Publicado: 20.05.2015 20:13 |Actualizado: 21.05.2015 07:00

“Si Esquerra Unida no tiene presencia en Les Corts, no será posible desalojar al PP”

El candidato de EUPV a la presidencia valenciana asegura que, para que las cuentas por la izquierda salgan, “el voto más útil en estos momentos es claramente el voto a Esquerra Unida”.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Ignacio Blanco./EFE

Ignacio Blanco./EFE

VALENCIA.- Con algo de retraso por culpa de la enésima rueda de prensa de urgencia sobre el ‘caso Imelsa’, Ignacio Blanco (Algemesí, 1974) llega a la entrevista acalorado –los termómetros marcan 45 grados a la sombra en este día de mayo africano- y con hambre. “Si la política fuera cuestión de justicia o de méritos” Esquerra Unida ganaría “con claridad” las próximas elecciones autonómicas; “hemos hecho más méritos que nadie”, valora sin dudar este funcionario de carrera, sindicalista y extrabajador de Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), la misma fundación de la que se nutrió Podemos para elegir a sus altos cargos. Blanco defiende su partido como un movimiento “político y social” sólido que está “con un pie en las instituciones y cien pies en la calle” que no pedirá “una o dos” consejerías, sino que velará por las políticas que se hagan en todas ellas.

Ustedes dicen que es tiempo de izquierdas. Sin embargo, las encuestas hablan de que el tiempo de la dicotomía entre la izquierda y la derecha ya pasó….

Nosotros no hablamos del tiempo desmoscópico, hablamos del tiempo histórico. Tenemos que recuperar los derechos democráticos y sociales que nos han recortado gobiernos que responden a intereses muy concretos y que claramente hacen política de derechas. Por eso, más allá de las encuestas que, en cualquier caso se confirmarán o no en las urnas, entendemos que hace falta cambiar la orientación de las políticas a todos niveles. Para recuperar la soberanía y volver a defender los derechos de la clase trabajadora hace falta una izquierda firme con planteamientos programáticos claros y la capacidad de llevarlos a término.

Si la legislatura anterior, Mónica Oltra emergía como parlamentaria revelación, en esta que acaba la prensa coincide en señalarle a usted como el azote del Gobierno de Alberto Fabra. Sin embargo, los sondeos tienen a su formación en el filo. ¿Cómo lo valora?
Es una pregunta muy recurrente en todas las entrevistas y tiene una parte positiva que es que existe un reconocimiento prácticamente unánime de nuestro trabajo. Nos lo reconocen incluso hasta otros partidos políticos, que hemos sido los que más hemos luchado contra la corrupción. Yo añado que hemos sido también los que más propuestas hemos hecho para hacer políticas que defendieran otro modelo. Un modelo sostenible ambientalmente y socialmente justo. Si la política fuera cuestión de justicia o de méritos, el PP no hubiera ganado con mayoría absoluta elección tras elección y nosotros ahora ganaríamos con claridad porque creo que hemos hecho más méritos que nadie. Claramente en la política juegan muchos factores, pero nosotros estamos convencidos que vamos a obtener un buen resultado. Todas las encuestas coinciden en una cosa: el resultado global depende del resultado de Esquerra Unida. Si Esquerra Unida tiene presencia en las Cortes Valencianas, habrá cambio y desalojaremos al PP del gobierno de la Generalitat. Si no, no será posible. Por tanto, el voto más útil en estos momentos es claramente el voto a Esquerra Unida.

En los últimos años IU ha posibilitado gobiernos de diferente signo en todo el Estado. ¿Piensa en algún modelo o experiencia previa de sus colegas que usted aplicaría en un futurible Consell?
Tenemos muchas experiencias a nivel municipal y también algunas importantes a nivel autonómico. Podemos estar orgullosos de la política de vivienda en el País Vasco y también de la política de vivienda y de lucha contra la exclusión social en Andalucía. Pero también estamos muy orgullosos de las políticas de participación ciudadana y de juventud, y de la política fiscal progresiva y medioambiental que estamos haciendo en muchos ayuntamientos. Muchas veces se pone de ejemplo Córdoba, Rivas o San Fernando de Henares, pero también tenemos buenas experiencias en el País Valenciano. Tenemos dos alcaldías con mayoría absoluta donde hemos repetido dos legislaturas y estoy convencido de que volveremos a ganar. Eso demuestra que estamos cerca de los problemas de la gente y somos capaces de solucionarlos. Por ejemplo, en Alcoi estamos gobernando y demostrando que se puede hacer política de otra manera en muchos aspectos, tanto en el enfoque territorial, como en el ámbito de las políticas culturales. Tenemos capacidad demostrada, gente formada y con experiencia que podemos volcar también en el ámbito autonómico.

¿Qué papel jugaría Esquerra Unida en un posible gobierno de izquierdas?
Eso depende de una negociación que se tiene que hacer sobre bases políticas, no personales. Lo fundamental es hablar de qué políticas vamos a hacer más que de quién va ser presidente o presidenta. No nos interesa una o dos consejerías, nos interesan las políticas que se hagan en todas las consejerías. Por lo tanto, cualquier acuerdo –sea de legislatura o de gobierno- siempre lo haremos de manera transparente, con voluntad de participación y sobre medidas concretas.

