Público
Público

La casa de Feijóo, rodeada de policías por un escrache al que nadie acude

Con la única presencia de policías y de profesionales de la prensa, la residencia oficial del presidente e la Xunta gallega ha sido vallada tras una convocatoria que ha circulado por redes sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un amplio dispositivo de seguridad, conformado por cinco furgones de la Policía Nacional y diversos agentes, se ha movilizado en la tarde de este sábado ante la residencia oficial del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en Santiago de Compostela, tras una convocatoria de escrache que ha circulado por las redes sociales para las 18.00 horas, aunque pasadas las 18.30 horas ni un solo participante se había congregado en Monte Pío.

Con la única presencia de policías y de profesionales de la prensa -cámaras, fotógrafos y redactores- de diferentes medios, la residencia oficial de Feijóo ha sido vallada tras una convocatoria que ha circulado por redes sociales con un cartel en el que se podía leer 'Negra sombra, 6 de abril. Escrache dende as 18.00. Festa protesta diante da casa de Feijóo. Trae a túa pancarta, comida e bebida'.

Según han confirmado fuentes policiales, tampoco ha habido ningún tipo de concentración ante la vivienda del líder del Ejecutivo gallego en la ciudad de Vigo hasta la misma hora de la tarde. Sin ningún participante en esta protesta, que no ha tenido un convocante claro, las únicas presencias que ha habido en las inmediaciones de Monte Pío han sido vecinos de la zona paseando o ciclistas, así como coches de la Policía Local de Santiago que han circulado alrededor del lugar.

Y es que precisamente en la mañana de este sábado afectados por desahucios han desarrollado el primer escrache en Galicia, que ha tenido lugar en Ourense ante la casa familiar del diputado conservador Celso Delgado, en donde realizaron una breve pitada.

En la manifestación pacífica que realizaron, dieron lectura a un manifiesto y entraron en el portal del domicilio familiar para dejar una carta en su buzón, relativa a la situación de las personas en riesgo de desahucio de sus viviendas por impago de la hipoteca, para apelar a su 'humanidad para que rompa la disciplina de voto en el Congreso'.

Tras la lectura del manifiesto, el colectivo se fue del portal de Celso Delgado pero se cruzó con el diputado cuando él volvía a su casa, a unos cientos de metros, y allí mantuvieron una conversación de casi media hora en la que expusieron directamente su situación y sus reivindicaciones. El diputado les escuchó y negó que fuese a romper la disciplina de voto de su partido, ya que, según les dijo, se están introduciendo mejoras en la Iniciativa Legislativa Popular aceptada para su votación en el Congreso.