Publicado: 11.09.2016 23:00 |Actualizado: 11.09.2016 23:00

Cadena de chapuzas en Interior: los chalecos 'aparecidos de la nada' para la Guardia Civil eran para la Policía

- El Gobierno dejó en suspenso la partida de 10.000 chalecos antibalas para la Policía, pero ha filtrado que adquirirá 21.000 de ellos para el Instituto Armado

- La filtración llega tras la polémica generada por el caso de la guardia civil expedientada por usar un chaleco pagado de su bolsillo ante la falta de equipamiento oficial

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 12
Comentarios:
Los directores adjuntos operativos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, en una imagen de archivo junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE

Los directores adjuntos operativos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, en una imagen de archivo junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE

@CdelCastilloM

MADRID.- Justo en el momento más oportuno, el Gobierno se sacó de la manga los chalecos antibalas que los agentes de la Guardia Civil llevaban reclamando años. Por vía de una conveniente filtración, fuentes del Ministerio del Interior daban a conocer esta semana que se han puesto en marcha los mecanismos para adquirir a partir del próximo año 21.000 chalecos, que se sumarán a los 32.000 que ya están en los cuarteles. 

El departamento que dirige Jorge Fernández Díaz saciaría así la reivindicación de #unagenteunchaleco, que se ha convertido en la principal exigencia sindical de los agentes. No obstante, muchos guardias civiles quieren esperar a que los chalecos lleguen a los cuarteles para congratularse. No sería la primera vez que Interior anuncia, para apaciguar a los agentes en momentos de tensión, que su principal objetivo a corto plazo es dotar a cada guardia civil de un chaleco, o que pretende renovar su vetusto parque móvil, o que dotará de más fondos a las unidades que investigan la corrupción.

El anuncio se produce
justo cuando ha salido
a la luz el caso de
una agente que podría
ser sancionada por usar un chaleco que ella misma compró ante la ausencia de  modelos femeninos de dotación oficial​

Cabe destacar que la filtración de Interior recalcaba que 2.000 de los nuevos chalecos estarán especialmente adaptados a la fisionomía femenina. Y es que parece que el revuelo mediático a raíz de la apertura de instrucción por un delito militar de insubordinación contra una agente que, ante la ausencia de chalecos femeninos de dotación oficial en su unidad, usó uno que había pagado de su bolsillo —los chalecos policiales rondan los 500 euros— ha sido el detonante de la decisión.

Pese a la incredulidad que han mostrado muchos agentes, puede que Interior, al fin, haya puesto en marcha los mecanismos para que los guardias civiles destinados a la seguridad ciudadana tengan un chaleco como parte de su equipo propio. Como poco, parece que tendrán 10.000 más: justo la partida de chalecos que había sido aprobada para la Policía Nacional y ahora ha quedado en suspenso.

Así lo ha denunciado el Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario entre los agentes de este cuerpo, en un comunicado emitido este domingo. Los policías han criticado con dureza el movimiento y lo ven como un "agravio" más de Interior, que se vale para ello de una "cúpula policial politizada, tal y como se viene demostrando en los últimos tiempos, y condicionada más a intereses partidistas, que a necesidades profesionales".



Nadie protesta en una cúpula policial "politizada"

"Lo que nos indigna", ha explicado a este medio el portavoz del SUP Ramón Cosió, "es que no haya nadie en la Dirección General de la Policía con arrestos y autoridad para impedir que la Policía se quede atrás. Aquí todo el mundo está callado, nadie quiere decir nada, y es a consecuencia de esa politización que tenemos en la cúpula policial".


"Yo entiendo que
la Dirección General de la Policía siempre tiene que estar en sintonía con el Gobierno, pero antes tiene que venir la capacitación, la independencia y la neutralidad, pero al final la sintonía es lo único que prima"

Cosió ha querido enfatizar que es la Policía Nacional la que tiene asignadas las labores de seguridad ciudadana en los municipios de más de 20.000 habitantes, recalcando que los recortes han dejado al "cuerpo peor pagado de las Fuerzas de Seguridad del Estado" en un estado de "precariedad absoluta". "Es gravoso que esta compañera de la Guardia Civil se haya tenido que comprar un chaleco para trabajar y que encima la hayan sancionado, pero es más gravoso que todavía el año pasado mataran a una compañera en Vigo por no llevar chaleco", recuerda, haciendo referencia a la muerte de una agente tiroteada por el atracador de una sucursal bancaria cuando acudió a impedir el crimen.

El agente ahonda de esta forma en las críticas por la subordinación de la cúpula policial a los intereses políticos del Ministerio del Interior, multiplicadas a partir de las revelaciones de este medio que muestran a Jorge Fernández Díaz conspirando junto al jefe de la Oficina Antifraude de Catalunya para crear escándalos contra los protagonistas del movimiento independentista catalán. "Yo entiendo que la Dirección General de la Policía siempre tiene que estar en sintonía con el Gobierno, pero antes tiene que venir la capacitación, la independencia y la neutralidad, pero al final la sintonía es lo único que prima", lamenta el agente, que ofrece una solución: "reformar los procesos selectivos para ascender".