Público
Público

Caso Gürtel Rajoy se sentará a la misma altura que el tribunal para evitar la 'foto de banquillo'

La Asociación de Abogados Demócratas pide que declare como los demás: a un nivel inferior que los jueces, fiscales y abogados. Y con Bárcenas y Correa detrás, como otros testigos.

Publicidad
Media: 2
Votos: 6
Comentarios:

El tribunal de la Gürtel. De izquierda a derecha, Julio de Diego, Ángel Hurtado (presidente) y José Ricardo de Prada. EFE/CHEMA MOYA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declarará como testigo en el caso Gürtel el próximo 26 de julio, sentado a la misma altura que el tribunal. El objetivo es evitar la 'foto del banquillo', con Francisco Correa, líder de la trama, y el extesorero del PP Luis Bárcenas al fondo.

A diferencia del resto de testigos, Mariano Rajoy no se sentará en una mesa frente al tribunal, que está situada en un escalón inferior que el resto de las partes del proceso y con los principales acusados a su espalda, como son los casos de Correa y Bárcenas. Así lo aseguran fuentes jurídicas, a la espera de que el tribunal decida definitivamente sobre esta cuestión.

En un principio, Rajoy será situado a la derecha del tribunal, a la misma altura que el resto de abogados, indican la mismas fuentes.

El tribunal del caso Gürtel citó a Rajoy en su condición de "ciudadano español" y no como presidente del Gobierno. Sin embargo, en el auto de citación del 30 de mayo pasado el tribunal refiere que preservará su "imagen institucional".

Recibido por el presidente de la Audiencia Nacional

El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, planea recibir a Mariano Rajoy a la puerta de la Audiencia Nacional y acompañarlo a la sala del juicio, según fuentes jurídicas, a no ser que rectifique en el último momenot.

Navarro fue quien entregó la citación a Mariano Rajoy para que fuese a declarar como testigo del caso Gürtel.

Temor a que declarara con asesores

Fue el propio Julio de Diego quien inclinó la balanza y se negó a que Rajoy declarara por plasma, ante el temor de que declarara con la ayuda de asesores detrás de la cámara, lo que hubiera roto el principio de igualdad de armas, indican otras fuentes jurídicas.

A una altura inferior

La Asociación de Abogados Demócratas (Adade) que consiguió a la tercera petición la citación de Rajoy, ha remitido un escrito al tribunal para pedir dónde se sentará Mariano Rajoy ya que se acerca la fecha y “no se nos ha dado a conocer de qué forma está prevista su ubicación en estrados”.

En su escrito, Adade expone que, según la ley, el tribunal, los fiscales, abogados y los letrados de la Administración de Justicia se sientan todos ellos "en estrados" y "a la misma altura". Esta frase de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) distingue, por lo tanto, entre estar en estrados -la sala donde los jueces oyen y sentencian pleitos- y ocupar la misma altura.

José Mariano Benítez de Lugo, abogado impulsor de esta asociación próxima al PSOE, expone que un testigo como Rajoy ha de declarar en estrados -en la Sala de Juicios- "pero no situado en el mismo nivel que las personas que el citado precepto señala, que son las que exclusivamente por el papel que desempeñan en el juicio, pueden estar situados “a la misma altura” (artículo 187.2 de la LOPJ). En su escrito, esta asociación reclama a los jueces que no orillen este precepto y haga declarar a Rajoy como testigo en un lugar por debajo del tribunal.

Homs declaró como los demás

El último precedente de un jurista que ha declarado ante el tribunal fue el del exconsejero catalán Francesc Homs, procesado por el Tribunal Supremo.

Homs declaró ante el Supremo en una mesa, situado de frente y a un nivel inferior que el tribunal. El presidente, Manuel Marchena, le permitió después seguir el resto del juicio junto a su abogado, sentado a la misma altura, y vestido con una toga. Lo mismo ocurrió con Baltasar Garzón, el juez de la Audiencia Nacional condenado por autorizar escuchas de procesados de Gürtel en los locutorios de la cárcel cuando despachaban con sus abogados.

90 periodistas acreditados

Un total de 90 periodistas se han acreditado para cubrir en directo la declaración de Mariano Rajoy ante el tribunal del caso Gürtel. De ellos, una decena son periodistas de medios extranjeros.

Rajoy ha sido citado a declarar por la mayoría del tribunal que conforma José Ricardo de Prada y Julio de Diego, y en contra del presidente del tribunal, Ángel Hurtado.De Diego es quien inclinó la balanza de la comparecencia de Rajoy en persona en la sede de la Audiencia Nacional donde se celebra la vista oral del caso Gürtel desde el pasado octubre y situada en un polígono industrial de San Fernando de Henares (Madrid).

Reparto de sobornos

El líder de la trama, Francisco Correa, reconoció al tribunal que repartía el dinero con Luis Bárcenas y con el propio PP. Es más, llevaba los sobres a la sede central de la calle Génova de Madrid.

También se creó una trama de facturas falsas y una caja B de las empresas de Gürtel para sobornar a altos cargos del PP en cinco administraciones públicas.

En otra pieza del caso Gürtel ha quedado demostrado que el PP mantenía su propia Caja B (los Papeles de Bárcenas) con la que se remodelaron las plantas de la sede central del partido.

El PP se sienta en el banquillo como responsable civil -participante a título lucrativo- de estos amaños. En concreto, de las dos campañas de las elecciones de 2003 que la trama sufragó y que aupó a las alcaldías a Jesús Sepúlveda, entonces marido de la exministra Ana Mato, y de Guillermo Ortega en las localidades de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, ambas en Madrid.

¿Cuándo se enteró?

Mariano Rajoy era secretario general del PP en aquella época, después de haber dirigido varias campañas electorales. Un año más tarde, en 2004, aparentemente Rajoy dio orden de no contratar más con empresas de la trama Gürtel. Ahora bien, el PP de Valencia siguió adjudicando trabajos a esta red -incluido el congreso del año 2004 con el que Rajoy se hizo con la presidencia del partido.

En el juicio ha quedado demostrado también que la trama Gürtel continuó trabajando para el PP hasta que fue desarticulada en 2009, organizando mítines electorales de Mariano Rajoy, así como el congreso nacional del partido de 2008 donde fue reelegido como presidente del PP.

La incógnita a despejar es cuándo Mariano Rajoy se enteró realmente de los sobornos a sus políticos y por qué razón no los denunció a la Fiscalía. Ahí es donde incidirán las acusaciones que ejercen de miembros del partido socialista valenciano y Adade.