Publicado: 26.04.2014 00:01 |Actualizado: 26.04.2014 00:01

Cañete seguirá haciendo campaña desde su sillón de ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni con agua caliente. Ni los reproches de la oposición ni la expectación de los medios han logrado en los últimos días despegar a Miguel Arias Cañete de su sillón en el Ministerio de Agricultura. El número uno de la candidatura del PP a las europeas continúa compaginando su cargo con la precampaña con el beneplácito del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que sigue sin desvelar ni la fecha ni el nombre de su relevo.

Cañete presidió ayer en Cáceres el primer acto electoral de los conservadores tan sólo horas después de asistir al que podría convertirse en su último Consejo de Ministros si, de una vez por todas, se cumplen las previsiones. Su cese como titular de la cartera agrícola se esperaba, en un principio, en la misma semana de su nombramiento y, ya tras dejar pasar la Semana Santa, en los días posteriores a la presentación en Génova de la estrategia electoral del PP. Pero no fue así.

Pese a las críticas recibidas por haber utilizado el altavoz de Moncloa para empezar sus mítines, el ministro parece haber alargado su permanencia en el puesto por tiempo casi indefinido. Él mismo considera "imposible" seguir compaginando ambas agendas (la de ministro y la de candidato) más allá del 9 de mayo, día oficial del comienzo de campaña, pero hasta entonces tiene tiempo para seguir utilizando su cargo para vender al PP como el salvador del Estado de bienestar o como el único partido capaz de consolidar la recuperación económica y garantizar la unidad de España; ambas, líneas estratégicas marcadas desde Génova. 

Soraya Rodríguez: "La compatibilidad del ministro con su candidatura  es un despropósito que resulta insostenible cuando elude el control parlamentario" Esta es, de hecho, una de las principales críticas recibidas por el ministro desde la tribuna de la oposición. Y es que el PSOE ha empezado a preguntarse por qué falta Cañete a sus citas parlamentarias desde que fue elegido cabeza de lista del PP.  La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha enviado una carta dirigida al presidente de la Cámara baja, Jesús Posada, en la que le pide que exija al Gobierno "las explicaciones necesarias" respecto de la anunciada ausencia del ministro en la próxima sesión plenaria, recordando que ya esta semana faltó a las preguntas de la oposición en el Senado. A su juicio, la compatibilidad del ministro con su candidatura a las elecciones europeas es un "despropósito que resulta insostenible cuando elude el control parlamentario por parte de la oposición".

No obstante, tanto desde el Gobierno como desde el partido que lo sustenta han salido en defensa de Cañete. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, echó ayer en cara al PSOE que no repasara "sus propios antecedentes, antes de hablar". Según recordó, Alfredo Pérez Rubalcaba fue propuesto candidato del PSOE a la presidencia siendo todavía vicepresidente y portavoz del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero. "Cañete acaba de ser designado hace dos semanas y no ha pasado ni con mucho el tiempo de otros casos", zanjó.

Pons: "Los presidentes siguen siendo presidentes cuando son candidatos a la presidencia del Gobierno" Rajoy también dio la cara por él ante las exigencias de los socialistas para que el ministro explique su patrimonio y sus posibles intereses empresariales en el Congreso. "No me voy a erigir en portavoz de nadie porque no tiene ningún sentido", sentenció el presidente en la sesión de control al Gobierno celebrada el martes el Senado, para presumir después de que la Comisión Europea había reconocido "la brillantísima gestión de un ministro que logró superar el caos que había en el Ministerio de Agricultura, que era incapaz de conseguir los fondos necesarios".

Por su parte, el también candidato al Parlamento Europeo y número dos de la lista conservadora, Esteban González Pons hizo lo propio y también argumentó sobre la legalidad de compaginar un cargo institucional con actos electorales. "Los presidentes siguen siendo presidentes cuando son candidatos a la presidencia del Gobierno", esgrimió el jueves el vicesecretario general de Estudios y Programas del PP.

En cualquier caso, una de las preguntas de los socialistas ya ha sido respondida. Tras pasar sábado, domingo y lunes en actos electorales que tendrán lugar, respectivamente, en Balears, Valencia y Barcelona (esta última, ciudad donde se presentará el programa electoral del PP), el próximo martes Cañete no podrá asistir al pleno del Congreso porque tiene un compromiso en Portugal, donde se reunirá con su homóloga lusa, Assunçao Cristas.

El rey, que tiene que sancionar el nombramiento del sucesor de Cañete, no estará en España los próximos días

Además, su cese y el respectivo nombramiento de su sucesor o sucesora (la mayor parte de las quinielas apuestan por la secretaria general de Agricultura, Isabel García Tejerina) no podría hacerse efectivo hasta después de esa fecha. Y es que el presidente debe informar al rey de los cambios que realice en el Gobierno, pero no coincidirán en España de momento.

Para empezar, Rajoy viajará a Bruselas el domingo, donde acudirá a una cena con jefes del Estado y del Gobierno de la Unión Europea. El martes tiene previsto acudir al Congreso y el miércoles presidirá el Consejo de Ministros, adelantado por las festividades del Día del Trabajador y el Dos de Mayo, Día de la Comunidad de Madrid. Ahí termina su agenda hasta el próximo 4 de mayo.

Y la del rey —que tendrá que sancionar el nombramiento del sucesor de Cañete— le mantendrá en Roma hasta el lunes. Acompañado por la reina Sofía y los ministros de Exteriores, Justicia e Interior [José Manuel García-Margallo, Alberto Ruiz-Gallardón y Jorge Fernández Díaz, respectivamente] formarán la delegación española que acudirá a la misa de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II. Ya el martes Juan Carlos volverá a partir rumbo a Oman y Bahrein. 

Con este panorama, y con la capacidad demostrada por Cañete para compaginar sus funciones como candidato y como ministro, todo parece indicar que la situación permanecerá como hasta ahora, quizá, hasta el arranque oficial de la campaña europea.