Diario Público
Diario Público

Carolina Bescansa y Nacho Álvarez lanzan una iniciativa para facilitar un acuerdo entre Iglesias y Errejón

La secretaria de Análisis Político y el secretario de Economía presentan el Colectivo Mayo-2011, que no quiere ser otra familia dentro de Podemos sino una plataforma para encarrilar el debate, y que aseguran dejará de existir tras la asamblea de Vistalegre II.

Publicidad
Media: 3
Votos: 9
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por el portavoz económico del partido, Nacho Álvarez, y la diputada Carolina Bescansa, antes de presentar en el Congreso su oferta de programa de gobierno de coalición con el PSOE. EFE/Zipi

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por el portavoz económico del partido, Nacho Álvarez, y la diputada Carolina Bescansa, antes de presentar en el Congreso su oferta de programa de gobierno de coalición con el PSOE. EFE/Zipi

MADRID.- No es una nueva corriente o familia, ni una nueva propuesta de cara a la asamblea de refundación de Podemos, conocida como Vistalegre II, sino un llamamiento al diálogo y al cierre de filas. La secretaria de Análisis Político, Carolina Bescansa, y el secretario de Economía, Nacho Álvarez, han lanzado este martes el Colectivo Mayo-2011, un espacio que intentará facilitar el debate, propiciando un acercamiento entre las tesis de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón antes de la segunda Asamblea Ciudadana del partido, dentro de un mes. 

Álvarez: "Es un llamamiento a la cordura para hacer dos cosas: pensar en abierto las propuestas para Vistalegre, y oxigenar el debate y colaborar a que la próxima Asamblea no resulte en un choque de trenes"

Mientras el secretario general, el secretario político y sus respectivos equipos trabajan en los documentos para Vistalegre II -como también lo hace Anticapitalistas- , Bescansa y Álvarez, probablemente los únicos miembros de la Ejecutiva que hasta hace poco habían intentado no decantarse públicamente por las tesis de Iglesias o Errejón -Bescansa sí ha respaldado la iniciativa del líder del partido para la asamblea, Podemos para todas-, han puesto en marcha un espacio que dejará de existir tras Vistalegre II, y que han dado a conocer en un artículo publicado en InfoLibre titulado Pensando Vistalegre. 

Según este texto, su intención es "oxigenar el debate", centrarlo en las propuestas políticas, y no tanto en las diferencias entre sensibilidades dentro del partido. También pretenden colaborar para que la asamblea "no aboque a un choque de trenes, innecesariamente desgarrador, sin que esto signifique fundar una nueva familia", advierten. "Vistalegre debe ser un espacio de construcción, un catalizador de acuerdos útiles para el país y duraderos en la organización". "Estamos obligadas y obligados a un ejercicio de cordura colectiva", apuntan.

"Es un llamamiento a la cordura para hacer dos cosas simultáneamente: pensar en abierto las propuestas que queremos poner en la mesa para Vistalegre, y también oxigenar el debate y colaborar a que la próxima Asamblea no resulte en un choque de trenes", explica Nacho Álvarez a Público.

Por su parte, desde el equipo de Bescansa aseguran a este diario que esto es "un punto de partida", al que esperan que se sumen nuevas voces, aunque no tienen previsto lanzar ningún manifiesto al que estas voces puedan adherirse; es una iniciativa para incentivar el diálogo para la que aún no han proyectado una segunda fase, y su intención es medir su repercusión e impacto antes de plantear nuevos escenarios.

Insisten en que la clave es que todos los integrantes de la organización "visualicemos esta plataforma de intercambio de ideas y la consideremos útil", para que cale en la formación la importancia de abordar cuanto antes el debate político que les permita salir reforzados el 12 de enero, cuando se anuncien los resultados de Vistalegre II.

Por otro lado, y además de poner el foco en algunos de los retos de Podemos de cara a la Asamblea Ciudadana -como el de construir una organización menos centralizada o dar más poder a los inscritos-, el texto alerta de un nuevo peligro a evitar: "Poner palos en las ruedas a lo que finalmente se decida sería incumplir el mandato democrático de respetar los acuerdos de la mayoría", advierte.