Publicado: 03.03.2014 07:00 |Actualizado: 03.03.2014 07:00

Bilbao al rey, a Rajoy y al FMI: "No sois bienvenidos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aingeru Aizpiolea es uno más de los 97.622 parados que hay en Bizkaia. Este lunes, será uno de los tantos desempleados vascos que protestará contra la cumbre económica que se celebrará en Bilbao, una ciudad que reunirá en una misma sala a los máximos representantes del poder político y financiero: entre el discurso del Rey Juan Carlos por la mañana y del presidente Mariano Rajoy por la tarde, una larga catarata de empresarios, banqueros y políticos hablarán sobre recortes y otras medidas de ajuste en el primer "Global Forum Spain". Llueva o haga sol, el día se prevé caliente.

La gran cita se celebra en el Museo Guggenheim de Bilbao, un lugar que los manifestantes sólo podrán ver a través de postales. Según ha podido confirmar Público, el Departamento de Interior del Gobierno Vasco desplegará un numeroso operativo policial que impedirá el más mínimo contacto entre los ciudadanos y los asistentes a este evento, organizado por el Club de Exportadores e Inversores Españoles y el Ministerio de Economía. Sus promotores lo han definido como "el primer gran foro español de carácter económico y ámbito internacional", por lo que han asegurado que "servirá para debatir al máximo nivel en torno a la política económica que Europa necesita para reiniciar un proceso de crecimiento capaz de reducir las elevadas tasas de desempleo que persisten en muchos países europeos tras las crisis iniciada en 2007", según consta en las notas de prensa redactadas por su gabinete de comunicación.

Entre los invitados -además del Rey y Rajoy- figuran la directora del FMI, Christine Legarde; los ministros españoles de Industria y Economía, José Manuel Soria y Luis de Guindos; el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer; Cesar Alierta, presidente ejecutivo de Telefónica; Francisco González, presidente de BBVA; o Ignacio Sánchez Galán, máximo responsable de Iberdrola, entre otros tantos jefes de bancos y empresas. El cartel se completa con los nombres de algunos periodistas de medios afines al conservadurismo, como Richard Boudreaux, corresponsal jefe en España del Wall Street Journal, o Manuel Álvarez, corresponsal económico del periódico El Correo, perteneciente al Grupo Vocento. Tampoco faltarán el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, ambos del Partido Nacionalista Vasco (PNV).  

"En resumidas cuentas, son los mismos que no paran de machacarnos con sus políticas, y encima vienen a Bilbao con más recortes y reformas laborales en la carpeta. Por esa razón, deben saber que no son bienvenidos", afirma Aingeru Aizpeolea. Este joven forma parte del colectivo de desempleados de Sestao, la localidad del País Vasco con más tasa de paro: de acuerdo a las dramáticas cifras de la zona, este antiguo pueblo industrial tiene a 3.348 de sus vecinos sin trabajo, lo que equivale al 26% de su población activa.

"Cuando nos enteramos que todos esos personajes del mundo político y financiero iban a venir a Bilbao, no lo dudamos ni un momento: teníamos que hacer algo", señala. Ese "algo" se traducirá este lunes en un bloque de asambleas de parados que a las 9.30 se concentrará en los accesos de esta ciudad y marchará a pie hasta el centro. Allí se sumará a las dos columnas de manifestantes que a las 10.00 partirán desde el Teatro Arriaga y la Plaza Moyua, respondiendo a la convocatoria lanzada por la plataforma "Gune" que integran los sindicatos ELA, LAB, ESK, EHNE, STEE-EILAS, CNT y CGT, así como un buen número de organizaciones sociales.

"El objetivo principal es que este día no pase desapercibido para nadie", señala a Público el secretario general de CNT en Bilbao, Endika Alabort. La organización anarcosindicalista empezará a moverse desde la mañana para protestar contra una cumbre que, a juicio de Alabort, "se parece mucho a una provocación". "Esta reunión demuestra que los capitalistas no tienen absolutamente ningún reparo: les da igual despedir a millones de trabajadores, que la gente se tire de los balcones porque les están desahuciando... Les da igual todo, porque han perdido el miedo. Y frente a eso, hay que tomar la calle", señala.

Las movilizaciones no se limitarán a la mañana, sino que se prolongarán durante todo el día. De esa manera, a partir de las 16.00 se celebrará una charla en el paraninfo de la Universidad del País Vasco (UPV). Más allá del contenido de las conferencias -que versarán principalmente sobre alternativas económicas al sistema actual-, el acto tendrá un aspecto simbólico que nadie podrá obviar: el edificio de la UPV que acogerá este evento se encuentra a escasa distancia del Museo Guggenheim, sede del repudiado Global Forum Spain. A esa misma hora, los representantes políticos y financieros estarán debatiendo sobre las "oportunidades de la globalización para las empresas europeas", con la intervención principal del comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht. Después vendrá Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, para dar sus recomendaciones sobre "productividad, innovación y competencia: claves para la competitividad".

El cierre de la cumbre estará a cargo de Rajoy y de su ministro De Guindos, quienes entregarán los "premios Start-ex a las empresas con vocación global". Cuando el presidente comience su discurso de despedida ante empresarios y economistas, los manifestantes se concentrarán en la plaza Euskadi -situada junto a la Torre Iberdrola- para dejar patente su malestar ante estas visitas. "No hay que olvidar que estamos hablando de los responsables -y sus tontos útiles- de la reforma laboral, los recortes y los desahucios", sentencia Alabort.    

Por su parte, las centrales sindicales CCOO, UGT y USO se movilizaron el domingo bajo un lema bilingüe: "Stop Austerecidy. FMI pikutara" -una expresión en euskera equivalente a "vete a freír espárragos"-. Durante el recorrido, los manifestantes locales estuvieron acompañados por dirigentes de varias organizaciones sindicales europeas. También el domingo, la coalición independentista EH Bildu celebró una conferencia internacional contra la troika que contó con la presencia de dirigentes de Syriza (Grecia), Sinistra Ecologia Libertà (Italia), Sinn Fèin (Irlanda), Bloco de Esquerda (Portugal), Die Linke (Alemania) y UDB (Bretaña).   

A estas voces críticas también se han sumado algunas organizaciones de la iglesia en Euskadi. Las delegaciones diocesanas de "Misiones" y  "Caridad y Justicia" han firmado junto a Cáritas un comunicado en el que muestran su pesar por la ausencia en la cumbre de "otros agentes sociales que puedan hacer llegar la voz de tantas personas desempleadas, familias desahuciadas, jóvenes y mujeres con empleo precario, hogares que han traspasado el umbral de la pobreza en nuestro país". En sus rezos de este lunes también se acordarán del FMI.