Público
Público

Referéndum 1-O Calma y violencia en Tarragona

La celebración del referéndum de autodeterminación de Catalunya ha generado en la capital de la demarcación sur escenas de normalidad y otras de tensión extrema y violencia en las calles.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Agentes de la policía nacional forman un cordón policial en el exterior del IES Tarragona. Las cargas policiales ante los colegios electorales y el insólito modo de votación están marcando la jornada del 1-O en Catalunya. EFE/Jaume Sellart

Calma tensa en Tarragona. Los colegios electorales de la capital de la demarcación del sur Catalunya han abierto a las 9 con puntualidad tras cambios de ubicaciones de espacios de última hora. El gobierno de la ciudad, contrario al referéndum, no ha cedido espacios y la votación se está llevando a cabo en diferentes lugares del municipio. Algunos colegios fueron ocupados durante la noche del viernes y sábado para poder asegurar la votación. Otros han sido ocupados a partir de las 5 de la madrugada de este domingo.

La actuación de los cuerpos policiales ha comenzado por los barrios periféricos, concretamente los de Campclar, Torreforta y el de San Pedro y San Pablo, de este último barrio en los colegios San Pedro y San Pablo y IES Cuenta Ríos.

En estas actuaciones, agentes de la Policía Nacional ha cerrado el colegio de Torreforta y se han llevado material relacionado con la celebración del referéndum pero no se ha podido evitar que en el resto de centros la votación continuara en unos términos de normalidad relativa.

El episodio, escena de resistencia pacífica, ha provocado varios heridos leves y una concentración alrededor del IES Tarragona

Varias veces durante la mañana parecía que los cuerpos policiales tenían la intención de entrar en el IES Martí Franquès teniendo en cuenta que se encuentra justo al lado de las dependencias de la policía española. Sin embargo esto no ha llegado a suceder y la votación se ha ido produciendo con incrementos y descensos del tiempo de espera.

El momento de más violencia de la mañana ha sido alrededor de la una y cuarto del mediodía, cuando la policía ha cortado el tráfico alrededor de la plaza Imperial Tarraco, centro neurálgico de la ciudad, y se ha dispuesto ha entrar en el IES Tarragona que se encuentra en una de las calles que desembocan en este espacio.

Las puertas del instituto de secundaria contaban con la presencia de varios centenares de personas, por lo que la Policía Nacional ha decidido entrar a retirar las urnas el punto de votación por la fuerza. El escudo humano ha provocado unas fuertes cargas policiales que han tenido lugar después de un aviso público por parte de uno de los agentes y en las que se han utilizado por parte de la policía subfusiles con balas de goma, material prohibido por la legislación española.

El episodio, escena de resistencia pacífica, ha provocado varios heridos leves y una concentración alrededor del IES. En el resto de la ciudad, salvo alguna excepción, la votación está siendo posible a pesar de los problemas de conexión a internet y los aplicativos del censo electoral.