Público
Público

Cambio de Gobierno Susana Díaz: "Nunca una letra ha supuesto un cambio tan grande para Andalucía: Montero por Montoro"

Díaz defiende el nuevo Gobierno Sánchez y se congratula del fin de la era Rajoy, mientras recibe las críticas del PP, que dice que ahora el PSOE andaluz es un “corderillo que no se atreve a levantar la voz”, y de IU y Podemos, que la acusan de exactamente lo contrario: apoyar a Rajoy. Y Ciudadanos se pone de perfil.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

La nueva ministra Montero abraza a Susana Díaz.

La llegada de Pedro Sánchez y de tres socialistas andaluces al Gobierno de España, una de ellas de la estrecha confianza de Susana Díaz, ha girado el tablero político y ha comenzado a cambiar las relaciones entre el PSOE de Andalucía y la dirección nacional, que desde hace un año -desde las primarias que les enfrentaron a cara de perro- han vivido prácticamente de espaldas, se podría decir, ignorándose mutuamente. Ahora, Susana Díaz se ha subido a la ola de entusiasmo generada por la liquidación de la era Rajoy y ella y el partido en Andalucía han asumido con brío y ganas las decisiones ministeriales del presidente.

"Para mí es una garantía que Montero y Planas estén en el Gobierno. Lo que sale de Andalucía para Madrid a mí me agrada"

Tres frases, que pronunció esta mañana en la quincenal sesión de control al Gobierno autonómico, resumen la posición de Díaz y del PSOE de Andalucía en el nuevo escenario político: “Nunca una letra ha supuesto un cambio tan grande para Andalucía: Montero por Montoro”. “Para mí es una garantía que Montero y Planas estén en el Gobierno. Lo que sale de Andalucía para Madrid a mí me agrada. Yo no voy a cambiar. Voy a seguir reivindicando lo que es bueno para Andalucía”. “Este gobierno va a ser bueno para Andalucía. Y lo que es bueno para Andalucía es bueno para mí. Yo sigo pensando lo mismo. Díganme en este gobierno dónde están los independentistas. Estoy segura de que España va a estar bastante mejor sin Rajoy en La Moncloa”.

Ciudadanos, cuyo líder en Andalucía, Juan Marín, ha garantizado la continuidad del Gobierno de Susana Díaz durante los tres últimos años, optó por ignorar en el debate el nuevo contexto nacional, en el que su partido ha perdido la centralidad, y se embarcó en un diálogo amable por momentos con la presidenta sobre funcionarios y sus derechos.

PP e IU y Podemos sí trataron de meter a Susana Díaz en el bucle de la contradicción, pero lo hicieron con argumentos y visiones completamente opuestos al respecto de lo que ha hecho la presidenta todos estos años, lo que a Díaz le vino estupendamente para colocar su discurso. Mientras Juanma Moreno, presidente del PP, la acusó de no haber gobernado, de haber buscado la confrontación permanente con Rajoy; Antonio Maíllo, coordinador de IU, le dijo que con ella nunca habría habido moción de censura, y la acusó de exactamente lo contrario: haber logrado la estabilidad personal apoyando a Rajoy.

El próximo 11 de junio se cumplen tres años de la elección de Díaz como presidenta andaluza. Las próximas elecciones autonómicas se vislumbran ya en el horizonte. Serán a más tardar en el mes de marzo de 2019. A la espera de ver cómo evoluciona todo en el nuevo contexto, se ha producido de momento una situación de lo más paradójica y de lo más inesperada y que tiene, incluso, un punto de ironía: mientras Moreno tiene una ímproba tarea por delante, levantar la marca PP; mientras Marín busca rentabilizar su apoyo de tres años a Díaz y a la vez la política de Inés Arrimadas en Catalunya y el apoyo nacional de Albert Rivera a Rajoy; mientras Podemos e IU ultiman su alianza para ser una alternativa fuerte y creíble al PSOE por la izquierda, resulta que el último giro de guión en la política nacional a quien parece haberle dado aire es al PSOE de Susana Díaz. Así, de la mano de Pedro Sánchez y de las simpatías, más o menos generales, que han generado sus decisiones, llegan nuevos vientos a la política andaluza. Y Susana Díaz, que no quiere desaprovechar ni una oportunidad, ha desplegado las velas para que esos vientos la impulsen.

