Publicado: 20.05.2014 20:44 |Actualizado: 20.05.2014 20:44

Botella recurre a Bildu para explicar que PP y PSOE "no son lo mismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los motivos por los que los ciudadanos "deben" votar al PP en las elecciones del próximo 25 de mayo se debe a que "PP y PSOE no son lo mismo".  Y no lo son, según la alcadesa de Madrid, "porque el PP impidió que Herri Batasuna estuviera en las instituciones mientras que, gracias a las políticas de Zapatero, Bildu está en las instituciones vascas". Ana Botella comparó así a la coalición independentista que engloba a la izquierda abertzale, EA y Alternatiba -que sí ha condenado la violencia de ETA- con la antigua HB, que nunca llegó a hacerlo, para volver a introducir el terrorismo en campaña.

Mientras en la calle algunos vecinos se preguntaban qué pasaba en el centro cultural de su barrio -alguno ni siquiera sabía si los comicios del "¿domingo?" sirven "para echar a Rajoy"-, la política antiterrorista volvía a centrar, en el interior del edificio, el mitin que la alcaldesa, la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, y el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, protagonizaron en Carabanchel. "No están matando, pero yo no me duermo", mitineó 'Tono' -como le llaman sus compañeros- en respuesta a la petición de la expresidenta de la Comunidad que le instó a "trabajar para acabar con el terrorismo" en Europa. 

Una vez más, también, la herencia recibida del PSOE, la unidad de España y la lucha contra la abstención fueron de nuevo los temas centrales de un acto de campaña en el que los protagonistas arremetieron de nuevo contra los partidos pequeños que amenazan con hacer sombra a los tradicionales en los próximos comicios. "Hay que luchar contra los partidos que están a la izquierda del PSOE y que tienen posiciones radicalmente contrarias a la Constitución porque algunos son republicanos y otros quieren acabar con la unidad de España", lanzó Aguirre, que abogó por reformar las instituciones europeas para que éstas se identifiquen con los "valores" tradicionales de Europa: "el pensamiento racional y crítico de la Grecia clásica, el Derecho Romano, y el cristianismo, aunque les moleste a nuestros adversarios". "Por eso hay que pedir a los ciudadanos que no estén de acuerdo con los separatistas de extrema izquierda que le 25 de mayo vengan a votar al PP o, al menos, a aquellos partidos que están inequívocamente con la Constitución", concluyó la presidenta autonómica de los conservadores.

Botella, por su parte, aprovechó el ambiente que había calentado Aguirre, gran aplaudida por un público entregado que abarrotaba un auditorio no demasiado grande, para vender al PP como el único partido que puede vencer "las opciones populistas que no nos van a llevar a ningún sitio bueno, que son flor de un día y que pueden ser muy perjudiciales para España y para Europa". "El PP -dijo- es alérgico al populismo y al sectarismo". También a las "falsas polémicas", señaló, haciendo referencia a la reacción que el partido ha tenido escondiendo a su candidato, Miguel Arias Cañete, tras sus declaraciones machistas del pasado viernes, cuando presumió de "superioridad intelectual" frente a su rival socialista, Elena Valenciano, para justificar su mala actuación en el cara a cara que mantuvieron. A ello también se refirió Aguirre, que antes de entrar al evento defendió que "todos somos humanos" pero también tildó de "desafortunadas" las palabras del exministro de Agricultura.

López-Isturiz, por su parte, convirtió en centro de sus críticas también a otras formaciones como Vox y UPyD, que han utilizado utilizan "personalismos y oportunismos"-respectivamente- para separar a la derecha. "Vidal-Quadras se ha equivocado. La solución es el PP, que se sacrificó mucho para tener al centro-derecha unido y ahora no lo van a separar ni los personalismos ni los oportunismos", sentenció. Y, recordando que antaño fueron "los fascismos, los comunismos y los nacionalismos" los que dividieron Europa, el secretario general del PPE y antiguo asesor del "mejor presidente", José María Aznar, se presentó como un nacido en Euskadi, que habla catalán porque vivió en Mallorca y que se siente a gusto en Madrid porque "nadie pregunta de dónde vienes". Con ello defendió que "por mucho que digan algunos, este país ni va a volver a la peseta ni se va a dividir" y abogó por una UE "como proyecto de unidad".