Público
Público

Manuela Carmena: "Los asesinatos de Atocha fueron la cuota a pagar para obtener libertad y democracia"

El Colegio de Abogados de Madrid rinde homenaje a las víctimas de la matanza de Atocha en 1977 y coloca una placa en su memoria. Al acto asistió la alcaldesa de Madrid, cofundadora del despacho atacado.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Funeral de los laboralistas asesinados en la matanza de Atocha

MADRID.— El Colegio de Abogados de Madrid ha descubierto hoy una placa en recuerdo de los abogados asesinados el 24 de enero de 1977 en la calle Atocha, en un acto en que la alcaldesa, Manuela Carmena, ha dicho que Madrid pagó entonces con esas muertes una cuota "para conseguir la libertad y la democracia".

Con ocasión del cuadragésimo aniversario de estos asesinatos, el Colegio de Abogados ha celebrado un acto en el que han participado también su decana, Sonia Gumpert; el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz Huerta; y la comisionada para la Ley de memoria histórica en Madrid, Francisca Sauquillo.

El 24 de enero de 1977 un grupo de extrema derecha irrumpió en un despacho de abogados laboralistas en el número 55 de la calle de Atocha y mató a tiros a Javier Sauquillo Pérez del Arco, Luis Javier Benavides Orgaz, Enrique Valdelvira Ibáñez y Serafín Holgado de Antonio, y al sindicalista Ángel Rodríguez Leal, y dejó heridos de gravedad a Dolores Gonzáles Ruiz, Luis Ramos Pardo y Alejando Ruiz-Huerta.

Sonia Gumpert ha dicho que el de hoy es un homenaje de todos los compañeros de profesión "para que nadie olvide lo que fueron, lo que soñaron y lo que consiguieron como abogados". "Vivan los abogados de Atocha, viva la abogacía y viva el derecho de defensa", ha dicho Gumpert.

Tras asegurar que no será olvidada la memoria de esos abogados asesinados hace cuatro décadas, la alcaldesa Carmena ha destacado que "la memoria es fundamental" en una ciudad y en este caso la de unos abogados "cuya vida fue la causa de su muerte", unas vidas -ha dicho- "dinámicas y con la fuerza extraordinaria que da la juventud".

La alcaldesa, que fue cofundadora de ese despacho de abogados y que había salido de él unos minutos antes del tiroteo, ha descrito a sus compañeros como personas "entusiasmadas con el trabajo útil que hacían, con su reivindicación de la manera de hacer valer los derechos de los trabajadores".

Y ha añadido que esos abogados de entonces "inauguraron una nueva época", la de la Transición, que, ha explicado, comenzó en 1970 en el Congreso de Abogados de León, donde ya fue reivindicada la amnistía para los presos políticos: "Queríamos acabar con la estructura de venganza de la dictadura".

La alcaldesa ha recordado y reconocido cómo vivió esa jornada y cómo el entonces decano del Colegio de Abogados, Antonio Pedrol Rius, le dijo: "Estamos con vosotros, os lo merecéis", y le transmitió la decisión de que los cadáveres fueran velados en la sede del Colegio.

Para la alcaldesa esos asesinatos y la reacción de la sociedad supusieron la cuota que le correspondió a Madrid "para conseguir la libertad y la democracia que tenemos hoy".

Paca Sauquillo: "Los asesinos querían truncar las libertades y la democracia"

Ruíz-Huerta también ha destacado cómo esos asesinatos y la "impresionante" reacción de apoyo de la ciudadanía al cuerpo de abogados fue "el punto clave para entender el momento de ruptura de la dictadura hacia la democracia".

Francisca Sauquillo, cuyo hermano murió en el atentado, ha destacado, al igual que lo ha hecho Ruíz-Huerta, el papel que desempeñaron los miembros del Colegio de Abogados Pedrol Rius, Martín Garro y Antonio Garrigues, que "hicieron frente al miedo que había en la sociedad y el parcheo que quería hacer el Gobierno para no reconocer que había sido un asesinato".

"Los asesinos querían truncar las libertades y la democracia", ha dicho Sauquillo, pero, por el contrario -ha añadido-, los asesinatos supusieron "el efecto contrario y que en el entierro la sociedad considerase que estos abogados eran sus muertos".

Los abogados asesinados "trabajaban por las libertades de los trabajadores pero también por los derechos de la ciudadanía a través de las asociaciones de vecinos", ha recordado Francisca Sauquillo.

Al final del acto, Ruíz-Huerta ha entregado a la joven abogada Sandra Palomares el primer premio internacional Abogados de Atocha, que será convocado anualmente a partir de la fecha "para mantener vivo el recuerdo" de los abogados asesinados en enero de 1977.