Publicado: 08.04.2015 12:51 |Actualizado: 08.04.2015 12:56

La Casa Real autorizaba todo lo que hacía el Instituto Nóos, según el exsocio de Urdangarin

Diego Torres sitúa a la infanta y la Casa Real en la gestación del Instituto Nóos

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
El rey Juan Carlos saluda a su hijo Felipe en la ceremonia de abdicación el pasado junio. REUTERS

El rey Juan Carlos saluda a su hijo Felipe en la ceremonia de abdicación el pasado junio. REUTERS

PALMA.- El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, asegura en su escrito de defensa que la infanta Cristina y miembros relevantes de la Casa Real participaron en las conversaciones en las que se gestó el Instituto Nóos, cuyas actividades supervisaba el entorno de la jefatura del Estado.

Por ello, la defensa de Torres solicita que testifiquen en el juicio el Rey Juan Carlos, el Rey Felipe, la Reina Sofía, el exjefe de la Casa Real Alberto Aza y el exsecretario de las infantas Carlos García Revenga, además de otras 692 personas.

En el texto exculpatorio planteado ante el juzgado de instrucción número 3 de Palma, en el que hoy se cierra el plazo para la presentación de los escritos de defensa de cara al juicio que celebrará la Audiencia balear, el letrado de Torres asegura que "jamás se hizo nada" sin informar a García Revenga y "a la institución que él representaba, que lo autorizaba todo, pues en caso contrario nada se acometía".



La defensa de Torres, que también representa a su esposa, Ana María Tejeiro, pide en primera instancia la nulidad del proceso por indefensión y reclama su absolución porque "ninguna ilicitud ha tenido lugar, desde ningún punto de vista posible, ni directo ni indirecto".

El exsocio de Urdangarin se enfrenta a acusaciones de prevaricación, fraude, tráfico de influencias, malversación, contra Hacienda, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo por las que la Fiscalía reclama para él penas que suman 16 años y medio de cárcel, mientras que la acusación popular de Manos Limpias solicita 22 años y medio.

Su mujer, responsable de personal de las empresas del entramado Nóos, cometió los mismos delitos que su marido a juicio de Manos Limpias, que le reclama 19,5 años de privación de libertad, mientras que la Fiscalía la acusa de blanqueo de capitales y propone una pena de 2 años de cárcel.

Torres defiende el trabajo del Instituto Nóos como altamente profesional e innovador

El letrado de Torres defiende el trabajo del Instituto Nóos como altamente profesional e innovador y sostiene que las cumbres sobre deporte celebradas en Valencia y Palma no constituyeron prestaciones de servicios a las administraciones involucradas, sino patrocinios.

"De lo que se trató fue de patrocinar el novedoso proyecto del Instituto Nóos y así lo decidieron" las instituciones que abonaron a la entidad de Urdangarin y Torres 6,1 millones de euros, incide la defensa.

Argumenta que los eventos Valencia Summit, que tuvo tres ediciones, e Islas Baleares Fórum, celebrado en dos ocasiones, fueron actividades de interés y "tuvieron un extraordinario impacto".

El letrado recuerda asimismo la intervención directa de la infanta Cristina o de alguno de los miembros del "ejército de asesores" de la Casa Real en la gestación y supervisión de ambos proyectos.

También sostiene la veracidad de todas las facturas cruzadas entre las empresas del entramado de Nóos y carga sobre Urdangarin la responsabilidad que pudiera derivarse de los pagos de la fundación que impulsaba la candidatura olímpica Madrid 2016, en cuya negociación intervino el entonces alcalde Alberto Ruiz Gallardón, al que también pide que testifique.

El letrado de Torres solicita que se llame a declarar a 697 testigos entre los que incluye, además de los ya citados, al presidente de Telefónica, César Alierta; la amiga del Rey Juan Carlos Corinna Sayn-Wittgenstein; la infanta Elena, su exesposo, Jaime de Marichalar; al presidente de la Caixa, Isidre Fainé, y al ministro de Educación, José Ignacio Wert.