Público
Público

Las 'cantadas' más sonadas de Toni Cantó

El diputado y actor de UPyD se había propuesto no decir "ni mu" tras las polémicas declaraciones sobre la violencia contra la mujer. Sin embargo, en menos de un mes ya ha vuelto a protagonizar otro episodio polémico. Est&aac

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

El diputado de UPYD por Valencia, Toni Cantó, ha vuelto a desatar las mofas de los usuarios en la red social de Twitter. El también actor es uno de los políticos más activos de la red. Sin embargo, tropieza una y otra vez con la misma piedra y sus controvertidas declaraciones comienzan a ser cada vez más frecuentes.

Su última metedura de pata, que se ha convertido en el tema más comentado por los tuiteros, se ha producido este miércoles cuando ha dado por hecho ante sus casi 120.000 seguidores que el histórico líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegui, -que permanece en prisión desde el año 2009- escribe sus propios tuits y se preguntaba si el resto de los presos también tienen acceso a internet. '¿Todos los presos en España tienen las mismas facilidades que Otegi para tuitear y hacer propaganda desde su celda? Pregunto'.

Tal y como le han explicado otros usuarios Otegui, al igual que el resto de presos, no tiene acceso a internet, móviles ni ordenadores. Son sus allegados quienes actualizan su perfil a través de las conversaciones que tienen durante las visitas en la cárcel, y también quienes publican noticias relacionadas con sus reivindicaciones. Horas después del polémico e ingenuo tuit, el político ha respondido a las críticas advirtiendo que 'luego no os quejéis si algún político no pone en su bio que su cuenta está manejada por un tercero...'.

La impulsividad del diputado de la formación magenta a la hora de redactar los mensajes se ha convertido en su peor pesadilla. El mes pasado aseguró, sin aportar fuentes oficiales, que 'la mayor parte de las denuncias por violencia de género son falsas. Y los fiscales no las persiguen'. Sentencia que incendió la red social y provocó el rechazo y las contraréplicas de muchos usuarios de la comunidad virtual. 

Ante las críticas no se pudo contener y lanzó en otros 140 caracteres su contraataque: 'Hablas de denuncias falsas y te dicen que no te importan las muertes de mujeres o te llaman maltratador. Ese es el nivel en nuestro país', sentenció. Una vez más se percató de que rectificar es de sabios y admitió su grave equivocación. 'Pido disculpas. Me he equivocado al dar por contrastados unos datos sobre un tema tan grave como es la violencia de género'. 

El partido liderado por Rosa Díez se desligó de sus palabras asegurando que esa no era la posición de su partido. Mientras tanto, otras formaciones se apresuraron a pedir su dimisión y su renuncia como portavoz de UPyD en la Comisión de Igualdad en el Congreso por lo que les pareció una demostrada falta de rigor y de respeto a las víctimas de violencia de género en España.

La ligereza de sus comentarios tampoco pasó desapercibida hace unos meses cuando también fue reprendido por la dirección de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) después de que el actor difundiera un vídeo en el que se ve cómo un misil hace saltar por los aires el edificio de Canal Nou y añadiese: 'Muy bueno!!! Una posible solución al déficit de Canal 9'. Una vez más, tuvo que disculparse y se excusó afirmando que se trataba de una broma y que se solidarizaba con los trabajadores de Canal 9, sobre todo con los que han denunciado el uso que el PP ha hecho del medio”. 

Los argumentos éticos con los que defendió su ponencia en favor de la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) para declarar los toros Bien de Interés Cultural tampoco pasaron desapercibidos. El vídeo de su discurso en el Congreso corrió como la pólvora por la red social. 'Ni los toros ni el resto de los animales tienen dos derechos fundamentales: el de la libertad y el de la vida'.

Toni Cantó se había propuesto no decir 'ni mu' tras las polémicas declaraciones sobre la violencia contra la mujer, sin embargo, en menos de un mes ya ha vuelto a protagonizar otro episodio polémico. Está claro que, ya sea en la Tribuna del Congreso de los Diputados o a través de las redes sociales, por la boca muere el pez.