Público
Público

Blesa Blesa estaba "preocupado, pero nunca deprimido" por su situación judicial, aseguran desde su entorno cercano

El expresidente de Caja Madrid, con varias causas judiciales abiertas, se quitó la vida ayer a las 7.30 de la mañana en una finca de caza de Córdoba. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Miguel Blesa, saliendo de los juzgados /EUROPA PRESS

Miguel Blesa apareció muerto ayer en una finca de un pueblo de Córdoba con un disparo en el pecho. Según la autopsia realizada esta misma mañana se ha confirmado que se trata de un suicidio.

El fallecimiento del expresidente de Caja Madrid, que ha dejado varios frentes judiciales abiertos, ha cogido por sorpresa a todos, especialmente a su familia que no baraja ninguna hipótesis sobre lo sucedido, según afirman fuentes de su entorno. 

Puerto de Toro, la finca en la que ha se encontraba Blesa era gestionada por un amigo suyo a la que solía acudir con cierta frecuencia. El exbanquero hacía tiempo que no cazaba pero seguía visitándola al menos dos veces al año, y algunas veces iba incluso con su familia. Según las fuentes que lo acompañaban ese día cuentan que se mostraba indeciso respecto a su asistencia: "Unos días decía que iría la finca, otros que no…". Finalmente, la noche del martes avisó que estaba de camino. Llegó a las dos de la madrugada, cuando solía llegar a primeras horas de la noche.

En la finca había dos guardas, la mujer de uno de ellos y el dueño, Rafael Alcaide

Cuando llegó, sorprendió que viajaba sin equipaje, cuando "siempre lo hacía con una gran bolsa". También sorprendió que llegó con armas a la finca, a pesar de que hacía tiempo que ya no cazaba. Blesa estaba en posesión de las licencias de caza D y E y era propietario de 15 armas. Nada más llegar, pronto se fue a descansar, y, a las 7.30 horas, Blesa ya estaba desayunando. En la finca había dos guardas, la mujer de uno de ellos y Rafael A. Alcaide, uno de los gestores del coto de caza y amigo personal.

Durante el desayuno, Blesa se levantó y les dijo que iba a mover el coche. Según los amigos que le acompañaban lo siguiente que escucharon fue un fuerte sonido de un disparo.  Cuando acudieron a ver qué había sido se encontraron el cuerpo del exbanquero en el interior del vehículo. 

La autopsia confirma que ha sido un suicidio

La autopsia practicada al cadáver del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha confirmado hoy el suicido del exbanquero. El cuerpo sin vida de Blesa ya ha salido de las dependencias del Instituto Anatómico Forense de Córdoba y ha llegado al tanatorio de Las Quemadas de Córdoba, donde ya se encuentran familiares y amigos del fallecido a la espera de que el cadáver sea incinerado.

Los guardas y su amigo hallaron a Blesa con un disparo en el pecho y solo

Uno de los guardas y el amigo que se encontraban con él habían escuchado un disparo. Al ir a ver lo ocurrido, hallaron a Blesa junto al coche con un disparo en el pecho. Fue un trabajador del cortijo quién alertó al servicio de Emergencias del 112 a las 7.50 horas. La hora de la muerte se certificó a las 8.40 horas por "la perforación en el tórax causada por una bala de escopeta", según fuentes de la Guardia Civil. El alcalde ya confirmó que en el momento del fallecimiento, Blesa "se encontraba solo", dando a entender que la hipótesis más plausible era el suicidio, tal y como se ha afirmado.

Sobre las 12.00 horas, la titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Peñarroya-Pueblonuevo ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Córdoba, donde se le realizará la autopsia.

Los primeros en prestar declaración fueron quienes se encontraban en la finca en el momento del suceso: Alcaide, un empleado del cortijo y el guarda. Los agentes también han interrogado a amigos del grupo de caza e incluso a personas del municipio de Villanueva del Rey. El Juzgado de Instrucción número 2 de Peñarroya ha asumido la investigación. 

El entorno de Blesa, sorprendido por el fallecimiento

Según fuentes cercanas al expresidente de Caja Madrid, el suicidio ha sido una gran sorpresa para toda la familia y no daban credibilidad a que la causa de la muerte fuese ésta. Según estas mismas fuentes, Blesa no había expresado una intención parecida, ni siquiera después de los múltiples casos fiscales de los que había sido acusado. 

Aseguran que Blesa, que fue condenado el pasado 23 de febrero a seis años de prisión por apropiación indebida del patrimonio de Caja Madrid, estaba estable, "preocupado, pero nunca deprimido" por su situación judicial.

Todos coinciden en que Blesa estaba "preocupado, pero nunca deprimido"  y que había superado momentos peores que el actual, como en 2013, cuando el entonces juez Elpidio Silva dictó su prisión provisional y tuvo que ingresar en Soto del Real.