Público
Público

"Los capos discutieron en Cambados cuánto aportarían a Alianza Popular"

El periodista Perfecto Conde, experto en las tramas de narcotráfico en Galicia, cree que Feijóo conocía los negocios turbios de Marcial Dorado porque eran voz pópuli

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Perfecto Conde (A Pontenova, 1943) investigó las redes del tráfico de drogas a finales de los ochenta, cuando emergió Marcial Dorado, el narco que mantuvo durante la década siguiente una relación de amistad con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Curtido periodista en la reserva (BBC, El País, TVE, A Nosa Terra), abordó su figura en varios reportajes de la revista Interviú y en el ensayo La conexión gallega, del tabaco a la cocaína (Ediciones B), donde reflejó la delgada línea blanca que separa a algunos políticos de los capos.

¿Cree usted que Feijóo no leía periódicos ni revistas en los noventa?

Me resulta difícil creer que un personaje como éste, que ocupaba cargos importantes, no los leyese. Indudablemente, lo hacía. Tenía que estar al tanto de su vida, porque era conocida por todos. Esto parece una mala novela de misterio. Y si está siendo sincero, todavía peor, porque evidenciaría la ignorancia supina impropia de un gobernante. En todo caso, Feijóo no es un precisamente un hombre que se relacione con los obreros de la Bazán, sino más bien un señorito... que confunde Andorra con Picos de Europa.

¿Cuáles eran los lazos de Dorado con la política?

Si hace veinte años paseases por Vilanova, A Illa o Vilagarcía de Arousa, no tardarías mucho en escuchar que Dorado era hijo natural de Vicente Otero, un cacique de la zona e histórico patriarca del contrabando de tabaco. Fue amigo personal de Manuel Fraga y Alianza Popular (AP), lo que hoy es el PP, le dio una insignia de oro y brillantes.

¿Habla de Terito?

El mismo. No fue detenido en la Operación Nécora, impulsada por el exjuez Baltasar Garzón, porque debieron de darle un chivatazo y, cuando fueron a su casa a detenerlo, se había fugado. Fuese o no su hijo, Marcial tuvo una juventud pobre y difícil. Trabajó muchos años como piloto en un barco de pasajeros, propiedad de una familia de A Illa, antes de empezar en el negocio del tabaco de la mano de Terito, un hombre ligado directamente con la AP de Fraga. Llegó a haber una famosa reunión de capos en el Parador de Cambados en la que se discutieron las aportaciones que había que dar para la campaña de Alianza Popular. Incluso hubo un disparo, pero uno de los presentes apartó el brazo del que portaba la pistola a tiempo, dirigió el arma hacia el suelo y alguien terminó con un pie perforado.

¿Cuál era el grado de relación entre Fraga y Terito?

Amigos personales. Tenían un biotipo muy parecido y eran de derechas, claro. Estaban llamados a tener una relación estrecha. Supongo que habrán sido útiles el uno para el otro. No tengo pruebas de que Fraga recibiese dinero de Otero, pero era lo que se decía en la época. Sea como fuere, no recibí ninguna querella por todo lo escrito en mi libro.

Los narcos gallegos, cuando comenzaron, eran más bien transportistas que grandes amos del negocio. Sin embargo, la DEA (agencia antidroga estadounidense) llegó a investigarlo...

Lo siguió durante un viaja Miami, donde se encontró con Michael Hänggi, diseñador de operaciones de narcotráfico y cerebro del lavado del dinero del tabaco y la droga. Un tipo que trabajaba para clanes gallegos, portugueses y, en general, europeos, así como para los colombianos.

Dorado, antes de morder el polvo, presumía de no haber tocado un gramo en su vida y hasta realizaba donaciones a madres que luchaban contra la droga.

Eso es lo que dicen todos. Laureano Oubiña, con el que hablé varias ocasiones, juraba y perjuraba que no había tocado ni tocaría jamás el hachís o la cocaína. Ambos cumplen ahora condena por ello.

¿Cómo logró, más allá de la prescripción de los presuntos delitos, que las primeras investigaciones quedaran en agua de borrajas?

Las investigaciones de narcotráfico son complicadas. Cuando llega la hora de la verdad, es muy difícil poner encima de la mesa pruebas concluyentes. Yo no entro en lo siguiente, pero hay quien piensa que Garzón no fue precisamente un genio de la instrucción, lo que habría evitado que hubiese más condenas. Luego, quien tiene mucho dinero puede defenderse mejor.

Usted sostiene que llegó a emplear a emigrantes gallegos como mulas para ingresar dinero de manera ilegal en Suiza.

Eso no ocurrió sólo en Galicia, pero aquí, cuando un periodista extendía un micro a la puerta de un colegio, los niños respondían que de mayor querían ser contrabandistas.

¿Por qué no se han publicado antes las fotos con Feijóo? Por ejemplo, en campaña electoral.

Si dirigieses un medio y obtuvieses las fotos, ¿las publicarías?

¿Cómo ha evolucionado el narcotráfico en los últimos veinte años?

Se siguen haciendo negocios, pero de manera más discreta. Por la cuenta que les trae, hay menos Lamborghinis y banquetes que en la época de Sito Miñanco. Sin embargo, hoy los narcos son más violentos y, en los últimos años, ha habido una decena de asesinatos.