuevas sorpresas: La votación se realizará a finales de noviembre y será abierta a la ciudadanía, tal y como acordó ayer el Comité Federal del PSOE casi por unanimidad -tan sólo hubo dos abstenciones-. Se trata de un hecho "histórico" que promoverá "una participación masiva" de los no militantes y así se esforzaron por presentarlo ayer los dirigentes del principal partido de la oposición. 

Por eso el debate fue otro durante la reunión del máximo órgano del partido entre congresos. El autonómico. Siempre según fuentes asistentes al encuentro, que se celebró a puerta cerrada, se pudo extraer una principal conclusión: la mayoría de los barones socialistas apoyan sin ambages la elección del próximo candidato a La Moncloa abriendo las votaciones a la ciudadanía, pero se resisten a hacerlo a la hora de elegir a quienes serán los cabezas de lista en las elecciones autonómicas de sus propios territorios. 

Esta última opción, la de que se escoja a los candidatos autonómicos en procesos abiertos, se planteó en el 38 Congreso que el partido celebró en 2012, si bien no quedó regulada como en el caso de las primarias generales. En la Conferencia Política se acordó que fuera cada territorio el que en sus órganos decidiera si permitía votar a los ciudadanos, y el que lo solicitara formalmente a Ferraz. Pero por norma las primarias serían solo para afiliados.

Ante una falta de demanda real ayer, el Comité Federal se limitó a refrendar esta última condición y, por tanto, la dirección federal será la que tenga la última palabra. La ausencia de ese entusiasmo participativo hizo también que finalmente se rechazara fijar otro requisito para abrir esas primarias como se había barajado desde Ferraz: el de establecer un suelo mínimo de habitantes -se habló de un millón y medio- para que se avalara la participación de los ciudadanos en esas autonomías. 

Muchos de los barones que ayer se mostraron reticentes a esta posibilidad son los mismos que aspiran a ser candidatos en los comicios de mayo de 2015. Un ejemplo claro es el del secretario general del PSOE en Castilla y León, Julio Villarrubia, que según las fuentes mencionadas fue uno de los que más fervientemente se opuso a abrir ese proceso interno a la ciudadanía, por entender que podría estar condicionado a intereses externos al partido.

También habrían avalado estas tesis los líderes en Murcia -cuya militancia aprobó no hacer primarias abiertas- y según explicaron asistentes al encuentro, los del resto de las comunidades. El líder del PSM, Tomás Gómez, defendió por su parte un marco común para todos los territorios. Que todas las federaciones celebren primarias abiertas o todas las hagan cerradas, pero todas igual, lo que en la práctica favorece esta última tesis, mayoritaria entre sus colegas de partido incluida la federación andaluza, la más potente. 

Tal es la reticencia a imitar el proceso abierto para la elección del candidato a La Moncloa que incluso quienes se habían posicionado a favor de abrir sus primarias, como el líder extremeño, Guillermo Fernández Vara, optaba ayer por ser cauto y por reconocer que el asunto había quedado abierto hasta una reunión posterior. Por esperar acontecimientos también abogaba, asimismo, el secretario general de los socialistas castellano manchegos, Emiliano García Page, que ha reclamado que sus primarias sean después de la elección del candidato a La Moncloa -opción que contempla el reglamento-.

Fueron muchos miembros del Comité Federal los que en corrillos y conversaciones con periodistas se mostraban incluso convencidos de que finalmente sólo habría primarias abiertas en el País Valencià. "Nadie más se atreve", ironizaba un miembro de la Ejecutiva que dirige Ximo Puig.

Por el momento, la valenciana es la única federación que ha solicitado formalmente la convocatoria de unas primarias abiertas y lo ha hecho, además, modificando el calendario previsto por Ferraz -todos los procesos de elección de candidatos para las elecciones que se celebrarán en mayo de 2015 serán en septiembre- dado que ha exigido un adelanto electoral en su comunidad. La reunión de ayer refrendó este proceso que se celebrará el 9 de marzo. También hará primarias abiertas el PSE, ya que los socialistas vascos así lo aprobaron en su VII Congreso.