Publicado: 21.04.2015 23:55 |Actualizado: 21.04.2015 23:55

Carmona pide que en Madrid se sancione al cliente que demande prostitución en la calle

El PSOE se opone a su reglamentación y se establecerá un plan integral para intentar luchar por su erradicación

Publicidad
Media: 2.14
Votos: 7
Comentarios:
El candidato a la Alcaldía de Madrid por el PSOE, Antonio Miguel Carmona, en la 'marea blanca' del pasado domingo. - EFE

El candidato a la Alcaldía de Madrid por el PSOE, Antonio Miguel Carmona, en la 'marea blanca' del pasado domingo. - EFE

MADRID.- Antonio Miguel Carmona ha dado el paso que el PSOE llevaba debatiendo desde años, y no se atrevía a dar. En su programa municipal propondrá sancionar a los clientes que en Madrid “demanden o negocien servicios sexuales” en la calle y, además, vigilará el cumplimiento de lo establecido en las licencias municipales en el caso de los locales.

La iniciativa ha sido elaborada por su “número dos” en las listas, Purificación Causapié, que ha elaborado unas directrices dentro de las competencias propias del Ayuntamiento de Madrid para intentar erradicar de la ciudad tanto la prostitución, como la trata con fines de explotación sexual.

En ningún caso, a diferencia de otras ciudades, la iniciativa socialista sancionará a la prostituta, sólo al cliente y, en función de sus competencias, sólo cuando los servicios se demanden o se realice en la calle. La sanción, previsiblemente, será una multa. Además, se quiere acabar con zonas de prostitución en la ciudad que ocupan espacio público, como actualmente puede ser la Colonia Marconi, la zona centro o la Casa de Campo.



“En la actualidad, estamos asistiendo a una importante cesión de espacio gratuito a las mafias”, afirmó a Público Purificación Causapié, “y ese espacio pertenece a la ciudadanía. ¿Por qué se permite la cesión de cientos de kilómetros de suelo público a mafias que se aprovechan de la pobreza y la desigualdad?”, se preguntó.

La normativa que planteará el programa de Carmona refleja los siguientes puntos. El primero es que en ningún caso las personas en situación de ser prostituidas serán sancionadas. Otro aspecto es que se actuará en todos los campos para desincentivar el consumo de prostitución en Madrid, poniendo además todas las dificultades a quienes se lucran de esta práctica. También se actuará contra la publicidad de servicios sexuales, buscando acuerdos y compromisos entre medios de comunicación y agencias de publicidad para evitar su difusión.

Pero, la propuesta, además lleva aparejada un plan integral para conseguir la erradicación de la trata, la prostitución y otras formas de explotación sexual. El mismo incluye asistencia a todas las mujeres, con apoyo psicológico, jurídico, social y laboral, garantizándoles a las mujeres recursos para afrontar una vida fuera de la explotación sexual.

Dicho plan, según contemplará el programa del PSOE, estará dotado de medios económicos necesarios y pondrá en marcha servicios y programas especializados de protección social y recuperación de las personas explotadas.

Para Purificación Causapié es la única forma de luchar contra las mafias, “porque quienes plantean regular la prostitución como una actividad laboral o profesional, quien habla de experiencia piloto, desconoce que ya se ha puesto en práctica políticas con resultados muy diferentes. Quien ha optado por reglamentar no sólo no ha conseguido ampliar los derechos de las mujeres, puesto que muy pocas se dan de alta en el sistema de la Seguridad Social, sino que además han visto cómo se incrementa la prostitución y la trata”, aseguró.

Por ello, la propuesta que llevarán los socialistas madrileños es que para erradicar la prostitución en la calle “hay que sancionar solamente a clientes, puesto que entendemos que la mujer es víctimas de una situación de explotación”, dijo la dirigente socialista.

Causapié, que fue una de las redactoras del Plan Integral contra la Violencia de Género, quiere hacer bandera de esta política en Madrid y, sobre todo, una lucha permanente para erradicar los casos de las víctimas de la Trata. Carmona comparte su objetivo.