Publicado: 06.01.2014 13:22 |Actualizado: 06.01.2014 13:22

Barroso da largas a Mas, a quien responderá "a su debido tiempo"

La misiva llega a Bruselas 14 días después de que el president de la Generalitat la enviara con la intención de recabar apoyo internacional a la consulta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha aplazado sin fecha su respuesta a la carta que le ha enviado el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a él y al resto de líderes de la UE en la que pide apoyo para la consulta soberanista que pretende convocar el próximo 9 de noviembre. La misiva, enviada por Mas el pasado 20 de diciembre, llegó a Bruselas el pasado viernes y Barroso tiene previsto responderla "a su debido tiempo", según ha explicado su portavoz, Pia Ahrenkilde, que ha sido informada de la recepción de la carta al final de su rueda de prensa diaria.

"Recibimos esta carta el viernes y vamos a responderla en buena y debida forma cuando llegue el momento", ha apuntado la portavoz, sin dar más detalles sobre los plazos para una posible respuesta. "Todavía no hay respuesta, eso puedo garantizarlo", ha subrayado. "Comunicaremos cómo será la respuesta a su debido tiempo", ha señalado, sin dar más detalles sobre los plazos para una posible respuesta.

"Confío que pueda contar con ustedes para sacar adelante este proceso democrático y pacífico", señala Mas en su carta al presidente de la Comisión y al resto de líderes europeos, que va acompañada de un memorándum más amplio con más detalles sobre el proceso soberanista. En su última declaración sobre Catalunya -que data del pasado 20 de noviembre y es una respuesta escrita precisamente al eurodiputado de CiU, Ramón Tremosa- el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, volvió a dejar claro que quedará fuera de la UE si se independiza.

"La UE se basa en los tratados, aplicables únicamente a los Estados miembros que los han aprobado y ratificado. Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los tratados ya no serían aplicables en dicho territorio", explicó Barroso. "En otras palabras, un nuevo Estado independiente, por el hecho de alcanzar la independencia, pasaría a convertirse en un tercer país con respecto a la UE y los tratados dejarían de ser aplicables en su territorio", resaltó el presidente del Ejecutivo comunitario.

Si una Catalunya independiente deseara formar parte de la UE, aclaró Barroso, deberá pedir la adhesión, que debe ser aceptada "unánimemente" por los Veintiocho Estados miembros y sometida "a la ratificación de todos los Estados miembros y del Estado candidato".