Público
Público

Bebés robados "La monja nos dijo: 'La niña ha fallecido. La he bautizado y estará en el cielo. Está todo arreglado'"

Pilar Navarro presenta este viernes una denuncia en el Consulado de Argentina en Madrid por un presunto caso de bebé robado en 1973 en el hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid. 

Publicidad
Media: 4.09
Votos: 11
Comentarios:

Pilar Navarro acude este viernes al Consulado de Argentina en Madrid para denunciar el presunto robo de su bebé.- CEAQUA

Este miércoles el Congreso de los Diputados rindió un homenaje oficial a los diputados que participaron en las elecciones de 1977. Se trataba de conmemorar el 40 aniversario de los primeros comicios tras la dictadura del general Francisco Franco. Apenas dos días después de aquel homenaje a la Transición, Pilar Navarro acudirá a la Justicia de Argentina para denunciar que en España, en 1973, le robaron presuntamente a su bebé y que absolutamente nadie en la Administración del Estado ha hecho ni hace nada por investigarlo. 

"Intuí que me robaron a mi niña cuando leyendo artículos y libros sobre el robo de bebés en España, vi repetido lo que me habían dicho a mí, y la inexistencia de documento alguno que pudiera probar el nacimiento de aquella hija", relata Pilar Navarro. 

Esta mujer dio a luz a una niña en el hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid el 30 de mayo de 1973. Según describe, una religiosa —a la que identifica con el nombre de Sor Purificación Fernández— le comunicó que se llevaban al bebé a la incubadora del hospital por un supuesto problema respiratorio. Poco después, la familia sería informada de que la menor había sido trasladado "en incubadora portátil la Cruz Roja".

"La monja nos dijo: 'La niña ha fallecido. Pero no se preocupen que ya la he bautizado y estará en el cielo. Ya está todo arreglado"

A las pocas horas, la religiosa regresó y comunicó a la familia lo siguiente: "La niña ha fallecido. Pero no se preocupen que ya la he bautizado y estará en el cielo. Ya está todo arreglado". Así, al menos, lo recuerda Pilar en su escrito a la Justicia de Argentina. La monja no permitió a la familia ver el cuerpo de la niña ni les entregaron ningún documento que acreditara su fallecimiento. Era el año 1973. 

"El dolor fue enorme. La confianza en una monja y en el equipo del hospital era grande y salvo una protesta por haberla bautizado sin nuestro permiso, no hicimos más y nos fuimos la día siguiente a casa pensando que la niña había muerto", señala la mujer. 

Con la llegada de la democracia, Navarro comenzó a leer y a conocer casos de bebés robados en España. Vio que había paralelismos entre las situaciones de aquellas madres y la suya propia. Así, comenzó a acudir a archivos, hospitales y diferentes administraciones en busca de ayuda. No encontró ni un solo documento ni en el hospital ni en el cementerio ni en el Registro Civil que certificara la muerte de su hija. Aún así, no recibió ayuda. Nada. Cero. 

"El dolor fue enorme. La confianza en una monja y en el equipo del hospital era grande"

"Desde 2012 llevo intentando obtener documentos que ni el hospital me da, ni aparece rastro de esa niña. Tan solo tengo una certificación del Registro Civil Único, Legajos de Abortos, que dice que en todo el año 1973 no figura ningún antecedente sobre algún aborto mío", prosigue. 

Por eso, este viernes Pilar Navarro acude al Consulado de Argentina a reclamar que la Justicia del país sudamericano haga lo que España se niega: investigar. Cabe recordar que Argentina instruye la única causa judicial que investiga el período de la Guerra Civil y la dictadura franquista por posible comisión de un delito de genocidio y/o lesa humanidad. Actualmente, 18 españoles han sido imputados en Argentina en relación con esta causa. Entre ellos se encuentra el ginecólogo Abelardo Balaguer por su presunta relación con la desaparición de un bebé en 1967 en la Línea de la Concepción.