Publicado: 24.04.2014 13:29 |Actualizado: 24.04.2014 13:29

El 'bibliotecario' de Al Qaeda, que amenazó a Aznar y Solana, se sienta en el banquillo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mudhar Hussein Al Malaki, conocido como el bibliotecario de Al Qaeda, ha negado este jueves en el juicio que ha comenzado contra él que hubiera marcado en Internet objetivos como el del expresidente del Gobierno de España José María Aznar y ha rechazado que adoctrinara en la red a yihadistas combatientes.

La Audiencia Nacional ha celebrado en su sede de San Fernando de Henares (Madrid) el juicio de Mudhar Hussein Al Malaki, que se enfrenta a una petición del fiscal de 8 años de cárcel por integración en organización terrorista.

Según el fiscal, tras la muerte del líder de Al Qaeda Bin Laden señaló como objetivos en Internet a José María Aznar, al exsecretario de la OTAN Javier Solana, a los presidentes de Estados Unidos George Bush -padre e hijo-, Bill Clinton y Barack Obama, a la ex secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright y al ex primer ministro británico Tony Blair.

El acusado ha reconocido que quizá se "había pasado" al llamar a estas personas "criminales de guerra" pero ha asegurado que no los mencionó en Internet como una lista de objetivos para atentar contra ellos. Ha comentado que "muchas personas incluso artistas se manifestaron contra la guerra de Irak y Afganistán y no ha pasado nada pues todo el mundo estaba en contra de ella y de que se matara a gente inocente", y ha añadido que son países que "han quedado destruidos por una mentira".

Al respecto, ha confesado que ha expresado sus opiniones con rezos y plegarias porque "está muriendo mucha gente inocente con la invasión en Irak y Afganistán por Estados Unidos".

Al Malaki ha insistido en que él no formaba parte de una red que adoctrinara con instrucciones a combatientes yihadistas y que su participación en foros de Internet no obedecían a órdenes de superiores, así como que jamás recibió directamente de Al Qaeda comunicado alguno.

Ha asegurado que simplemente coleccionaba documentos como cursos de explosivos y de venenos que compartía en foros y chat de información y opinión de internet junto con fotos de atentados como los del 11-M de Madrid, del 11-S de Nueva York y de las guerras de Irak y Afganistán.

El acusado ha indicado que cuando subía en Internet documentos como por ejemplo cursos de explosivos lo hacía para compartir parte de su colección sin que sospechara que se fuera a hacer mal uso de ello sino como mera información, "que eso no hace daño", ha apostillado. Ha reconocido que terminaba sus participaciones en la red con coletillas como "sangre, destrucción, sacrificio, aniquilación" pero ha asegurado que era un "corta y pega" para marcar que ya había leído un documento, sin que él fuera el autor de las mismas.

Al Malaki fue detenido en Valencia el 27 de marzo de 2012 y el sobrenombre de bibliotecario de Al Qaeda se debe a que entre los productos que gestionaba y difundía figuraban los manuales y enciclopedias de entrenamiento terrorista que almacenaba y ponía a disposición de terceros, según el fiscal. En la vista ha relatado que vive en España desde 1980, que está casado y que tiene una hija.