Publicado: 27.10.2014 00:00 |Actualizado: 27.10.2014 00:00

Calatrava dice que cumplió el contrato y que la obra no se realizó por culpa de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El arquitecto Santiago Calatrava ha defendido que cumplió "cada una de las fases establecidas en el contrato" para la construcción del Centro de Convenciones de Castellón y ha señalado que la obra no se ejecutó "por cuestiones devenidas de la situación económica nacional".

Así consta en un comunicado de prensa repartido por la defensa del arquitecto valenciano, después de su declaración como imputado por el caso del Centro de Convenciones de esta ciudad, que ha durado algo más de una hora.

El juez que instruye esta causa, en la que se investigan las supuestas irregularidades en los contratos sobre el citado centro, no ha acordado ninguna diligencia. Calatrava cobró por el proyecto 2,7 millones aunque finalmente no se ejecutó. El arquitecto ha respondido a las preguntas del fiscal, del juez y de su defensa, pero no a las de la acusación popular, que ejerce Esquerra Unida. La formación presentó una denuncia en 2011 en torno a las contradicciones de este proyecto e instó a Calatrava a aclarar por qué se adjudicó "a dedo" el proyecto, sin concurso público, y "otra serie de condiciones privilegiadas que no han tenido otros contratistas".

En el comunicado, Calatrava asegura que su estudio de arquitectura realizó "un intenso trabajo" para desarrollar el proyecto del Centro de Convenciones de Castellón, "siguiendo las pautas del encargo realizado por la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana", dependiente de la Generalitat.

Según el documento, durante el año 2008, el equipo liderado por Calatrava trabajó en la elaboración del "máster plan", el anteproyecto y el proyecto básico del Centro de Convenciones de Castellón, "en cumplimiento de cada una de las fases establecidas en el contrato". Este trabajo, añade, se realizó durante más de un año y en él participó un amplio equipo de profesionales, entre los que se encontraban especialistas, arquitectos e ingenieros.

Destaca que este esfuerzo dio lugar a más de 350 bocetos y acuarelas, más de 300 planos de arquitectura, y 15 informes y memorias, entre los que se encuentran cálculos de estructuras e instalaciones, vídeos, "renders", una maqueta y otros documentos técnicos necesarios. Sin embargo, indica el comunicado, "por cuestiones devenidas de la situación económica nacional no se llevó a su fase de ejecución".

En esta causa han prestado ya declaración como imputados el exdirector general de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV) Nicolás Figueres, así como Javier Manso, quien también ocupó un cargo en la misma sociedad.

Para el próximo jueves está prevista la declaración, también como imputada, de la ex directora general de Turismo de la Generalitat Cristina Morató por su supuesta implicación en las irregularidades investigadas.