Publicado: 14.07.2015 23:54 |Actualizado: 15.07.2015 19:59

Xosé Manuel Beiras: "Podemos tiene que radicalizar más el mensaje"

El líder de Anova y tótem del galleguismo aboga por una "alternativa rupturista" que englobe a los partidos nacionalistas y de izquierdas que asuman la cuestión identitaria, pero deja claro que hay que elaborar un proyecto común y no pensar en clave electoral.

Publicidad
Media: 4.11
Votos: 19
Comentarios:
Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de Anova. / ALFREDO MATILLA

Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de Anova y diputado en el Parlamento de Galicia. / FOTOS: ALFREDO MATILLA

Xosé Manuel Beiras (Santiago, 1936) frisa los ochenta, pero lo único que le pesa es la maleta. El tótem del nacionalismo gallego ha puesto tierra de por medio para tejer un frente popular de cara a las elecciones generales, lo que el líder de Anova y diputado autonómico denomina "alternativa rupturista". Este miércoles será recibido en Barcelona por la flamante alcaldesa, Ada Colau, y por el líder de la CUP, David Fernàndez, tras establecer contactos ayer con las izquierdas periféricas durante un seminario dirigido por Alberto Garzón en los cursos de la Universidad Complutense celebrados en el Escorial, donde dejó claro que "IU y Podemos deben converger sobre la base de un proyecto común y no sobre exploraciones demoscópicas".

¿No le escama que los nuevos partidos eviten la palabra izquierda?

En realidad, no todos los partidos eluden hablar de izquierda. Nosotros, desde luego, no sólo no lo eludimos sino que lo afirmamos. La mayoría social (o los de abajo) no es un saco de arena, sino una estructura que tiene que articularse y que, además, constituye la izquierda social. Y más ahora, con la polarización entre esa izquierda social y la oligarquía antidemocrática que está dominando.

Precisamente, usted sostiene que “por encima de los partidos de izquierda está la izquierda social”. Pero, en el caso de Podemos, electoralmente hablando, ¿no cree que esa “izquierda social" queda por debajo?

Procuro no hablar de otras fuerzas políticas para decirles lo que tienen que hacer, porque hay un respeto elemental que yo practico. Ellos nacieron en un proceso eruptivo, aunque habían trabajado en la sociedad, incluso en espacios políticos organizados (como la propia Izquierda Unida), y estuvieron en contacto y colaboraron con el 15M. De todas maneras, nacen como una opción electoral en las elecciones europeas, no hay previamente un diseño de una organización política como herramienta. Eso condiciona, sobre todo por su enorme éxito en las europeas, la construcción de la organización y de su línea desde la asamblea de Vistalegre. Pero corren el riesgo de pensar que su partido es ya el espacio para la unidad popular, a base de abrir las puertas simplemente, en vez de ser la herramienta de uno de los segmentos que constituyen la realidad sociopolítica de la izquierda social.

¿Cree que Podemos piensa más en las encuestas y en las urnas que en un proyecto común? En caso afirmativo, ¿a qué lo achaca? ¿Es una cuestión de egoísmo, insolidaridad, oportunismo…? ¿O de estrategia, pragmatismo, afán de poder…?

No creo que sea una cuestión de oportunismo. El diagnóstico explicativo lo he enunciado en la pregunta anterior. Si se toman decisiones prematuras, uno acaba siendo prisionero de esas decisiones. Si son tomadas respecto a un horizonte de unas elecciones generales con un año de anticipación, habiendo por el medio varios comicios y en un periodo de transición en el que todo es convulso y cambia rápidamente, luego resulta muy difícil reajustar las cosas de manera que se adecúen a la realidad resultante del proceso que se dio entre el momento de la formulación y el momento en que habría que aplicarla. Ahí está principalmente el problema, no en otro tipo de razones.



¿Es viable un proyecto común sin Podemos?

