Público
Público

La batalla por la sucesión de Rajoy El PP vota sus 'primarias' con la incertidumbre del voto de las bases, y con la vista puesta en una lista conjunta

Este jueves, los 66.706 inscritos para participar en el proceso congresual -sólo un 7,6% de los militantes- votarán en urnas de cartón distribuidas por 1.096 sedes del partido. Elegirán a los dos candidatos que pasan a la segunda ronda, pero también a los compromisarios que tendrán la última palabra en el proceso para designar al sucesor de Mariano Rajoy.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Mariano Rajoy en su escaño. - REUTERS

 La prueba de fuego para el PP ha llegado. Este jueves, los 66.706 inscritos están llamados a votar en urnas de cartón repartidas por 1.096 sedes del partido distribuidas por toda España; suponen apenas un 7,6% del censo de 869.535 personas del que presume la formación, y aún así se da por hecho que parte de estos militantes finalmente no acudirán a su cita con las urnas.

Tras una campaña que se prometía "limpia", pero en la que ha habido intercambio de reproches, acusaciones de juego sucio entre candidatos y advertencias de la Comisión Organizadora del XIX Congreso (COC), el PP cierra este jueves la primera vuelta del proceso congresual que se saldará con la elección del sucesor de Mariano Rajoy y de la nueva cúpula de Génova.

Pude darse la situación de que los más de 3000 compromisarios decidan apoyar al segundo candidato con menos apoyos entre las bases, y no al primero

Fuentes del PP reconocen a Público que viven en un ambiente de "incertidumbre", a las puertas de la primera elección de su presidente nacional por votación de la militancia. Los conservadores han vivido instalados en el dedazo hasta hoy, no hay precedentes ni referencias, y por tanto es muy difícil avanzar qué ocurrirá en esta jornada. Tampoco hay trackings internos, como reconocía este miércoles el presidente de la Comisión, Luis de Grandes.

Desde la inesperada renuncia de Rajoy, y entre críticas al Reglamento -aprobado en 2017-, en el PP han vivido en una carrera contrareloj para llegar a este momento. A partir de aquí todo puede llegar a complicarse más.

Los militantes eligen a los dos candidatos que pasarán a una suerte de segunda ronda, pero también a los compromisarios que tendrán la última palabra en este proceso, los días 20 y 21 de julio. Sin embargo, y aunque lo niegan desde la mayoría de candidaturas, en el PP hay quienes temen que la tensión se dispare aún más en la siguiente ronda, y particularmente cuando se produzca la votación de los compromisarios.

De Grandes: "No va a haber algo que los afiliados interpreten como una guerra de poder"

Reconocen que pude darse la situación de que los más de 3000 compromisarios decidan apoyar al segundo candidato con menos apoyos entre las bases, y no al primero. Asumen que esto supondría un elemento de tensión, además de desmotivar a unas bases per se poco participativas.

Este miércoles, en entrevista con Público, el exministro de Exteriores y precandidato a la presidencia del PP, José Manuel García-Margallo, reconocía su preocupación ante este escenario, y criticaba el sistema utilizado: "En unas primarias como Dios manda no hay lugar a una segunda instancia, a un colegio de ayatolás que corrijan la voz de los militantes de base", esgrimía.

La llamada a la candidatura unitaria

Para evitar esta situación, en los últimos días ha cobrado fuerza la idea de la unión entre los dos aspirantes que pasen a la segunda ronda en una única candidatura. Este miércoles, en una entrevista en Los Desayunos de TVE, de Grandes se afanaba por defender esta opción, asegurando que "es lo que los militantes desean". "Presumo que esa actitud va a existir, que va a haber altura de miras"; "No va a haber algo que los afiliados interpreten como una guerra de poder", apostillaba.

No obstante, fuentes de la actual cúpula reconocen que esta candidatura se antoja difícil: varios aspirantes se han comprometido a integrar a sus rivales, pero no todas las combinaciones se antojan viables.

En cualquier caso, habrá que esperar hasta la noche de este jueves para lograr una foto fija del nuevo escenario. Se puede votar entre las nueve de la mañana y las ocho y media de la tarde, y no será hasta esa hora cuando las sedes comiencen a contar los votos y los comuniquen a los gerentes provinciales, encargados de informar de los resultados a la COC, informa la Agencia EFE.

Hasta este punto han llegado seis precandidatos, pero sólo dos serán desde este jueves los candidatos a presidir el PP: María Dolores de Cospedal; Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado parten como favoritos, pero en la carrera están también José Manuel García-Margallo, en Jávea; José Ramón García Hernández, en Ávila, y Elio Cabanes, en La Font de la Figuera (Valencia).

Las quinielas alternan los nombres de los tres favoritos, todas las candidaturas insisten en que se ven ganadoras, y desde Génova sólo pueden afirmar que todo está abierto, que no hay forma de anticipar qué decidirá la militancia. Nunca antes se habían visto en esta situación: se enfrentan a lo desconocido.