Público
Público

Bruselas se cansa de que le cuestionen por Catalunya

El comisario Barnier zanja que "si una región se independiza, ya no está dentro de la UE". Valora los esfuerzos de los españoles por la crisis. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, el francés Michel Barnier, ha rogado este viernes que no se pregunte sobre el futuro de Catalunya a todos los representantes de Bruselas que visitan España porque, según ha dicho, la organización territorial de cada Estado no depende de la UE, sino de cada país. Barnier ya reiteró este jueves que una Catalunya independiente estaría fuera de la Unión Europea y del euro, lo mismo que en los últimos días vienen asegurando otros representantes de la Comisión Europea.

Cuando este viernes Barnier ha sido preguntado otra vez por el futuro de Catalunya, a la vista de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, sigue insistiendo en que Catalunya siempre estará en la UE, el comisario ha contestado: 'No pidan a las personas que vienen de Bruselas que se pronuncien sobre lo que ocurre en cada país en materia de organización institucional o territorial, no es nuestro papel'.

Según ha explicado, los comisarios son 'guardianes de los tratados' y el tratado tiene 'un artículo sumamente claro' que pide respetar la soberanía de los ciudadanos de cada país, que tienen libertad para elegir su organización territorial.

'Como comisario hay que respetar esa soberanía, y lo hago aquí como lo hago en Reino Unido o Bélgica, donde me plantean el mismo tipo de preguntas --ha indicado en un desayuno del Forum Europa--. Si desde Bruselas nos metemos en todo, la gente tendrá la impresión de que han perdido la identidad, de que todo viene desde arriba. Respetamos la soberanía de los ciudadanos, en este caso sobre el debate del futuro de Catalunya'.

Y 'como guardián de los tratados' ha insistido también en que 'si en alguno de los 28 países de la UE una región se independiza, ya no está dentro de la UE y será necesario un nuevo tratado de adición'. 'Es lo único que puedo decir', ha añadido. Barnier asegura conocer 'muy bien' Catalunya y tiene 'cierta complicidad con esa región' porque durante diez años ha sido 'animador de la candidatura de los Juegos de Invierno que presidía al mismo tiempo que la candidatura y organización de los Juegos de Barcelona'92'.

Aludiendo de manera más general a la economía española, Barnier ha alabado los 'esfuerzos' que han hecho los españoles durante la crisis, que consideró 'necesarios', pero cuyos 'frutos se verán pronto', porque en su opinión, 'el país va por el buen camino y aunque hay que hacer una serie de cambios, Europa volverá a crecer'.

Por eso, ha destacado la importancia de la constitución de la unión bancaria, que, ha precisado, estará lista antes de finales de este año. En este sentido, el comisario ha manifestado que la Unión Europea 'no hace la guerra al mercado financiero', un sector que 'se necesita', pero con un funcionamiento correcto, 'de una manera transparente, justa', y con disposición para la economía real y no para sus propios servicios.

'Necesitamos mercados financieros correctamente supervisados, suficientemente capitalizados y responsablemente gobernados', ha dicho Barnier, quien considera que la Unión Europea debe rendir cuentas a sus ciudadanos, ya que la banca ha recibido dinero público que supone el 14 % del PIB. 'Cuando pedimos esfuerzos a la gente, hay que demostrar que tienen sentido', ha destaco Barnier, quien ha recordado que la unión bancaria busca una supervisión coherente de 6.000 bancos y su posible resolución.

Además, ha afirmado que a partir de ahora habrá 'sanciones' para quienes 'manipulen' el sector financiero y provoquen situaciones como la de las participaciones preferentes, aunque ha eludido pronunciarse sobre qué le parece la solución aplicada en España, con quitas a los afectados por la estafa.