El proceso hay que construirlo desde dentro, de abajo arriba. Me importa más la dinámica de la rebelión cívica, que ha ido en constante aceleración y aumento de potencia en el último decenio. Ésa es la auténtica protagonista. Si nos centramos en hablar de Izquierda Unida y de Podemos, estamos desenfocando la foto. Es decir, si nos planteamos qué errores pueden estar cometiendo ambos partidos que perjudiquen al proceso en vez de hablar de cuál es la dinámica de la rebelión cívica, que primero combatió en la sociedad civil y después dio el salto para ser protagonista en la palestra política, nos estamos equivocando.

En Galicia veo claro que hay tres piezas. Una son las mareas, grandes y pequeñas, que ahora están incardinándose en un proceso de diálogo e interlocución para diseñar una marea gallega. Por lo tanto, un archipiélago de alternativas a nivel municipal se está convirtiendo en una alternativa que tendrá a Galicia como espacio propio y como sujeto político. Después están los partidos: si asumimos que el motor está en la sociedad civil, no podemos operar de la misma manera que hace diez años. Y en tercer lugar, pero no menos importante, está todo el tejido asociativo: organizaciones sociales, sindicales, cívicas, vecinales, de género, etcétera.

Cuando se produjo la catástrofe del Prestige, surgió Nunca Máis. Parecía que había sido por generación espontánea, pero no, estaba antes, simplemente lo activó una determinada convulsión y un acierto total del BNG, que en vez de dirigir la orquesta hizo un llamamiento a la sociedad, del que surgió todo. Esas tres piezas, si se encajan entre sí, pueden dar lugar a una realidad política completamente diferente, capaz incluso de afrontar una ruptura con el actual régimen político a nivel del Estado. Como ves, lo más importante no es si Anova, IU o Podemos tiran para aquí o para allá, porque eso va a estar condicionado por ese potencial que es el núcleo, digamos, de la reacción en cadena.

beiras3

¿Contempla una marea gallega sin Podemos y con Esquerda Unida (EU)? ¿O una franquicia de Podemos que, sin perder su marca, absorba otros partidos?

En Galicia, lo más probable es que se articule una alternativa en la que estemos las mareas, previamente hilvanadas entre sí como un nuevo sujeto político, y los partidos nacionalistas y de izquierdas que asuman la cuestión nacional. Una alternativa de la nación gallega, no sólo nacionalista, para lograr que Galicia emerja en las elecciones generales.

¿Se sentiría cómodo con el Bloque Nacionalista Galego (BNG) dentro?

¿Por qué no?

¿Cree que el BNG debería haberse sumado a las mareas municipales? ¿Corre el riesgo de desaparecer o simplemente atraviesa una crisis coyuntural tras la que volverá a levantar cabeza?

Yo no soy profeta y tampoco tengo una bola de cristal. El propio BNG recapacitó sobre las consecuencias de sus decisiones en las tres anteriores elecciones. Por ejemplo, ha acordado no concurrir con su marca a las elecciones a las Cortes. Por lo tanto, ya es un cambio muy importante de actitud. A partir de eso, ¿por qué no me voy a sentir cómodo si siempre defendí que el nacionalismo gallego en clave de izquierda debe articularse de forma frentista? El problema empezó cuando eso se empezó a deturpar, y no vamos a hablar de historia pasada. ¿Va a desaparecer el BNG? No, porque ya en etapas anteriores encaró travesías del desierto. Otra cosa es que si las decisiones tomadas en determinado periodo por la dirección del Bloque hubiesen sido distintas, no tendría que encontrarse en esta situación, pero todo es reconducible. En cuanto a nosotros, Anova* es una formación nacionalista de izquierda, como el Bloque, pero con otro diseño y otra cultura política.

* [Liderada por Xosé Manuel Beiras y Martiño Noriega, actual alcalde de Santiago, surge en 2012 como una escisión del BNG a la que se sumaron otros partidos minoritarios. Ese año concurrieron a las elecciones gallegas bajo el paraguas de la coalición Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), integrada por Esquerda Unida (EU), Equo y Espazo Ecosocialista. Obtuvo nueve diputados autonómicos de 75, dos más que el BNG, que perdió cinco. Desde entonces, la plataforma ha sufrido dos fugas al grupo mixto: una parlamentaria de EU y otra que desertó de Anova tras fundar, junto al sector crítico, el colectivo Cerna].

