Público
Público

Caso Gürtel Rajoy echa mano de los abogados del PP para preparar su declaración ante la Audiencia Nacional por la Gürtel

El presidente del Gobierno es asesorado por el equipo de Comunicación de Moncloa y el despacho jurídico que defiende al partido en el Gobierno ante su declaración en la Audiencia Nacional.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llamado a declarar como testigo por la trama Gürtel./EUROPA PRESS

La imagen dará la vuelta al mundo, con el presidente de uno de los principales países de la Unión Europea declarando por un escándalo de corrupción que sangra a su formación política: el caso Gürtel, con populares de cinco administraciones públicas gobernadas por el PP sentados en el banquillo.

El PP guarda armas en los días previos a la declaración como testigo de Rajoy en el caso Gürtel, testimonio previsto para el próximo 26 de julio a las 10 de la mañana.

Los populares planean desplegar sus argumentos a partir de este lunes, con el fin de aparentar cierta normalidad a la comparecencia de Mariano Rajoy ante un tribunal. Esto es, de la segunda autoridad de la nación.

La declaración de la cuarta autoridad del Estado, Pío García Escudero, presidente del Senado, se producirá después de la de Mariano Rajoy.

Una de las ideas a sembrar en la sociedad es que esta citación "no es un hecho excepcional", indican fuentes populares. Los asesores de Rajoy han construido este argumento a partir de otros casos a los que se han enfrentado políticos europeos. Y han encontrado cinco precedentes de primeros ministros y presidentes que tuvieron que declarar como testigos ante la justicia de sus respectivos países.

Estos son los casos que afilan los portavoces del PP:

- Lionel Jospin, primer ministro frances que declaró en su casa como testigo en el año 2001 por la supuesta financiación ilegal del Partido Socialista Francés (caso Destrade)

- Dominique Villepin, primer ministro francés que en 2006 fue citado en el caso Clearstream y luego absuelto en esta trama de listas bancarias falsificadas para desacreditar a políticos franceses.

- Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, qiuen declaró por no haber gestionado las autopsias ni repatriado los restos del avión presidencial accidentado en Smolensk (Rusia) en 2010 donde murió el entonces jefe del Estado polaco, Lech Kaczynski, y 95 representantes de la élite política, militar y eclesiástica del país.

- David Cameron, primer ministro británico. Declaró en el año 2012 por el escándalo de las escuchas ilegales del periódico 'News of the World', en concreto por haber contratado como jefe de prensa a su exdirector Andy Coulson.

- Michele Bachelet, presidenta de Chile. Declaró en 2016 como testigo de un caso de tráfico de influencias de la empresa Caval, sociedad en la que su nuera es socia y donde su hijo trabajó cuatro años.

Dos equipos de asesores

Dos equipos de asesores auxilian a Rajoy en la elaboración de argumentos y fundamentos jurídicos de cara a su declaración como testigo.

Uno de los equipos es de Prensa y está liderado por Carmen Martínez Castro, la Secretaria de Estado de Comunicación. El otro es el jurídico, con el exfiscal Jesús Santos como abogado principal de la defensa del PP.

Entre los argumentos que manejan los populares figura también que Rajoy no era el responsable de la campaña electoral de 2003 por la cual el PP está sentado en el banquillo como responsable civil (partícipe a título lucrativo), ya que la trama Gürtel financió las campañas de sus candidatos a las alcaldías de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón, ambos en Madrid. En concreto, la campaña de Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato, ex ministra y amiga íntima de Rajoy, así como la de Guillermo Ortega.

Esto lleva a los populares a asegurar que Mariano Rajoy no tiene ninguna responsabilidad sobre los hechos que se investigan. Sus altavoces explicarán esta semana que el nombre de Rajoy no aparece relacionado con ninguna de las adjudicaciones que se hicieron desde los ministerios gestionados por el ahora presidente del Gobierno.