Decía antes que sí ve reconocido el trabajo de Esquerra Unida. Sin embargo, esa intención de voto parece que está volando hacia otro candidato más desconocido. ¿Cree que EUPV está pagando los platos rotos de IU Madrid?
Evidentemente, en Madrid se han producido situaciones que han dificultado el trabajo del resto de federaciones de Izquierda Unida. Es injusto porque no tiene nada que ver con la situación del País Valenciano, Catalunya, Aragón, Murcia, Asturias o Galicia. Hay una tendencia en este Estado a pensar que todo lo que pasa en Madrid es más importante que lo que pasa en otros sitios. Nosotros intentamos valencianizar la campaña. Estamos muy orgullosos de IU, que creemos que es la organización que con más ahínco ha luchado contra el bipartidismo, la corrupción y los recortes, pero queremos que se nos valore por nuestro trabajo aquí y que no nos afecten cuestiones que nos son completamente ajenas y no son de todo el Estado. Son de una única comunidad autónoma y esperamos que se resuelvan, lógicamente.

¿Qué tiene Podemos que no tenga Esquerra Unida?
Podemos va mutando. No es el mismo Podemos el de hace un año que el de ahora. Hace un año, antes de las elecciones [europeas], era una fórmula que parecía presentarse como algo distinto a los partidos tradicionales, vinculada a círculos y con un programa rupturista. Hoy en día vemos un partido fuertemente jerarquizado, muy centralista y que ha cambiado su programa antes de tener oportunidad de aplicarlo. En ese sentido, la respuesta que pueda dar hoy a lo mejor no vale dentro de unos meses. Creo que Podemos tiene éxito demoscópico y probablemente también tenga éxito electoral, pero eso está por ver. Pero solo con un buen resultado electoral no se trasforma la sociedad, hace falta mucho más. Por eso Esquerra Unida siempre ha tenido claro que somos un movimiento político y social. Estamos con un pie en las instituciones y con cien pies en la calle construyendo un proyecto sólido que va más allá de fluctuaciones que son muy sensibles a las campañas mediáticas, como ha pasado con Podemos. Hace cuatro meses parecía que iban a ganar las elecciones, ahora están tal vez como cuarta fuerza política. Podemos comparte con IU planteamientos en muchas cuestiones, pero le falta bagaje, trayectoria, organización y sobre todo la solidez ideológica que tiene IU.

En su campaña llama la atención la defensa de EUPV de RTVV, que promete reabrir con los mismos trabajadores que, por acción u omisión, participaron en aquel medio del que todos hoy abominan.
Bueno, Esquerra Unida quiere reabrir un servicio público que es fundamental para un derecho de la sociedad valenciana; tener un medio público, en nuestra lengua, que vertebre el territorio y que sea efectivo.

¿Entonces no con los mismos trabajadores?
Según los expertos que nosotros hemos consultado, crear una nueva empresa sería casi inviable por varios motivos, uno de ellos es laboral. Podría haber 1.600 reclamaciones ante el orden social por suspensión de empleo. Nuestro objetivo político es claro: reabrir RTVV, pero gestionarla de manera muy diferente para que cumpla su función de servicio público, para que emita una programación de calidad, dé información objetiva y plural, sea íntegramente en valenciano… Para que sirva para lo que fue en su momento creada y no en lo que se pervirtió después de muchos años. El resto de cuestiones son más técnicas. Estamos hablando con otras formaciones políticas, estamos en proceso de estudio y entendemos que la opción más viable por lo que los expertos nos han dicho podría ser retrotraer las actuaciones y hacer un nuevo Expediente de Regulación de Empleo, pero es una cuestión fundamentalmente técnica.

¿No cree que de alguna manera sería como pegarse un tiro en el pie? Muchos ciudadanos se sintieron engañados por esos trabajadores y, por otra parte, hay muchos profesionales que no participaron de aquella manipulación.
Yo creo que generalizar siempre es injusto: ni todos los políticos son corruptos, ni todos los funcionarios son vagos, ni todos los periodistas o profesionales de RTVV eran siervos del poder. Hubo gente que tuvo comportamientos indignos y gente que tuvo comportamientos muy dignos. A partir de ahí, esa no es la discusión, sinceramente. La discusión es cómo podemos hacer que sea viable, legal y económicamente una reapertura que haga efectivos los derechos de la sociedad valenciana. Estoy pensando en los cinco millones de valencianos y valencianas que nos hemos quedado sin televisión autonómica y que estamos en estos momentos completamente silenciados. No tenemos información de lo que pasa en nuestro territorio, ni información en nuestra lengua. Eso es lo fundamental. Lo demás hay que estudiarlo y abordarlo desde el entendimiento entre fuerzas políticas, sociales y, si puede ser, sindicales.

¿Por qué eligieron a Esquerra Republicana del País Valencià como socia?
No elegimos a Esquerra Republicana, en Acord Ciutadà estamos cuatro partidos políticos.

Esquerra Republicana el más relevante de ellos…
Porque coincidimos en las movilizaciones sociales, porque nos vemos en la calle. Porque a nivel local ha habido entendimiento en muchos municipios. Y porque ellos han sido muy generosos: han renunciado a cualquier tipo de exigencia, tanto en las candidaturas como en los planteamientos programáticos, y han asumido su responsabilidad para que en este momento hagamos aquello que la gente nos pide en la calle: ‘uníos, uníos, uníos, que no se pierda ningún voto’. Eso es lo que vamos a hacer, porque 11.000 votos podían ser decisivos para que hubiera un cambio en este país que es fundamental. En ese sentido, creo que nosotros hemos respondido a ese anhelo de unidad sin por ello modificar nuestro programa político. Hay amplísimas coincidencias con ERPV, con Els Verds y con Alternativa Socialista sobre cuestiones de programa autonómico. Podemos diferir en el modelo de Estado, pero eso no se va a decidir en las Cortes Valencianas.