Público
Público

BEBÉS ROBADOS Comienza el juicio contra el doctor Vela, el primero en España por el robo de bebés durante el franquismo 

La Fiscalía solicita once años de prisión para el ginecólogo por participar en el robo de Inés Madrigal, que nació en 1969 y fue sustraída de sus padres biológicos y entregada a una pareja que no podía tener hijos 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

Familiares de bebés robados se concentran en la Puerta del Sol de Madrid.- EFE

Comienza el primer juicio por robo de bebés en España. El Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid ha decretado la apertura de juicio oral contra el doctor Eduardo Vela por el robo de un bebé en 1969, el primer caso de estas características que será enjuiciado en España.

En un auto al que ha tenido acceso Efe, el magistrado decreta la competencia de la Audiencia Provincial de Madrid para juzgar el caso y requiere al procesado una fianza de 465.000 euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias que pudieran imponerle. Del mismo modo, se ratifica la situación de libertad provisional del acusado.

La Fiscalía Provincial de Madrid pide once años de prisión para el ginecólogo por participar en el robo de Inés Madrigal, que nació en 1969 y fue sustraída de sus padres biológicos y entregada a una pareja que no podía tener hijos, mientras que la acusación particular solicita trece años de cárcel.

Según recuerda el auto, la Fiscalía acusa al doctor Vela un delito de sustracción de menor de siete años, otro de suposición de parto cometidos por facultativo y otro de falsedad en documento oficial. Asimismo, el fiscal fija en su escrito una indemnización a Inés Madrigal de 350.000 euros.

Vela ya declaró como imputado en diciembre de 2013 en relación con la denuncia del robo de Inés Madrigal, aunque se desvinculó de esa supuesta trama y negó su participación en los hechos. El ginecólogo reconoció su firma en el certificado de nacimiento de Inés Madrigal porque "firmaba cosas sin mirarlas".

Dijo además que no se explicaba ese hecho porque no conocía a Inés Pérez, una mujer estéril que figura como la madre biológica de la denunciante, pero que en realidad era la madre adoptiva.