¿Su acierto fue anticiparse a la hora de anteponer lo social a lo nacional?

Sabino Cuadra, diputado de Amaiur, considera que son dos partes completamente indisociables, algo que nosotros también tenemos muy claro. Otra cosa es que el componente social, en una etapa como ésta (de involución brutal, desmantelamiento del estado del bienestar y agresión sistemática por parte de los Gobiernos a las clases trabajadoras y a la mayoría social), sea un eje primordial por el que tiene que pasar la reivindicación y la lucha por la soberanía nacional.

¿Qué le espera a Grecia?

Sangre, sudor y lágrimas. Pero la guerra la ganará Grecia, aunque pierda una batalla, porque su pueblo le ha enseñado a Europa su capacidad de vencer, desde la infantería civil y con el referéndum, a todas las divisiones Panzer del Cuarto Reich, que es la UE. Eso es lo más importante que ha ocurrido, no los contenidos concretos de las negociaciones, que son graves. Políticamente, la Unión Europea se acabó.

beiras

Usted afirma que AGE y Anova son “rupturistas”. En cambio, no son irrompibles, como reflejan las fugas de dos parlamentarias. ¿Qué imagen proyectan a la ciudadanía?

AGE nació por un llamamiento hecho por la recién creada Anova. Es el resultado de lo que se pudo plasmar de frente amplio en la convocatoria de elecciones al Parlamento de Galicia, por lo tanto fue una unidad de acción para estar ahí defendiendo un programa durante la legislatura como grupo parlamentario, con todo lo que eso implicaba. No era la creación de una nueva organización política sino de una coalición electoral. Ni nosotros ni Esquerda Unida fuimos a las elecciones municipales como AGE. Anova decidió incorporarse como militancia en las mareas, es decir, promover alternativas de unidad popular. En este momento, la formación política que tiene más credibilidad ante la ciudadanía que se activó para montar las mareas es precisamente Anova. Y AGE es una experiencia que continúa, que podría ser la matriz de otras más amplias, pero algo cambió cuando la ciudadanía (que se organizaba en autodefensa de la sociedad civil) decidió también ser protagonista, un actor, en la instancia política electoral. Eso cambia todo, estamos en un nuevo ciclo.

Cerna, la corriente crítica que se escindió de Anova, es el último ejemplo de la multiplicación del gremlin nacionalista.

¡Que no, hombre!

¿No hay atomización en la izquierda, sea estatal o nacionalista? Por no hablar de la izquierda y del nacionalismo extraparlamentarios...

¡Que no hay atomización! ¡Pero vamos a ver, pongamos las cosas en sus proporciones, porque si no perdemos el punto de vista! Si te sale un grano, no es lo mismo que si te sale un tumor en el hígado. Lo que ocurrió en Anova, muy tenso y dramático, fue consecuencia de que el éxito de AGE se convirtió en un problema, porque era una organización recién nacida que, en vez de dedicar todas sus energías tras su éxito electoral a expandirse y a trabajar en sociedad, tuvo que dedicarse fundamentalmente a hacer política en el Parlamento de Galicia. Eso hizo pivotar el centro de gravedad. En cambio, para Esquerda Unida, AGE era una alianza estratégica. Pero es lógico, porque si nosotros hacemos el paso de fronteras, es decir, si vamos en un frente amplio de fuerzas soberanistas y fuerzas de izquierdas no nacionalistas que asumen la cuestión nacional gallega, evidentemente se juntan culturas políticas muy distintas. Y ésa es la causa de estos problemas. Pero hoy Anova, con todas sus renuncias a protagonismos, se ha convertido en la organización que más credibilidad tiene entre la ciudadanía que apuesta por las nuevas formas de transformar a la propia ciudadanía en el actor y en el motor fundamental.

¿Qué aprendió Pablo Iglesias cuando asesoró a AGE en las pasadas elecciones gallegas, entendidas como el laboratorio político de lo que ha venido después?

Eso tiene que contestarlo él, pero la respuesta de la ciudadanía gallega lo iluminó. La experiencia de lo que significó AGE fue un ensayo que tuvo un enorme éxito electoral, porque en quince días llegó a tener nueve diputados y superó al propio BNG, aunque eso fue circunstancial.

