Publicado: 09.12.2014 00:01 |Actualizado: 09.12.2014 00:01

Benegas sustituye a Guerra como "el anciano de la tribu" en las Cortes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La renuncia de Alfonso Guerra a su acta de diputado por Sevilla, anunciada para dentro de diez días tras la votación sobre el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2015, va a marcar un antes y un después en la historia del parlamentarismo español desde 1977. Guerra ha sido hasta estos días el único diputado que ha mantenido tal condición a lo largo de las once legislaturas parlamentarias desde la constitución del primer Congreso de los Diputados que surgió de las primeras elecciones democráticas tras la dictadura franquista.

A partir de la marcha de Guerra —en el Senado no hay ningún caso— se pierde definitivamente el hilo de continuidad entre quienes formaron parte de la Legislatura Constituyente y los parlamentarios actuales. El sustituto del diputado socialista sevillano como el "anciano de la tribu" parlamentaria es José María "Txiqui" Benegas, diputado socialista por Bizkaia.

Benegas formó parte del primer Congreso de los Diputados surgido de los comicios del 15 de junio de 1977 y ha repetido esa condición en todas las legislaturas excepto en una: la III, entre 1986 y 1989, tiempo en el que fue diputado en el Parlamento vasco coincidiendo con una plena dedicación a la política autonómica de Euskadi. Se queda, por lo tanto, como el parlamentario más antiguo y con más legislaturas a cuestas, diez, entre quienes están en activo.

Junto con Benegas hay tan sólo otro diputado tan antiguo: Manuel Chaves, también socialista electo por la circunscripción de Cádiz. Este político andaluz se mantuvo como diputado en las cuatro legislaturas siguientes, hasta 1993, pero se ausentó en las cinco que van desde entonces hasta la actual, que arrancó en 2011 cuando repitió escaño por la provincia gaditana. Acumula seis legislaturas.

Tal vez la segunda posición por antigüedad y longevidad le corresponda al valenciano Joan Lerma, también socialista. Fue elegido diputado por Valencia en la I Legislatura y repitió a la siguiente, aunque la abandonó para convertirse en presidente de la Generalitat Valenciana en 1983. A partir de julio de 1995, tras perder el PSPV-PSOE los comicios autonómicos, Lerma volvió como parlamentario nacional, esta vez como senador, condición que ha mantenido de forma continuada durante seis legislaturas hasta la actualidad. En total, ocho legislaturas entre ambas cámaras.

Otro caso de larga continuidad pero con menor antigüedad lo representa el diputado Jesús Caldera, también socialista electo por la circunscripción de Salamanca. Este político castellanoleonés ha mantenido la condición de diputado de forma continuada desde la II Legislatura, es decir desde 1982. Es decir, tiene experiencia en nueve legislaturas diferentes. Hay que hacer notar que, salvo Benegas, los otros tres citados han sido también ministros, bien de Felipe González, bien de José Luis Rodríguez Zapatero. Eso sí, Benegas fue consejero de Interior del Gobierno vasco.

Ex equo con Caldera aparece el primer diputado del PP con más legislaturas a cuestas: Ignacio Gil Lázaro. Este diputado por Valencia entró por primera vez en la Cámara baja en la II Legislatura, aunque ya comenzada para sustituir a un correligionario. Desde entones ha mantenido la condición de parlamentario nacional sin ininterrupción, aunque en la IV Legislatura, entre 1989 y 1993, ocupó escaño en el Senado. En total, nueve legislaturas. Es el parlamentario conservador más veterano entre los que están en activo.

Tan antiguos como Caldera y Gil Lázaro —diputados ya en la II Legislatura— apenas hay tres más, auque por diversas circunstancias no se mantuvieron de forma continuada como parlamentarios: la socialista Teresa Cunillera, el nacionalista catalán Josep Antoni Duran i Lleida y el popular Arturo García-Tizón. Son quienes siguen en el orden de una antigüedad mayor.

Cunillera, tras la II Legislatura, optó por la política catalana y se ausentó de las Cortes en las tres legislaturas siguientes. Regresó al Palacio de la Carrera de San Jerónimo en 1996 con la VI Legislatura y desde entonces se mantiene como diputada. En consecuencia acumula seis legislaturas.

El caso de Duran i Lleida es algo parecido. Tras ser diputado durante la II, III y IV Legislaturas optó también por la política catalana —fue conseller con Jordi Pujol— y después de otras tres legislaturas ausente regreso en la VIII Legislatura, en 2004, manteniéndose como diputado hasta estos momentos. En total suma seis legislaturas.

El popular García-Tizón, también electo en la II Legislatura (1982) por Toledo, mantuvo la condición de parlamentario en la Cámara baja en la siguiente legislatura, la III, pero a partir de entonces abrió un largo paréntesis de cinco legislaturas. No regresó al congreso de los Diputados, siempre con el PP, hasta la pasada legislatura, la IX, para repetir escaño en la actual. Pese a su antigüedad acumula cuatro legislaturas como diputado.

La lista de los diputados o senadores actuales que iniciaron su actividad como parlamentarios a partir de la III y IV Legislaturas aumenta de forma significativa, aunque no son muchos los que se han mantenido de forma continuada en el escaño en los últimos 25 años.

En Estados Unidos, hasta las recientes elecciones al Congreso federal, había un par de casos de miembros de la Cámara de Representantes que acumulaban el medio siglo como congresistas y algunos senadores superan los 40 años en la Cámara alta de ese país. Aquí el más longevo será Alfonso Guerra con una marca de 37 años y medio sin interrupción como diputado. Será muy difícil superar ese listón.