La "única participación" de Mariano Rajoy en los hechos que se investigan -explican las fuentes populares- "y reconocida por los acusados", es que las empresas de Correa dejaron de trabajar cuando Rajoy asciende a presidente del PP en 2004.

Afirmación falsa

Sin embargo, esta afirmación es falsa a tenor de lo declarado por los peritos en el juicio del caso Gürtel. Han testificado que el PP dejó de contratar con las empresas de Francisco Correa en el año 2004 de manera aparente, pero siguió trabajando con ellas hasta en año 2009, cuando se produjo la operación Gürtel y la trama de corrupción saltó por los aires.

Los populares nada dicen del pequeño detalle de que Mariano Rajoy no acudió a la fiscalía al conocer los amaños de los políticos del PP y la red de empresas de Correa que conforman esta trama de corrupción. 

Eso sí, arrementen contra la acusación popular que ha conseguido la declaración de Mariano Rajoy como testigo. Se trata de la Asociación de Abogados Demócratas (ADADE), liderada por Javier Ledesma y José Mariano Benítez de Lugo.

Los populares recuerdan que Javier Ledesma, hermano del exministro de Justicia socialista Fernando Ledesma es militante socialista desde 1973 y exdiputado del PSOE en la Asamblea de Madrid.Por su parte, Benítez de Lugo es militante socialista desde 1977 y formó parte del equipo de apoyo de Josep Borrell, explicarán los populares estos días.

Benítez de Lugo y Dívar

José Mariano Benitez de Lugo se querelló contra Carlos Dívar, expresidente del Consejo General del Poder Judicial cuando su sobrino, José Luis de Benito, era alto cargo en esta institución desde donde se filtraron viajes de Dívar de los que resultó finalmente absuelto. El Tribunal de Cuentas cifró en poco más de 3.000 euros el dinero que Dívar tenía que reintegrar al CGPJ, lo que realizó el afectado.

Diplomacia judicial

El despliegue del PP afecta incluso a la diplomacia judicial. Así, ha aupado a Concepción Espejel como presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en una operación a largo plazo destinada a controlar los daños de los casos de corrupción que se investigan allí, como Púnica, Lezo y las piezas pendientes de Gürtel.

Espejel ha dado un giro y la pasada semana mantuvo una reunión en su despacho con su examigo Julio de Diego, con quien rompió después de que el magistrado apoyara su recusación como presidenta del tribunal del caso Gürtel dada su relación con María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP.

El distanciamiento de Espejel y de Diego ha sido visto como un factor que ha desembocado en la declaración de Mariano Rajoy.

Julio de Diego ha sido clave en la citación del presidente como testigo. Su voto decantó esta declaración y se sumó a la petición realizada por el magistrado José Ricardo de Prada. En minoría quedó el presidente del tribunal, Ángel Hurtado.

Temor al plasma con asesores en la sombra

De Diego ha sido también quien defendió en el tribunal la presencia de Mariano Rajoy en la sala donde se celebra el juicio. La razón: temía que el presidente del Gobierno declarara por plasma con un equipo de asesores detrás de la pantalla.

Si Rajoy hubiera declarado asesorado, se hubiera quebrado el principio de igualdad de armas y buena administración de Justicia que deben regir en todo juicio.

Este miércoles Rajoy declarará en persona en la Audiencia Nacional, asesorado en la distancia por los dos equipos de expertos. Y eso que ha sido citado por el tribunal como "ciudadano español" y no como presidente del Gobierno.

El ciudadano Rajoy acudirá como testigo a la sede de San Fernando de Henares (Madrid) donde desde octubre se celebran las sesiones sobre la pieza centrada en la primera época de los negocios de la trama corrupta de Gürtel.

A la puerta, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, recibirá al "ciudadano" Rajoy. La expectación es máxima. Hay 90 periodistas acreditados, y la imagen del presidente del Gobierno ante un tribunal dará la vuelta al mundo.