¿Usted, a ojos de Podemos, sería casta?

No, porque entonces también lo serían los miembros de Podemos que están en gobiernos municipales.

¿Es Podemos el nuevo PSOE?

No lo creo. Aunque objetivamente existen riesgos de que ciertas dinámicas y ciertas líneas de conducta de Podemos puedan, incluso contra su voluntad, llevarlos a ser eso, pero confío en que no.

¿Cuánto lastre más tendrá que soltar Podemos para tener opciones de Gobierno? Me refiero a la suavización del mensaje, a...

Todo lo contrario, yo creo que Podemos tiene que radicalizar más el mensaje. La ciudadanía que protagonizó las mareas practica valores republicanos, aunque no lo digan ni, a lo mejor algunas personas, sean conscientes de ello. Pero hay algo fundamental que no está saliendo en esta conversación: para construir una alternativa rupturista, lo primero es dialogar, discutir y elaborar un proyecto común; y no directamente una alternativa electoral, que te lleva a lo mismo de siempre: ¿con qué programa?, ¿con qué acuerdos?, ¿con qué proyecto a medio y largo plazo? Corres el gran riesgo de convertirte en un partido al estilo de la vieja política.

Usted insiste en que “el cambio está en la ciudadanía”, pero los políticos siguen empotrándose en las listas electorales.

Todos los ciudadanos que se implican en el combate dentro de la sociedad civil con un proyecto político son políticos y hacen política. Otra cosa es profesionalizar la política y convertirse en cargos institucionales que viven de eso y que, además, quedan cautivos de esa condición. Eso es completamente distinto. No hay que caer en los mensajes perversos lanzados precisamente desde los segmentos más reaccionarios para denostar la política, caso del PP, porque lo hace en su propio beneficio.

¿Verá una Catalunya independiente?

No lo sé. Tampoco sé si lo saben los catalanes.

beiras

¡Quién le iba a decir a Fraga que usted iba a seguir aquí!

Que yo iba a seguir me lo decía el propio Fraga durante los famosos diálogos institucionales.

Dado que usted echa pestes de Feijóo, que ha sonado como sucesor de Rajoy, ¿a quién ve usted como digno heredero del líder del PP?

Rajoy no puede tener herederos, porque si los tuviese sería un desastre para la Marca España. Es inconcebible que un personaje como él pueda ser presidente de un Estado que se precie. Entonces, los herederos todavía peor…

¿Ha venido Ciudadanos a rescatar el bipartidismo o será el nuevo bipartidismo?

Ciudadanos es un buen montaje de la plutocracia para impedir que Podemos pudiese seguir recogiendo el voto descontento, cabreado y minado de votantes de la derecha. Lo que no cambia en esos votantes es su ideología: los peperos que votaron a Podemos no dejaron de ser conservadores. Y para eso montaron Ciudadanos: para ocupar ese espacio y poner ahí un dique.

¿Pensó que usted llegaría a ser presidente de la Xunta?

No.

¿Y lo piensa?

Ahora ya ni de coña. Nunca lo pensé. Yo estaba convencido de que no.

No falta tanto para las gallegas...

¡No, no, no! Dar por sentado que va a haber comicios autonómicos el año que viene significa dar por sentado y decirle a los ciudadanos que no va a haber ruptura democrática, y yo en eso no colaboro. Ya veremos lo que pasa después de las elecciones generales. ¡Es un error estar hablando de que se quiere una ruptura democrática y, al mismo tiempo, de proyectos para unas elecciones gallegas! ¿En qué quedamos? ¿En que no va a pasar nada? ¡Cojonudo, vamos! Pues sí que es una manera de activar a la ciudadanía hacia un finiquito del régimen borbónico...

¿Qué le ha faltado por hacer?

Todo. Casi todo lo que quería. Entre otras cosas, me han faltado muchos años para poder seguir en mi auténtica vocación y profesión, que es la universidad, la docencia, el estudio y hacer pedagogía, no sólo en la universidad sino también en la sociedad.