Publicado: 03.02.2014 16:19 |Actualizado: 03.02.2014 16:19

Camps niega haberse reunido con Urdangarin en la Zarzuela para hablar del Valencia Summit

El expresidente de la Generalitat valenciana elude cualquier responsabilidad y dice desconocer quién fijó el precio de actuaciones de Nóos en Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps niega en las respuestas contestadas por escrito al juez instructor del caso Nóos, José Castro, que hubiera una reunión en el Palacio de la Zarzuela con el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, para hablar de la celebración de los Valencia Summit, y también niega que se reuniera con él o con su socio en la ciudad o cualquier otro lugar a propósito del proyecto.

Camps declaró por escrito el sábado en su despacho oficial del Consell Jurídic Consultiu, en Valencia, a 64 preguntas planteadas por el ministerio fiscal y a ocho de Manos Limpias. La mayoría de sus respuestas son negaciones o la afirmación de "lo desconozco" a las cuestiones, mientras que las más largas hacen referencia a la celebración de los Juegos Europeos, evento que atribuye a una decisión "política" del Consell y al Parlamento valenciano, según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

Camps destacó que, "por lealtad de España", y dada la incompatibilidad con la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos, anuló su visita prevista a principios de 2011 al presidente del Comité Olímpico Internacional en Lausana sobre los Juegos Europeos, y a cambio solo pidió que se mantuviera a Valencia como subsede de vela de Madrid 2020.

Camps señaló que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, le comentó la posibilidad de celebrar en Valencia un congreso que uniese deporte y proyección de la ciudad, el Valencia Summit 2004, y negó que se reuniera con Iñaki Urdangarin en el Palacio de la Zarzuela o en cualquier otro lugar para hablar de ese proyecto. 

También negó que Urdangarin o Diego Torres, del Instituto Nóos, le propusieran la realización en Valencia del Valencia Summit 2004, y a la pregunta de quién decidió que la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia organizasen conjuntamente y asumiesen la mitad de los costes de esa cumbre afirmó: "Imagino que los organismos correspondientes". 

Camps , en un ejercicio de desememori, dice que fueron "los organismos correspondientes" quien autorizó el Valencia Summit 2004

En sus respuestas, asegura que en todas las administraciones a las que ha pertenecido ha dejado "libertad absoluta" a los servicios jurídicos y a los funcionarios para elaborar los procedimientos "correspondientes en cada circunstancia, limitando mi papel al estrictamente asignado en cada responsabilidad política".

Camps también dice desconocer quién fijó el precio y de acuerdo a qué criterios tanto del Valencia Summit 2004 como del proyecto Juegos Europeos que firmaron instituciones valencianas con el Instituto Nóos y por los que pagaron 3,1 millones de euros.

El expresident señaló que la administración autonómica y sus organismos autónomos "actúan siempre bajo el principio de legalidad y del interés general". Sobre el proyecto de Juegos Europeos, asegura que fue "una decisión política del Consell y del Parlamento valenciano", ya que este último hizo "suya esta idea" planteada en el debate de política general de septiembre de 2005, y si no recuerda "mal, con ningún voto en contra".

Según Camps, el entonces vicepresidente del Gobierno valenciano, Víctor Campos, le comentó antes del verano de 2005 la posibilidad de que se celebrasen los primeros Juegos Europeos en Valencia, una posibilidad "cierta y que contaba con el apoyo del olimpismo español".

Asimismo, negó que facilitara a los dirigentes de Nóos un listado de instituciones y empresas públicas valencianas para que les presentaran el proyecto Valencia Summit, y aseguró que no comunicó "a nadie" ese proyecto ni lo comentó con el entonces conseller de Economía, Gerardo Camps, ni con el secretario autonómico de Eventos, Luis Lobón.

Camps dice desconocer por qué se articuló la relación con el Instituto Nóos a través de un convenio de colaboración o si se hizo un análisis previo del precio, y a la pregunta de si influyó en él la posición instituional y social de Urdangarin a la hora de trasladar el proyecto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias responde: "Obviamente, no".

El expresident destaca que la empresa pública Ciudad de las Artes y las Ciencias es un organismo autónomo con capacidad para tomar decisiones, y que sus servicios jurídicos son los que tomaron la decisión de no abrir expediente alguno y pedir informes jurídicos y técnicos antes de suscribir el convenio de colaboración con Nóos.