Público
Público

ALTSASU “El caso de Altsasu forma parte de una campaña de terrorismo de Estado”

La Plataforma de Solidaridad con Altsasu de Madrid ha realizado esta mañana una rueda de prensa para condenar y visibilizar el caso de los ocho jóvenes de Altsasu con una petición de la Fiscalía de 375 años de cárcel.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

Rueda de Prensa convocada por la Plataforma de Solidaridad con Altsasu / Madres Contra la Represión

El día en el que se cumplen ocho meses del encarcelamiento de tres de los ocho jóvenes de Altsasu acusados de terrorismo, casi una veintena de colectivos y organizaciones se han reunido en el Teatro de Barrio para denunciar “el montaje policial”. La rueda de prensa, organizada por la Plataforma de Solidaridad con los detenidos, ha pedido (una vez más) la absolución de los jóvenes de Altsasu y del resto de “presos por luchar por sus derechos o víctimas de montajes policiales”.

Cartel de la concentración "Justicia para Altsasu" el próximo 20 de julio en Madrid

No han faltado referencias denunciando las acusaciones de terrorismo: “Han pasado ya más de cinco años del cese de la actividad armada por parte de ETA. El pueblo vasco está luchando por la reconciliación y por salir adelante. El Estado español está haciendo lo contrario: mantenimiento de políticas de dispersión presos, clasificación de víctimas de primera y de segunda categoría y la imposición del terror como medio de gobernanza. Se está buscando construir la paz, y el caso de Altsasu hace lo contrario el otro día un compañero me dio un mensaje desde el pueblo vasco: Rajoy, tiembla, los vascos te hemos declarado la paz", ha señalado el actor y escritor Carlos Olalla.

Paco Cediel, abogado, ha leído un comunicado escrito por los jóvenes de Altsasu: “Cada vez nos cuesta más encontrar palabras para describir la situación que estamos viviendo. Son ya 8 meses desde que se produjo la redada en la que el estado nos demuestra que no tiene límites con su crueldad. Desde el principio dijimos que estábamos ante un montaje policial con interés político: negar derechos y criminalizar libertades”.

Carlos Olalla también se ha unido a la denuncia del caso señalando que las condenas no son un caso aislado y que “aunque no salga en los medios de comunicación, todas las semanas hay trifulcas en algún bar entre la Policía o Guardia Civil y jóvenes. Y seguro que hay más lesiones que un tobillo roto: un tobillo que vale 375 años de cárcel” - incide el actor - “pero ni es un hecho aislado ni tampoco es un caso aislado porque forma parte de una campaña de terrorismo de estado”.

Los 375 años de cárcel que piden a los jóvenes detenidos no han pasado por alto entre los movimientos sociales siendo denunciado como “penas desproporcionadas y condenas que arruinan sus vidas y las de sus familiares”. La plataforma de solidaridad con los detenidos pregunta: “¿En qué país vivimos en el que sale más caro una pelea de un bar que el asesinato de una mujer? ¿Qué pretende la fiscalía con pedir estas penas?” La respuesta la dan de forma concisa: “Meter miedo, y dar un aviso a la juventud activa que lucha por sus derechos y por los de su pueblo”.

Tras las intervenciones del abogado y del actor, se fueron acercando a la mesa diferentes representantes de organizaciones (sindicatos de trabajadores, movimientos sociales, partidos políticos) para expresar la solidaridad con los jóvenes. No faltan las referencias a resto de jóvenes “presos por luchar del Estado español: Alfon, Nahuel, Miguel e Isma son solo algunos de los casos”. Otra de las referencias comunes es la alusión a la importancia de la unidad de los movimientos sociales y populares, haciendo especial referencia a la concentración convocada el próximo día 20 de julio a las 20 horas en la Fiscalía General del Estado pidiendo “justicia para Altsasu”.

Sol Sánchez: "Parece que hay quién echa de menos que de verdad haya desaparecido la violencia en el País Vasco".

Sol Sánchez, coportavoz de Izquierda Unida, tras la rueda de prensa ha señalado para Público la desproporcionalidad del caso al juzgar una pelea de bar como terrorismo y la utilización “torticera de la modificación legislativa que se hizo sobre el Código Penal en el año 2015 que estaba hecha para poder seguir a los llamados lobos solitarios en casos del terrorismo. La modificación de este Código Penal está siendo utilizada contra los ciudadanos y ciudadanas que nada tienen que ver con el yihadismo ni con el terrorismo. Es un hecho tremendamente grave y con consecuencias mucho más profundas que un error judicial” ¿Hay un fin político detrás de esto? “Esto está siendo instrumentalizado políticamente: se está instrumentalizando una pelea de bar, a mi no me gustaría tener que decir que parece que hay quién echa de menos que de verdad haya desaparecido la violencia en el País Vasco.”

Víctor Jiménez, en representación de las Marchas de la Dignidad y del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha señalado para Público que la represión que se vive ahora “no es nueva y viene desde el franquismo”. Ha puesto ejemplos de “cómo el franquismo se ha ido amoldando a los tiempos: como los grupos terroristas montados por el estado como Fuerza Nueva o los GAL ya no sirven, ahora se utilizan otros métodos y el que han utilizado ha sido la Ley Mordaza”. Su denuncia va más allá y señala al régimen del 78 como continuación del franquismo y de la represión: “todo esto responde a los intereses del sistema y por esto muchos pensamos que la única solución ante esto es acabar con el sistema y el régimen del 78 que es un paripé y la continuación del franquismo. Por eso decimos que tenemos que estar en la calle y tenemos que estar unidos sin perder la perspectiva de que salgan los de Altsasu va a cabar la represión. La represión va a continuar mientras se mantenga este régimen”.