Publicado: 11.07.2014 10:42 |Actualizado: 11.07.2014 10:42

Bosch y Amorós se disputan la candidatura de ERC al Ayuntamiento de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La posición actual de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y, más aún, la que le otorgan las encuestas como primera fuerza en la autonomía, le hacen estar en su mejor momento. Tanto que podría lograr unos buenos resultados en Barcelona, ciudad en la que siempre ha sido una fuerza subalterna frente a CiU y PSC. Para elegir a su candidato en este momento de fuerza, la formación nacionalista celebra este viernes unas primarias con 2.500 personas entre militantes, simpatizantes y 'amigos' para elegir al candidato del partido a las elecciones municipales de la capital catalana de 2015, en las que deberán escoger entre Alfred Bosch y Oriol Amorós.

El elegido asumirá el reto de ganar la Alcaldía de Barcelona en las municipales de mayo de 2015, un objetivo que los republicanos ven más cerca que nunca después de que en las elecciones europeas de este año ganaran por primera vez en la capital catalana. Acostumbrados a verse superados en Barcelona por CiU, PSC y PP, las encuestas y los resultados de las europeas indican un cambio de tendencia por el que los republicanos tendrían opciones de disputarle la Alcaldía a Convergencia.

En unas primarias de guante blanco, el diputado de ERC en el Congreso Alfred Bosch ha reivindicado que tres años en Madrid le han dado una notoriedad entre los ciudadanos que puede suponer el factor decisivo para ganar el consistorio. Por su parte, el diputado de ERC en el Parlament Oriol Amorós ha reivindicado su conocimiento de la ciudad como principal baza, además de destacar que el candidato debe estar presente a tiempo completo en Barcelona, algo que Bosch no puede garantizar por su condición de diputado en Madrid.

Ninguno de los dos esconde su sueño de ser el alcalde de la Barcelona capital de la Catalunya independiente

Las pocas fricciones que ha habido en campaña han surgido por la negativa de Bosch a celebrar con Amorós debates cara a cara en los medios de comunicación, amparándose en que no era necesario porque ya han celebrado varios debates a escala local con presencia de militantes.

Un gran anillo verde industrial que dinamice la economía de la ciudad ha sido la gran propuesta de Bosch en esta campaña, mientras que Amorós ha situado el paro como el principal objetivo y ha propuesto utilizar el superávit del Ayuntamiento para crear 8.000 puestos de trabajo.

Ninguno de los dos ha escondido que tras el reto de ganar las primarias esta el sueño de ser el alcalde de la Barcelona capital de la Catalunya independiente, un objetivo que ERC ve más cerca por la consulta del 9 de noviembre y que pasa, en parte, porque la ciudad se vuelque con el proceso soberanista.

Amorós y Bosch se han emplazado en varias ocasiones a fusionar las candidaturas, pero ha sido imposible porque no se han puesto de acuerdo en el punto capital: ninguno de los dos ha querido renunciar a liderar el proyecto. El ganador será ratificado el sábado en un congreso de Federación, un cónclave que como principal interés tendrá saber si el perdedor acepta ser el número dos de la lista, una oferta que Amorós y Bosch se han lanzado el uno al otro.

Los militantes que este viernes acudan a las urnas estarán eligiendo al sustituto de Jordi Portabella, el que ha sido el líder de ERC en el Ayuntamiento durante cuatro mandatos, y que renunció a repetir por quinta vez como jefe de filas en el consistorio. Portabella ha declinado tomar partido por alguno de los candidatos alegando que su papel debe ser "institucional", aunque les ha pedido a los dos, que tienen acta de diputado --uno en el Parlament y el otro en el Congreso--, que trabajen en exclusiva por la ciudad si se convierten en los ganadores de las primarias.

Según el reglamento aprobado por el partido, los 'amigos' de la formación tendrán que pagar 3 euros en el momento de depositar su voto, mientras que los militantes y simpatizantes podrán participar de forma gratuita.