Debates Maíllo-Díaz y Moreno-Díaz

Maíllo: "Lleva tres años en el Gobierno, pero no ha gobernado, usted gestiona tiempos, los Consejos de Gobierno parecen desayunos informativos"

Maíllo, en ausencia de Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos en Andalucía, que tenía inexcusables citas médicas, tomó el papel protagonista y llevó la voz cantante de la confluencia. Así le dijo a Díaz: “El quejío no sirve para dirigir el Gobierno de Andalucía. Andalucía ha estado en el debate, pero no como proyecto común, sino como referencia a un proyecto personal, el de Susana, queriéndose ir a Madrid. Lleva tres años en el Gobierno, pero no ha gobernado, usted gestiona tiempos, los Consejos de Gobierno parecen desayunos informativos". Y aprovechó la ocasión para reprocharle que "la moción de censura ha dejado en evidencia su pacto con Rajoy. España es mejor sin Rajoy, Andalucía es mejor sin Rajoy. Para usted la estabilidad fue apoyar a Rajoy, ser apoyada por Ciudadanos. Y mire usted dónde está Rajoy". 

Díaz le replicó que es “un político oportunista. Sustituye la política por la moralina. Lo tuvieron muy fácil hace dos años. Se hubieran abstenido hace dos años y llevaría dos años trabajando en el Gobierno socialista. Un Gobierno con un presidente socialista en La Moncloa siempre va a ser mejor, porque eso siempre ha sido así. (Me alegra) que mis compañeros tengan la oportunidad de dirigir España, que miembros de este gobierno tengan la oportunidad de hacerlo”.

Moreno: "El gobierno que usted, Pedro y los enemigos de España han derribado ha reducido el déficit, ha creado empleo, ha bajado la prima de riesgo"

Después, le llegó el turno al PP. Juanma Moreno salió en tromba, con todo contra Díaz. “Las ansias de poder de su partido han demolido su discurso en Andalucía. Usted fue la primera en apoyar la alianza de su jefe con quienes quieren destruir España. No puede mantener que eso sea bueno para Andalucía sin traicionarse a sí misma. El Gobierno que usted, Pedro y los enemigos de España han derribado ha reducido el déficit, ha creado empleo, ha bajado la prima de riesgo. Y usted ha construido una legislatura basada en la confrontación".

Y continuó su arremetida hurgando en la herida de la derrota de Díaz frente a Sánchez en las primarias socialistas: "Si ya no está el gobierno causante de todos los males, qué excusa va a poner. Usted va a ser víctima de su propia demagogia. Es la reina de las contradicciones, Siempre hace lo contrario de lo que dice. El socialismo andaluz se convierte en un corderillo. Le falta valentía para enfrentarse a su jefe. No ha superado el fracaso de las primarias. No se atreve a levantar la voz. Sánchez le ha vuelto a hacer un roto”.

Díaz: "Nunca va a notar tanto una tierra el cambio en un apellido: Montero por Montoro"

Díaz le replicó en un tono relajado y hasta divertido. “Tiene usted hoy un papelón en esta Cámara. Los ministros están tomando posesión. Deje que lleguen a los ministerios. Nunca va a notar tanto una tierra el cambio en un apellido: Montero por Montoro. Me habla de qué voy a reivindicar. Lo mismo, lo que es de Andalucía, lo que es los intereses de esta tierra, los que ustedes no han reivindicado. Yo pienso que los presupuestos son malos. Fue su último castigo a Andalucía. Mis compañeros de partido van a tener más sensibilidad. Para mí es una garantía que Montero y Planas estén en el Gobierno. Lo que sale de Andalucía para Madrid a mí me agrada”.