Publicado: 24.05.2014 00:01 |Actualizado: 24.05.2014 00:01

Muchos candidatos dicen que no verán la final y Cañete se va de boda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esta noche a las 20:45 horas, casi toda España se paralizará. Las calles se vaciarán, los hogares y bares se llenarán. Y millones de pantallas de televisión se encenderán para sintonizar la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Atlético. Sin embargo, habrá algunos que se permitan el lujo (o la necesidad) de desconectar de fútbol y dar la espalda al debate nacional. Y es que, casualidades de la vida, hoy en este país y en el resto de Europa también es jornada de reflexión. El día que aprovechan habitualmente los candidatos a las elecciones para disfrutar de la compañía familiar, reposar la mente, disfrutar de un buen libro o degustar su plato favorito.

Público.es ha consultado a la mayoría de los partidos políticos sobre lo que harán sus candidatos a la hora del esperado partido y la conclusión es que el fútbol perderá la batalla. Solo por esta vez. Y es que la campaña electoral ha sido intensa y las horas robadas a los seres queridos muchas. Otros directamente no pasan por ser futboleros acérrimos y algunos prefieren no ver un partido que no va a disputar el equipo de sus amores. Para gustos, colores.   

Miguel Arias Cañete tiene un compromiso ineludible. Tendrá un banquete... de boda. Y entre plato y plato y 'vivas a la novia', el candidato del PP intentará asomarse a alguna pantalla o conectar algún móvil para seguir lo que acontezca en Lisboa. Su segundo de a bordo, Esteban González Pons, irá a ver una película junto a su mujer. Su corazón valencianista no le podría permitir ver a otros equipos.

La candidata del PSOE, Elena Valenciano, sí encontrará un hueco para ver al Real Madrid, su equipo. Estará en Madrid y seguro que se rodeará de sus seres queridos para sufrir en compañía. Y el último futbolero de la terna es Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que intentará buscar un sitio junto a su equipo de campaña para poder disfrutar del encuentro. Sin decantarse abiertamente por un equipo, las simpatías por los más débiles de su partido puede decantar la balanza.

El resto han buscado planes mejores. Empezando por el candidato de Izquierda Unida, Willy Meyer, que pasará el día con su familia y, como buen amante de la lectura, se decantará por intentar terminar alguno de los libros que tiene entre manos. Como por ejemplo 75 años después: Las claves de la guerra civil española. Conversación con Ángel Viñas, de Mario Amorós.

Francisco Sosa Wagner, de UPyD, va a desconectar del ruido del mundo en su pueblo leonés de Carvajal de la Legua. Paseará por el monte con su mujer, descansando y leyendo. El fútbol no se encuentra entre sus pasiones. Lo mismo le pasa a Florent Marcellés, de Equo, que sí fue futbolista en sus tiempos mozos pero le rechina el business que rodea al deporte rey. Su tiempo se lo dedicará a su mujer y sus hijas. Misma ocupación que tendrá Alejo Vidal-Qadras, de Vox.

Entre los partidos catalanes, Ramón Tremosa (CiU) irá a llevar a un hijo al fútbol recogerá a otro de una excursión e irá a nadar. Ya por la tarde, lo más seguro es que aproveche las horas previas a la jornada electoral para ir al cine o al teatro, ocios que ha dejado de lado durante la campaña. Y Josep María Terricabras (ERC), pasará la tarde en familia en Girona y como hincha del Barça, preferirá no arriesgar encendiendo el televisor.

Ayer por la mañana, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos fueron preguntados por sus preferencias. Guindos, como reconocido atlético, lo dejó claro: "El presidente me ha deseado que no tenga suerte el sábado y que la tenga el domingo, pero creo que el Atleti va a ganar". Mientras, la vicepresidenta aseguró que el "Gobierno no va con nadie" pero que personalmente ella iba con el equipo de Rajoy (el Real Madrid): "Yo espero tener suerte el sábado y el domingo, porque voy con el equipo del presidente". Precisamente, Rajoy verá el encuentro en directo sentado en el palco de autoridades del estadio Da Luz. Junto a él estarán los reyes y no muy alejados el matrimonio Aznar.