Publicado: 02.10.2014 12:38 |Actualizado: 02.10.2014 12:38

Cañete no convence a la Eurocámara y tendrá que pasar otro examen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exministro Miguel Arias Cañete no convenció ayer jueves a los parlamentarios de las comisiones de Energía y Clima y tendrá que dar explicaciones por escrito sobre los intereses económicos de su entorno familiar antes del lunes. Así lo han decidido los portavoces de todos los grupos parlamentarios de sendas comisiones, tras la reunión de una hora que han mantenido esta mañana.

 

De este modo, la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento evaluará el próximo lunes la nueva información aportada por Cañete y el martes votarán su candidatura cada uno de los europarlamentarios de las dos comisiones (Energía y Clima) ante las que el exministro realizó ayer su audiencia. Cañete deberá, por tanto, informar por escrito de todos los cambios realizados en su declaración de intereses el día antes de la audiencia ante la Eurocámara, especialmente los relativos a la venta de acciones de dos compañías de petróleo y al papel de sus cuñados en las mismas.

El político español negó en la audiencia celebrada ayer que su familia, su mujer o sus hijos, tuviera ya relación alguna con las empresas petroleras, sin embargo, nada aclaró sobre el papel de sus cuñados, a pesar de que fue preguntado hasta cinco veces por esta cuestión. La única vez que abordó el tema de forma indirecta, Cañete se limitó a decir que "sobre otros familiares no se pregunta nada en la declaración de intereses". El exministro insistió en la audiencia en que "en aras de una total transparencia" cambio a última hora la declaración de intereses para reflejar tanto la venta de las citadas acciones como su dimisión como patrono de la fundación FAES y sus responsabilidades como presidente del Comité Electoral del Partido Popular (PP), cargo que dejó en 2011. "He ido más allá aún de la normativa", llegó a decir.

Previo a la reunión, el panorama no pintaba muy halagüeño para el exministro del PP puesto que el grupo socialista de la Eurocámara reclamó más explicaciones al candidato español , especialmente en lo referente a su cuñado, Miguel Domecq Solís, quien controla dos compañías de distribución de combustible a las que Arias Cañete ha estado vinculado hasta el 18 de septiembre pasado.

"El grupo socialista europeo exige más explicaciones sobre los conflictos de interés de Cañete antes de que se produzca ningún voto", ha afirmado el grupo en un comunicado. Entretanto, su vicepresidenta, Kathleen Van Brempt, ha mostrado su descontento por no haber "obtenido buenas respuestas sobre el conflicto de interés entre sus lazos familiares con la industria petrolera en España y su cartera". "Desafortunadamente, sus explicaciones durante la audiencia no arrojaron mucha luz: renunció tres veces a responder nuestras preguntas sobre los intereses de su cuñado en la compañía petrolera de la que Cañete ha vendido sus acciones", afirmó Van Brempt.

El panorama que se abre a partir del lunes es complejo y el papel de los socialistas europeos está llamado a ser fundamental para el visto bueno de Cañete como comisario de Acción por el Clima y Energía. Los socialistas son la segunda fuerza política en el Parlamento Europeo y tendrían la llave para rechazar al exministro español (que cuenta ya con el veto rotundo de Los Verdes e Izquierda Unitaria, donde se integran Podemos e IU), sin embargo, el tácito acuerdo de no agresión entre populares europeos, liberales y socialistas hacen difícil imaginar un veto de estos últimos.

De ocurrir algo así, los populares podrían contrarrestar tumbando alguna candidatura de un socialista a comisario, como el francés Pierre Moscovici, que está propuesto para Asuntos Económicos y Financieros, que hoy mismo está pasando un duro examen, sobre todo ante los parlamentarios populares, ante la Eurocámara.

Las negociaciones debajo de la mesa desde hoy hasta el lunes van a ser intensas. Aunque esta evaluación de los comisarios no es vinculante legalmente, sí conlleva cierto peso político. En el pasado, un voto negativo ha obligado a relevar comisarios o cambiarles de cartera. No es Arias Cañete el único comisario en esta tesitura. A la semana que viene tendrá que esperar también el húngaro Tibor Navracsics, candidato a Educación, Cultura, Juventud y Ciudadanía, mientras que el candidato a la cartera de Servicios Financieros, el británico Jonathan Hill, deberá realizar una segunda audiencia el lunes o el martes tras no convencer en la que ofreció esta semana.