Publicado: 15.05.2014 07:00 |Actualizado: 15.05.2014 07:00

Cañete y Valenciano se ven finalmente las caras en su debate televisivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cabezas de cartel del PP y el PSOE para las próximas elecciones europeas, Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, se ven finalmente las caras este jueves en Televisión Española, un debate que ha estado marcado por las dificultades para cerrar los bloques que lo vertebrarán y por su aplazamiento debido al asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

El 'cara a cara' tendrá lugar a las 22.30 horas y coincidirá con el que mantendrán los cinco candidatos a presidir la Comisión Europea, que se celebrará a partir de las nueve de la noche, también televisado por el Canal 24 horas de la televisión pública.

En un principio estaba previsto para el pasado martes, pero la conmoción por la muerte a tiros de la dirigente conservadores llevó al PSOE a pedir que se suspendiera ese día y se buscara otra fecha. Para los socialistas, no era conveniente meterse en ese enfrentamiento dialéctico sólo unas horas después del funeral por Carrasco.

El PP inicialmente contaba con celebrarlo ese mismo día, pero ante la iniciativa socialista propuso el jueves 15. El cambio no gustó en el PSOE por ser un día festivo en la Comunidad de Madrid y coincidir con el otro debate europeo, pero finalmente los dos grandes partidos cerraron el acuerdo.

El candidato conservador dedicó el fin de semana pasado y el lunes a preparar el debate tanto con su equipo de campaña, como con miembros del Grupo Parlamentario y asesores del partido, entre ellos, el sociólogo Pedro Arriola.

El pasado miércoles volvió a hacer campaña, pasó el día en Andalucía con una intensa agenda, pero volvió a suspender sus actos de este jueves para concentrarse de nuevo en el 'cara a cara'. Por la mañana trabajará en su despacho de la sede nacional y pasará la tarde en su casa.

Desde su equipo se explica que el candidato conoce a fondo los temas europeos, pero que es un hombre "muy meticuloso" y los está repasando todos de cara al debate. Además, trabaja cómo afrontar los temas nacionales que, según dan por supuesto, abordará Elena Valenciano y las posibles respuestas de la candidata socialista.

"Quiere contestar a todo, aunque este es un debate para las europeas", aseguran desde su equipo, en referencia al interés de Cañete de estar preparado sobre cualquier asunto, como pueda ser la reforma de la ley del aborto o los ajustes aprobados por el Gobierno en esta legislatura.

Según han indicado fuentes socialistas, el PSOE espera que en este debate "quede claro que el PP sólo propone más de lo mismo y que es incapaz de promover un cambio", porque, a su juicio, el partido de Mariano Rajoy está "atado" a las políticas del candidato conservador a la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y a la canciller alemana, Angela Merkel, que "tanto daño han hecho a España".

Además, los socialistas creen que en este debate quedará patente que frente a las "propuestas" de Valenciano, el candidato del PP sólo ofrece "insultos y descalificaciones". El PSOE cree que los conservadores están centrando su campaña en atacar a la candidata socialista y no están ofreciendo respuestas a los ciudadanos.

En cambio, señalan, Valenciano explicará que el PSOE busca "una nueva política económica centrada en el empleo y especialmente en la lucha contra el paro juvenil". Y una nueva política que acabe con "el austericio y el sufrimiento que las políticas de la derecha han provocado sobre todo en los países del Sur de Europa".

También hablará de los derechos y libertades que, a su juicio, la derecha está recortando a los ciudadanos. Y previsiblemente saldrán a relucir algunas de las leyes del Gobierno del PP, como la ley del aborto o la de seguridad ciudadana, que el PSOE cree que se pueden parar si ganan las elecciones del 25 de mayo.

Los tira y aflojas entre conservadores y socialistas han marcado desde un inicio las negociaciones del debate. Ambos partidos, y los dos candidatos, se mostraron dispuestos y deseosos de acudir a un 'cara a cara', pero pronto llegaron las dificultades sobre los contenidos.

El PSOE quería mantener el formato del anterior debate europeo (con cuatro bloques de discusión: economía y empleo, políticas sociales, derechos y libertades y futuro de la Unión Europea) y el PP quería incluir un quinto sobre políticas sectoriales, argumentando que son las propias del Parlamento europeo. Sin embargo, los socialistas veían ahí un intento de Cañete de 'arrimar el ascua a su sardina'.

La falta de acuerdo llevó a algún cruce de comunicados y finalmente la candidata socialista salió en rueda de prensa a anunciar que habían decidido aceptar "cualquier formato" que propusiera la Academia de Televisión, encargada de su organización y a quien emplazaba a tomar una decisión. Finalmente, el debate contará con ese quinto bloque.