Público
Público

Bódalo consigue el tercer grado tras un año y medio de cárcel

El exconcejal de Jaén en Común ha conseguido el tercer grado, tras la última petición realizada por su abogado el pasado mes de mayo.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6
Comentarios:

El exconcejal de Jaén en Común, Andrés Bódalo. EFE/José Manuel Pedrosa

"No podemos estar más contentos. Al final todos los trámites han tenido efecto", declara Rosi, esposa de Andrés Bódalo, en exclusiva a Público al conocer la noticia de la concesión del tercer grado a su marido, ex concejal de Jaén en Común (JeC)
y dirigente en la comarca del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

La condena impuesta de tres años y medio de cárcel por golpear al socialista Juan Ibarra, entonces teniente alcalde de Jódar, durante una manifestación ha obligado a Andrés, de 44 años de edad, a estar un año y medio recluido en la prisión provincial de Jaén. "El próximo 30 de septiembre Andrés cumplía los dieciocho meses de cárcel. El abogado no ha sido el primero en ser informado de la notificación del tercer grado", aclara su mujer.

La llamada de Bódalo, de apenas cinco minutos a las 12:00 horas de esta mañana, le han permitido a Rosi y a otros miembros del SAT como Oscar Reina conocer la noticia: "Me ha llamado emocionado y casi llorando, sin apenas tener tiempo. Le han notificado en persona el director de la cárcel la concesión y esta tarde su abogado conocerá todos los detalles".

Por su parte, Oscar Reina, presidente del SAT, ha mostrado su orgullo en las redes al "conseguir al final la libertad tan ansiada de Andrés", como muestra en su página de Facebook. "Aunque seamos el sindicato más amenazado por la justicia, nuestras protestas permiten a nuestros compañeros vivir en libertad".

Aún no se conoce cómo se llevará a cabo: con un contrato laboral o con una pulsera que lleve a diario

A la espera de novedades, Rosi destaca que el abogado de Bódalo no conoce el tercer grado impuesto al sindicalista: "Puede ser a través de un contrato laboral que le permita estar solo durmiendo en la cárcel o con una pulsera que no tenga que ir a diario. Aún no sabemos cómo se llevará a cabo".

El pasado 1 de septiembre, Andrés recibía su segundo permiso carcelario para visitar a su familia durante seis días. El primer permiso penitenciario lo recibiría el pasado 23 de mayo gracias a la autorización recibida por parte del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Jaén. A las puertas del recinto penitenciario lo recibiría un grupo de más de doscientas personas con pancartas a favor de su libertad.

Una espera de cuatro meses

A finales de enero de 2017, el abogado de Bódalo pediría a la Audiencia Provincial de Jaén el consentimiento del tercer grado. Sin embargo, dos meses más tarde la Junta de Tratamiento le negó la notificación a pesar de los informes de excelente conducta de Bódalo en el tiempo transcurrido en la cárcel. El pasado mes de mayo la defensa volvió a pedir al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria el tercer grado que le ha sido concedido hoy, miércoles 14 de septiembre.

Rosi afirma a Público que aún les quedaba la última esperanza del indulto del que "no ha recibido respuesta por parte del Gobierno de Mariano Rajoy para conocer si finalmente le quitarían la condena tan injusta". La mujer de Bódalo recuerda que estos papeles fueron entregados antes de la reclusión de Andrés el 28 de marzo de 2016.