Publicado: 26.01.2016 11:43 |Actualizado: 26.01.2016 17:13

Carmena niega que Wanda quiera irse y espera que las obras del edificio España arranquen en tres meses

"Si Wanda se marchara no seguiríamos negociando", afirma la alcaldesa de Madrid. El Consistorio asegura que las conversaciones con el grupo chino son periódicas, y afirma que son los inversores los que hoy tienen la pelota sobre su tejado.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Fachada del Edificio España. EUROPA PRESS

Fachada del Edificio España. EUROPA PRESS

@Alopezdemiguel

MADRID.- "Si Wanda se marchara no seguiríamos negociando". La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, negaba este martes que el grupo chino Wanda, dueño del edificio España, haya puesto sobre la mesa su retirada de Madrid, y aseguraba que siguen negociando.

"Hemos hecho una propuesta y se está estudiando", afirmaba, sin explicar en qué consiste. El Ayuntamiento llama a la calma, asegura que el propio grupo inversor está "sorprendido" por los "rumores" desatados sobre su supuesto abandono del proyecto, e insisten en que las conversaciones a nivel técnico son periódicas. La mayoría de conversaciones son telefónicas, y la última reunión presencial con representantes de Wanda tuvo lugar durante la semana pasada, siempre según el Consistorio.

En contra de lo que afirma la oposición, liderada por el PP de Esperanza Aguirre, Carmena aseguraba este martes en rueda de prensa que el Ayuntamiento quiere "hacer todo lo posible" para que finalmente puedan ejecutarse las obras, y el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, espera que esta remodelación comience en un plazo de dos o tres meses, aunque advierte que esto es sólo una estimación. Calvo sostiene que la relación con Wanda es "de normalidad", afirma que no tiene previsto retirarse -aunque reconoce que no puede "descartar nada"- y pasa la pelota al grupo chino, que según el edil debe responder a la última oferta de la Corporación municipal. 



El Consistorio no ha dado mucho más detalles, pero el escollo principal en las conversaciones sigue siendo la exigencia de respetar la fachada del histórico edificio, algo a lo que Wanda se opone y pide en su lugar desmontarla para luego reconstruirla ladrillo a ladrillo, algo que a su vez rechaza el Ayuntamiento. "Se han visto muchas posibilidades de cercanía dentro de las posibilidades legales"."Sí queremos que haya inversiones, pero en el marco de la legalidad y en beneficio de los intereses de todos los madrileños", apostillaba la alcaldesa.

Las dos partes aseguran que las opciones que defienden están encuadradas en la legalidad, y el Ayuntamiento cuenta además con el respaldo de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, presidida por la Comunidad de Madrid. Wanda pagó 265 millones de euros por el inmueble en 2014, cuando ya estaban sobre la mesa estas condiciones, pero en los últimos meses y especialmente en los últimos 15 días ha vuelto a crecer la tensión entre el Consistorio y el grupo chino. 

La alcaldesa de Madrid comparecía este martes tras regresar de su viaje oficial por Chile y Uruguay para mantener el nivel de "transparencia del Ayuntamiento", y para "tranquilizar a quienes se han sentido inquietos" con las informaciones de los últimos días. Carmena ha insistido en que seguirán trabajando por la rehabilitación del edificio, aunque reconoce que no es posible asegurar que las obras culminarán durante su mandato. "No puedo garantizar eso, me gustaría verlo. Me da la impresión que el plazo de la obra será largo", apuntaba.

Wanda es el grupo inversor en inmuebles comerciales más importante del mundo, con un volumen de activos de 75.000 millones de euros, y facturó 34.000 millones en 2014. Además de ser el mayor propietario inmobiliario de Asia, es también el mayor distribuidor de salas de cine en EEUU, donde acaba de invertir otros 3.500 millones de dólares.